Llevo varias semanas manteniendo conversaciones con varios docentes de mi Comunidad, bastante relacionados con los planes de digitalización de sus centros, acerca de la gestión que están haciendo en los mismos de todos los dispositivos digitales que les van llegando, de su incorporación al CDC (un proyecto de gestión digital de centros) y, como no podía ser de otra manera, para hablar de esos mentores digitales que deberían estar ayudando en los centros para realizar, tanto el plan digital, como el asesoramiento de ese cambio metodológico en esos centros. Y de todos esos compañeros recibo la misma respuesta: ni se han visto esos mentores, ni nadie sabe para qué están sirviendo. Algunos saben que existen porque los conocen, pero otros ni han oído hablar de esa figura.

Es decir que, en la Comunidad Valenciana tenemos a 90 personas, liberadas de aula, que nadie sabe qué hacen y que lo único que sabemos es, haciendo números grosso modo, es que desde septiembre se llevan abonando sus nóminas por cerca de 2 millones de euros. Sí, he dicho 2 millones de euros. Un auténtico escándalo que, a nivel de cantidad, es muchísimo más grave que determinados casos que llenan los medios. Y es un tema, aunque algunos nos podamos haber reído más de una vez de ciertas cosas que suceden en educación, que implica una mala gestión de recursos públicos brutal. Ese dinero serviría para haber tenido más docentes en las aulas, pagar gastos de calefacción de varios centros educativos o poner más personal de limpieza en varios centros educativos. Ya no digamos lo triste que es tener personas que, seguramente estarán desesperadas, calentando una silla por no saber qué es lo que tienen que hacer. O no saben qué tienen que hacer o, simplemente, no tienen ganas de hacer nada. Hay las dos opciones, como en cualquier profesional.

Creo que la figura de alguien que dinamice la digitalización es clave. Creo que tener expertos (no «amigos de»), con amplios conocimientos de TIC y su aplicación metodológica, es clave para la mejora educativa. Sé que las TIC son siempre complementarias pero, como siempre he dicho, es imposible en la actualidad aislarnos de su existencia y negar determinadas potencialidades que, en ciertos casos, nos ofrecen. No son la panacea como venden algunos pero sí que, usadas correctamente, pueden dotar al aprendizaje de ciertas características que no pueden darse sin ellas. Negar lo anterior es imposible. Lo que sí me niego es a su introducción e implantación de cualquier forma. Y por eso vuelvo al argumento inicial: necesitamos gente que las dinamice y que establezca proyectos para su uso.

Soy de los que, aunque no os lo creáis, pienso siempre en positivo. Estoy seguro que esos 2 millones de euros se han gastado en algo que desconozco actualmente. Seguro que, en nada, la administración educativa nos suministra un informe de qué se ha ido haciendo desde septiembre. Hay muchas cosas que se hacen en la Conselleria que quizás no se difunden lo suficiente pero, como «expulsado» de ahí, sé que no son pocas. Por eso estoy seguro que ese dinero se habrá gastado en cosas útiles, que esos mentores habrán hecho un montón de cosas que van a notarse en los centros educativos. Si no fuera así, estaríamos hablando de algo muy serio porque, ser torpe en la gestión de recursos (materiales y humanos), cuando esa torpeza implica dinero público, es algo que no debería suceder jamás.

Hoy sigo con las evaluaciones. No me tengáis en cuenta el tono del artículo pero, después de ver qué no se está haciendo y como vamos/van de culo los de siempre, llega un momento en que te cabreas al ver cómo funcionan ciertas cosas. Todos nos equivocamos (yo el primero). Lo que es importante es saber qué no está funcionando, reconocerlo y rectificar. Finalmente, un detalle… no creo que esto esté pasando solo en mi Comunidad. Bueno, lo sé. También hablo con compañeros de otras Comunidades. Me gusta hablar con la gente. Soy así de raro.

Permitidme haceros publicidad, como estoy haciendo en los últimos posts, de la newsletter que hago llegar a los suscriptores cada lunes con los artículos de la semana a los que añado una breve reflexión. Os podéis suscribir desde aquí. Suscribirse es gratis. 😉