Ha de ser muy duro que se os desmonte el chiringuito de la VERDAD pedagógica

Sé que estáis enfadados. Además, tenéis toda la razón para estarlo. Se está empezando a desmontar vuestro chiringuito de la “verdad pedagógica” y están apareciendo personas, especialmente en las redes sociales y los medios que hasta ahora controlabais, que empiezan a descubrir vuestro trampantojo educativo. Lo sé. Es muy duro. Ha de ser muy duro que el trabajo, que lleváis haciendo desde hace tiempo, convirtiéndoos en la Gestapo de la educación, haya empezado a volar por los aires. Y que, por desgracia, haya cada vez más libros de Ana Frank difundiéndose entre el colectivo docente y las familias.

Prometo que os entiendo. A mí me pasaría lo mismo. Montar un argumentario pedagógico, basado exclusivamente en ideología, y que empiece la gente a leer investigaciones, recopile evidencias o hable desde su experiencia, y que empiecen a desmontarlo. Sé que os ha costado mucho. Cuesta mucho contactar con los amigos, montar negocios o, simplemente, crear una nueva religión educativa basada en humo. Es que lo de ver caer los cimientos y todas los centros pedagógicos de culto que habéis construido es muy duro.

Entiendo que os moleste que aparezcan maestras de Infantil que cuenten su experiencia real en su aula. Entiendo que, aparte de para encubrir vuestro déficit en conocimientos y praxis en esas etapas, debáis atacar a la maestra que osa decir que las cosas no están yendo tal y como decís vosotros que van. Y que después ratifiquen otras maestras la experiencia de la primera hace grietas que son imposibles de cubrir. Por mucho cemento que le echéis. Las grietas, si un edificio está mal construido, se reabren continuamente. Hasta que el edificio se declara en ruinas.

Es lógico que las ataquéis por ser maestras y mujeres. No tenéis otra. Como tampoco tenéis otra que atacar a las familias que piden eliminar los móviles de las aulas o apuestan por una renovación pedagógica que permita que sus hijos e hijas puedan aprender. Reconozco que os debe de hacer mucho daño lo anterior. Por eso atacáis en manada, desde determinados constructos montados para ello, a quienes osan, tal y como ha sucedido en el pasado y sigue sucediendo en el presente, hacer ver que hay otra manera diferente de la vuestra de entender la educación.

Ha de ser muy duro que te respondan a la oferta de un debate con posturas contrarias. No sabéis ni cómo negaros a ello. Lo hacéis justificándolo diciendo “es que son gente que piensa diferente”. Pero, ¿no era esto lo que queríais? ¿Debatir entre posicionamientos divergentes? Es que vuestras costuras ya están muy rotas. Sois, simplemente, ese reducto pedagógico que, seguramente, os reinventaréis en el futuro porque os mueve más el negocio y el ego que la mejora educativa.

Por cierto, investigad un poco más sobre mí. Es que los ad hominem, sinceramente, os los curráis muy poco. Podrías haberos buscado algo que sí que podía haberme hecho daño como, por ejemplo, haber trucado una foto mía con PhotoShop en la que me estoy comiendo una paella con chorizo o una en la que estoy comprando una horchata, de esas de marca blanca, en el Mercadona. Ahí sí que me hubierais hecho daño. Y mucho.

Disfrutad del día. Entiendo que os resulte complicado vivir sin estar pendiente de lo que escribo por aquí y de todos los que cuestionan vuestra VERDAD pedagógica. Vuestro castillo de naipes, ese que habéis construido con mimos, apoyos y mentiras, se está cayendo. Se puede salir de la situación de estrés y furia que os provoca lo anterior. Y hay gente, especialistas en lo suyo, que puede ayudaros. Recomiendo que los busquéis. Vale la pena. Viviréis mejor y vuestro odio, aunque seguirá estando ahí, podrá ser más gobernable. Un abrazo y recordad que si (casi) todo el mundo ve al emperador desnudo menos vosotros es que, a lo mejor, el emperador sois vosotros.

Donar

  Nuevo canal de WhatsApp

También tenéis la posibilidad descargaros mis libros en formato digital a partir de cero euros desde aquí. Y recordad que suscribirse al canal de WhatsApp no implica compartir vuestro número de teléfono. Solo implica que vais a poder consultar todos los artículos que publico en este blog por ahí.

Publicaciones Similares

Un comentario

  1. Los cambios legislativos al más alto nivel, fundamentados en la novolatría, el buenismo y la estrategia partidista, son los que están permitiendo el río revuelto de pescadores en la enseñanza, al margen de la lógica y de las opiniones y necesidades reales de maestros, familias y estudiantes, a los que no se escucha. Y estos cambios vienen acompañados de un gran impacto económico (¡sorpresa!) que para colmo no sólo no mejora la enseñanza, sino que la hunde.
    Por citar dos de las víctimas directas: profesorado muy válido que tira la toalla y naufraga como buenamente puede o directamente abandona, y los proyectos de innovación educativa que podrían haber progresado apoyadas desde los propios centros educativos y que la actual situación los deja fuera de juego.

Deja un comentario