La exministra de Educación Isabel Celaá ya ha podido ponerse la mantilla y la cruz de Alfonso X como mérito por su tarea profesional como Ministra de Educación (fuente), para disfrutar de su retiro dorado, como embajadora de España en el Vaticano, con un sueldazo de 20000 euros netos al mes, palacete, chofer, cocinero y personal de limpieza. Muchísimo mejor que el sueldo Nescafé. Con ese sueldo incluso puede abandonar su cruzada contra la asignatura de Religión. A lo mejor es que nunca hubo tal cruzada y solo era una cortina de humo. Será eso…

Fuente: El Vaticano

La de ahora, Pilar Alegría, a la que no se conoce ningún trabajo más allá de la política (sí, al igual que a Iceta, Abascal y tantísimos más), supongo que, a la vista de sus predecesores en el cargo ya tiene paga vitalicia. Salvo, claro está, una revolución que no se espera.

Pero es que Wert… Sí, lo sé. Algunos estáis tan obsesionados con vuestra ideología que vais a sacar el comodín de Wert. Claro que Wert enchufó a su querida en el Ministerio. Claro que Wert está teniendo un retiro dorado en París. Es que parece mentira que para justificar ciertas cosas algunos debáis sacar del armario momias de forma continua. Hoy estoy hablando de Celaá. Bueno, más bien estoy hablando del mamoneo que, mientras nos tienen entretenidos con currículos, lecturas obligatorias, formación del profesorado o LOMLOE, algunos se están llevando el gato al agua.

Mientras unos docentes están haciendo huelga en Cataluña, Vallory se está frotando las manos pensando en qué nueva subvención pública le va a llegar. Mientras se levantan los docentes airados por lo que supondrá para el alumnado y para ellos la reforma educativa catalana, hay Fundaciones que solo piensan en el beneficio que van a sacar de devolver la jornada partida a los centros educativos gracias a los contactos que tienen con empresas de cátering y de actividades de tiempo libre. Es que los contactos con Montserrat es lo que tienen. A ver si a estas alturas de la película os creeréis que quien manda en los sitios es el que habéis elegido en votación. Ilusos.

Me sorprende leer a docentes que todavía siguen en la inopia. A aquellos que siguen subidos al guindo sin haberse caído aún a pesar de los cientos de sacudidas que están recibiendo. A los que se creen lo que les dicen los suyos, considerando que como son los suyos deben creérselos por algún tipo de cuestión que yo a estas alturas no entiendo. Es que da la sensación que seamos gilipollas. Bueno, es que lo somos. Algunos más que otros.

Lo sé. La culpa es de Ayuso. O de Sánchez. O de Abascal. O de Díaz. O de… No, la culpa de permitir estas cosas es solo nuestra. Bueno nuestra y de los que mediatizan ciertas cosas. El cuarto poder sigue teniendo mucho poder. Bueno, sigue teniendo el de siempre porque, a ver si a estas alturas de la película os pensáis que las redes sociales son horizontales. Pues lamento desilusionaros pero, al final, las redes sociales son otro instrumento vertical.

Pues ya estaría por hoy. Es lunes y no conviene amargaros del todo la semana. Una semana que, al ritmo que vamos y con las ganas que tienen algunos de guerra, ya veremos si la acabamos vivos.

Permitidme haceros publicidad, como estoy haciendo en los últimos posts, de la newsletter que hago llegar a los suscriptores cada lunes con los artículos de la semana a los que añado una breve reflexión. Os podéis suscribir desde aquí. Suscribirse es gratis. 😉