¿Normativa educativa? Ezo k é

Hoy ha empezado oficialmente el curso “con alumnado” en mi Comunidad salvo en algunos sitios en los que es fiesta local. Con unos días previos de reuniones entre los equipos docentes, Departamentos, explicación de funcionamiento del centro a los nuevos (y/o a los viejos), etc. Cientos de hojas de normativa a cumplir, tanto relacionada con temas de pandemia como a nivel de rellenar hojas y hojas de no se sabe qué. Y burocracia que, aunque parezca imposible debido a la digitalización de gran parte de la misma, sigue in crescendo a cada curso que pasa. Creo que estamos haciendo más papeles en educación que cosas útiles. Y ya no entro en el tema de las programaciones (que en unos días, sin conocer al alumnado, deben estar entregadas después de ser copiadas de la editorial X) u otros documentos cuya utilidad en el día a día del aula es entre cero y nula.

Por cierto, la normativa no se cumple en ningún centro educativo. Lo afirmo tajantemente. Ni un solo centro tiene la posibilidad de cumplir la normativa de separación de las mesas debida a la pandemia ni la normativa más básica acerca de la temperatura a la cual se puede trabajar. Joder, que hasta se da clase en el cuarto de la limpieza en muchos centros educativos. Estuve en uno que tuvieron que poner una caseta al personal de limpieza en el patio porque su espacio, con una rendija de ventilación y sin luz natural, se usaba para dar clase de las asignaturas optativas con menos alumnos. Sí, sé que no es legal pero, ¿qué alternativa hay? ¿Qué alternativa da la administración? Pues o les envías a casa, chapas los centros educativos y dices que no empiezas hasta que solucionen todo lo que marca que debería ser según normativa o, simplemente, intentas sobrevivir, hacer tetris con los espacios, tumbar paredes sin pedir ni un solo permiso de obra y usar la imaginación.

No hay nada peor que la normativa educativa. Por cierto, el currículo también se lo pasan por el forro todas las editoriales de libros de texto. Libros de texto que, por cierto, deberían estar revisados, antes de ser homologados, por la administración educativa. Me he encontrado libros de Tecnología que están vendiendo este curso que están basados en el currículo de la LOGSE. Y ya no digamos la inexistencia de ningún currículo “de ámbitos” donde, con mayor o menor fortuna, muchos docentes se buscarán la vida. Pero da igual. No va a venir nadie a revisar nada porque la administración ya sabe que los primeros en incumplir la normativa son ellos. Y mientras demos servicio al alumnado y en la prensa no les crujan les importa una mierda todo.

La normativa educativa solo sirve para saltársela. Ni criterios de evaluación. Ni temporización. Ni boquerones en vinagre. Lo único que sí que quiere la administración es que les envíes miles y miles de papeles. Por suerte los docentes piensan más en dar clase y en apoyar el aprendizaje de su alumnado que en mirar si cumplen o no la normativa porque, ya os digo yo que si se quisiera, ni un docente daría clase porque, desde el momento cero, se están saltando la normativa que la propia administración educativa que la redacta les obliga a saltarse.

Menos normativa y más sentido común. Y más dejar trabajar a los docentes al margen de los papeles que, por cierto, no sirven más que para que alguno los recicle en papel de váter para la próxima pandemia.

1 Shares:
0 0 votos
Article Rating

Deja un comentario

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
You May Also Like