Voy por libre. Creo que a estas alturas de la película, especialmente para los que me leéis o seguís mis tuits desde hace tiempo, no debería sorprender a nadie con un poco de inteligencia, que os hayáis dado cuenta que soy muy poco de casarme con ideas, proyectos o ideología educativa. Soy más bien de pulsiones y, al igual que un día puedo defender el uso de zapatillas de ir por casa para mejorar el ambiente de clase, al siguiente estoy defendiendo el uso de las orejas de borrico para aquellos que suspendan los exámenes. Aclaro, ni defiendo lo primero, ni jamás voy a defender lo segundo. Es que es domingo y me apetece dotar de un poco de ironía y humor a algo que, por desgracia cada cierto tiempo me persigue. Y no solo por internet. Por culpa de mis opiniones en contra de los ámbitos, todos sabéis que me cesaron fulminantemente de mi Conselleria. Bueno, fulminantemente no. Me obligaron a decidir entre dejar de criticar los ámbitos o volver al aula. No me lo pensé dos veces. Y creo que haber adelantado un año el irme de ahí ha mejorado mi calidad de vida.

Ayer me puse a criticar de nuevo la falsa defensa que hacen algunos de la concertada. En este caso critiqué una entrevista que le hicieron a la ex Consellera de Educación de mi tierra natal, Meritxell Ruiz, en la que dice, entre otras cosas, que los docentes de la concertada cobran un 20% menos que los de la pública y que por eso deben pedir dinero a las familias (noticia). Le respondí que no era así. Que ella, como ex resposable de la educación catalana debería saber que el pago a los docentes de la concertada, salvo excepciones muy raras (centros con convenios muy específicos a extinguir), se realiza directamente desde la administración pública. Y que a nivel de salario, al menos en Cataluña y según convenio, es el mismo que el de un docente de la pública. Además le indiqué que, en caso de que fuera así, o bien ese 20% lo roban los directores de la concertada o bien hay una malversación de fondos públicos. También le dije que, en caso de que no hubiera esa diferencia de salario, a lo mejor es que en la concertada estaban estafando a las familias, cobrándoles una cuota bajo un pretexto falso. Cualquiera de las tres cosas merecería ser investigada. Lo lógico sería que el Departament d’Educació llamara a declarar a esta señora, ya que ella afirma esto. Supongo que alguna prueba tendrá. Es que esto de afirmar cosas en una entrevista, más aún habiendo ocupado un cargo de tanta responsabilidad, debe investigarse.

Lo anterior me dio para publicar el siguiente tuit:

Fuente: https://twitter.com/xarxatic/

Un tuit en el que solo pedía información. Respuesta que me llegó, tanto gracias a @Indomitus8 (Magnitud de la Segregación escolar por nivel socioeconómico en España y sus Comunidades Autónomas y comparación con los países de la Unión Europea) como a @Dani_Turienzo (Segregación escolar público-privada en España). Ambos artículos de investigación coinciden en señalar que la concertada segrega según nivel de renta. Repito: esto son datos. Ojalá el Ministerio de Educación y FP los publicara en abierto y no se tuviera que dedicar tiempo a que, datos tan interesantes, fueran de difícil acceso y obligaran a que uno realizara investigación para sacar esos resultados que se tienen en ese baúl de datos de la administración educativa.

Todo el debate anterior llevó, como no podía ser de otra manera, a insultos y enfrentamientos en las redes con personas y personajes (la mayoría anónimos) que, entre otras cosas, hablaban de que era innecesario saber lo anterior. Incluso algunos justificaban la existencia de conciertos porque así, con un pequeño pago, sus hijos quedarían libres de «chusma». Es lo que tiene ir muy justos de capacidades porque lo único que pretendía yo era hablar con datos. No me importaba la justificación subjetiva de los defensores o detractores de la concertada. Me importan los datos. Y los datos dicen lo que dicen. Aunque, como todos sabemos, un mismo dato puede interpretarse de muchas formas. Bueno, en este caso, va a ser que no.

Queda claro por tanto que uno de los temas tabú en educación es hablar de los conciertos. También lo es hablar de la religión como asignatura curricular, el cuestionar determinado tipo de innovación, determinadas metodologías, etc. Bueno, en estos últimos casos lo importante es que elijas bando. Si intentas ceñirte al tema de forma objetiva, apostando por basarte en datos, a algunos no les gusta. Incluso hay doctores universitarios a los que no les gustan las investigaciones salvo que digan lo que ellos quieren que digan. Y si no lo dicen, dichas investigaciones no existen. Es que hay de todo en la viña de la educación.

Desde el momento en que el debate se basa en buenos y malos. Desde el momento en que uno debe tener su idea y no puede modificarla. Desde el momento en que alguien se crea que cuestionar determinadas cosas en educación es realizarle un ataque personal y que, por ello debe responder con un ad hominem de libro, tenemos un problema. No hay nada menos serio que llevar un debate a lo personal. No hay nada más injusto que hacer lo anterior. No hay nada más penoso que tener que defender unas ideas educativas porque la defienden los tuyos o porque, defendiéndolas, tienes suficiente «secta» para defenderte en caso de que alguien te cuestione tus opiniones e ideas.

No debería haber temas tabú en educación. No debería haber planteamientos inmovilistas. Las personas deberíamos ser suficientemente capaces de distinguir el debate acerca de ciertos temas con las cuestiones personales. Y no, incluso que algunos intentéis otorgarme el sambenito de que yo lo hago, deberíais revisar mejor qué digo y cuándo lo digo porque, seguramente, cambiaríais de opinión. Cuestionar las opiniones de un ganador del premio a mejor docente «made in Abanca» no me hace criticar a la persona. Me hace criticar sus opiniones y la decisión de haber optado a presentarse a un determinado premio, avalando con su participación ciertas cosas. A ver si nos enteramos. Es que no es tan difícil.

Disfrutad del domingo. Aquí, después de haber tenido unas Fallas pasadas por agua, parece que hoy empieza a remitir el temporal. Espero que para Pascuas se compense el mal tiempo de estos días. Yo hoy, como ya sabéis los que me seguís por aquí o por Twitter, tengo paella dominical.

Permitidme haceros publicidad, como estoy haciendo en los últimos posts, de la newsletter que hago llegar a los suscriptores cada lunes con los artículos de la semana a los que añado una breve reflexión. Os podéis suscribir desde aquí. Suscribirse es gratis. 😉