No hay nada peor que escribir sin saber de lo que uno escribe. Bueno, salvo que uno se llame Salvador Sostres. En el caso que nos ocupa, que sirve de leitmotiv de este post, acusando al colectivo de docentes catalanes de estar formado por «gente barriobajera, poco inteligente y egoísta». Añadiendo, claro está, algunos calificativos más entre los que se encuentran, nuestra «miseria moral, profesional y política». Sé que está dirigido a mis compañeros y compañeras, con los que compartí nacimiento y muchos años de profesión, pero me siento obligado a recoger sus vómitos. No por nada. Simplemente por una cuestión de higiene. Huele mal. Y sabiendo la mala digestión que tiene, todos sabemos desde hace mucho el olor pútrido de la mezcla que siempre acaba soltando por la boca.

Reconózcalo señor Sostres. Tiene usted un grave complejo de querer saber de todo sin haber leído nunca nada. No pasa nada. Es usted un tertuliano más. Uno de tantos de los que pululan en los medios. Un mercenario de los que solo intentan escribir cada vez más mierdas porque, lamentablemente sabe que si escribiera algo fundamentado y coherente, muy pocos le comprarían su mala literatura. Le entiendo. Entiendo sus frustraciones matutinas. Su incapacidad de abrir un libro. Su desconocimiento de todo para escribir algo, muy cargado y casposo, como lo que escribió ayer acerca de los maestros (catalanes) de la pública.

Pero como docente me sale la vena profesional. Aquella mediante la que le voy a intentar explicar que la huelga no ha sido por el adelanto del curso. Resulta curioso que, odiando a todo lo que huela a catalán, especialmente a los políticos de ahí, ahora se crea lo que le dicen. Debe ser que tiene más odio a los docentes que a los políticos. O quizás tuvo una mala experiencia con una catalana, que además estaba estudiando Magisterio, que a la primera cita le dio calabazas y además se despidió de usted llamándole «pallús». Será eso. Quién sabe. Su vida personal es suya. Yo recojo hoy sus vómitos, pero quién tiene que mirarse cada día al espejo es usted. E ir a comprar mochos al por mayor. Aproveche el Black Friday o algunos de esos días en los que hacen descuentos.

Vayamos a lo que nos interesa. A los motivos por los que se hace huelga. Pues mire, se hace huelga, y no solo por docentes de la pública, por el adelanto del curso escolar. Claro que sí. Ha acertado. El asesinato del vecino del quinto fue cometido por alguien que tenía suscripción a Netflix y le subieron el precio. Nada que ver con que ese vecino del quinto fuera narcotraficante, pederasta y hubiera agredido hasta la extenuación a su mujer. Seguro que el único motivo era el de la suscripción a Netflix. Le he puesto el ejemplo con Netflix pero, si se siente ofendido con la plataforma porque, por lo visto ahora van a poner un cupo de películas en catalán, podemos elegir otra plataforma. La que usted quiera. Incluso una dedicada exclusivamente a la emisión continua de mamporreros en plena faena. Ve, ya me hace andarme por las ramas…

La huelga se hace por la degradación de la educación catalana en las últimas décadas, por el ninguneo a los docentes, la exigencia de un nivel específico de catalán para dar clase (sí, piden cosas que usted firmaría si supiera de qué va el tema), las ratios, el currículo que quiere implantarse el próximo curso,… y así hasta un porrón de cuestiones que afectan, no solo a los maestros de mierda (tal y como los define usted). También afectan a las presentes y futuras generaciones de alumnos y a la sociedad en su conjunto.

No señor Sostres. Nada es suficiente para un docente. Como nada es suficiente para nadie porque siempre todo el mundo quiere lo mejor. Y le recuerdo, aunque no lo sepa, que por trabajar menos, usted cobra bastante más. Con una diferencia, claro está. Los docentes catalanes pueden hacer su trabajo pero usted, difícilmente, podría hacer el suyo.

Sé que me ha quedado una zona por la que no he quitado el vómito. Es que se ha acabado el tiempo que tenía para hacer mi buena obra de hoy. Por cierto, una curiosidad, ¿mañana de qué le toca ser experto? Es para un amigo.

Aquí tenéis el artículo de marras de este señor. Os aviso… ¡no os lo leáis! O si lo hacéis, por favor, no os lo toméis en serio. No vale la pena.

Permitidme haceros publicidad, como estoy haciendo en los últimos posts, de la newsletter que hago llegar a los suscriptores cada lunes con los artículos de la semana a los que añado una breve reflexión. Os podéis suscribir desde aquí. Suscribirse es gratis. 😉