Debo confesar que soy una persona muy poco organizada (o, como dicen algunos, tengo mi organización particular). Es por ello que, en ocasiones me apetece disponer de un lugar donde voy recopilando todos esos «hallazgos» que obtengo buceando por la red para así poder tener, de forma accesible, todos los recursos que necesito para mi profesión estructurados por asignatura, herramienta,… o cualquier otro tipo de taxonomización que pueda ser de utilidad para mí. Y, en ocasiones, comparto esa estructura en el blog, tal y como voy a hacer en este artículo. Concretamente voy a compartir con vosotros todos los enlaces, materiales, tutoriales para aprender Scratch que he ido recopilando en los últimos años.

¿Qué es Scratch? Pues, más allá de la definición más habitual que nos podemos encontrar en Internet, acerca de que es un lenguaje de programación por bloques creado por el MIT en 2007 (ya ha pasado tiempo, ya), para mí es una estrategia para que, siguiendo una determinada estructura mental, el alumnado pueda ir, de forma muy visual y con la posibilidad de ir viendo cómo va quedando su proyecto en cada momento, creando una estrategia para resolver determinados problemas que se le puedan plantear. Como he dicho en más de una ocasión, quizás podría/debería sustituirse por lápiz y papel, pero también es importante darles un poco de cancha con herramientas digitales.

Pues bien, a continuación voy a compartir con vosotros todo eso que os he comentado al principio. Esos lugares, tutoriales y materiales he encontrado por internet, por si os puede interesar. No voy a ponerles estrellas a los mismos, pero sí que voy a haceros un pequeño comentario de cada uno de los recursos que comparto. Espero que os sea de utilidad.

No puedo menos que empezar con la guía Creative Computing, traducida al castellano por Programamos (recomiendo su web para cualquiera interesado en programación en etapas obligatorias), que podeís encontrar aquí. Son unas 150 páginas de recursos paso a paso para aprender Scratch desde cero. No está actualizada a la versión de Scratch 3.0 pero, sin ningún tipo de problema, puede usarse en la misma ya que las instrucciones y bloques que plantea son fáciles de sustituirse y/o encontrarse en la 3.0. Por cierto, si la queréis en PowerPoint para usarla como presentación en el aula la tenéis aquí. Por cierto, en el canal que tienen los de Programamos en YouTube se pueden encontrar numerosos vídeos relacionados con ese lenguaje de programación. Y ya lo de la lista de vídeos de la versión 3.0 de Scratch es para quitarse el sombrero.

Si queréis algunos videotutoriales acerca de cómo crear determinados juegos con Scratch (entre ellos el maravilloso e imprescindible juego de «Marcianitos» que siempre que he dado Scratch he procurado -al final han hecho lo que les ha dado la gana porque, para eso les he dado libertad- que crearan, sin seguir ningún tutorial mi alumnado al acabar el curso), podéis encontrarlos aquí. Por cierto, los videotutoriales de más de cinco minutos aburren al alumnado. Por eso están tan aficionados a Instagram y a los vídeos cortos. Eso sí, si os preguntan dudas, obligad a que los vean antes de preguntaros nada. Que aprendan a dedicarles un poco más de tiempo. Y no, como he dicho antes, deben ser solo una guía y no un lugar para «copiar y pegar» (que también soy muy dados en Scratch a hacerlo).

Los de Picuino nos traen algunos «juegos» en Scratch 3.0. No es lo más adecuado reproducir o copiar código para juegos porque, como he dicho antes, el diseño de los juegos debería hacerse una vez ya están los rudimentos adquiridos de Scratch, pero es una opción para los docentes a los que más justo se les dé el tema de programación con Scratch y puede servirles para ir también cogiendo tablas. Añado, los recursos que os comparto son tanto para usar con el alumnado como para consumo propio.

Por cierto, no es un recurso (o sí) pero me apetece también compartir una rúbrica para evaluar recursos de Scratch que también tenía en mis favoritos. También tengo otra del CFR de Pontevedra en formato Excel que podéis descargaros desde aquí. Os recuerdo que las rúbricas las carga el diablo porque, al final de tanto querer ser objetivos en la evaluación, lo único que hacemos es complicarla innecesariamente a nivel de calificación usando monstruos en forma de rúbricas imposibles, tanto de definir como de gestionar.

Imprescindibles las tarjetas de Scratch 3.0 para aprender, paso a paso y de forma muy sencilla, los rudimentos de Scratch. En catalán las podéis encontrar en el siguiente enlace. He tenido que rebuscar, porque yo las uso en catalán, la versión en castellano de las mismas. Y están, como no podía ser de otra manera (¿por qué no habré mirado antes?), en la página oficial de Scratch en un apartado específico. Por tanto, voilà… colección completa de las tarjetas de programación.

En la propia página web de Scratch podemos encontrar tutoriales pero, sinceramente, son muy flojos comparados con los enlaces anteriores.

Y ya puestos para finalizar os recomiendo que os deis una vuelta por vuestra administración educativa que seguro, al igual que hace Cataluña con sus cursos en abierto de Scratch (que podéis descargar e importar en cualquier aula virtual basada en Moodle) o el INTEF con su curso de Pensamiento Computacional en el aula con Scratch, encontráis alguno que os pueda servir.

Para finalizar me gustaría comentaros que hay un lenguaje de programación para más pequeños derivado de Scratch, que se denomina Scratch Junior para los más pequeños de la casa y que funciona mediante una app (disponible para Android e iOS). El INTEF difunde en su web un artículo de Cati Navarro donde explica un poco en qué consiste y qué se puede hacer con esta versión Junior. Un detalle, me gustaría recordar que, al menos en mi opinión, a edades tan tempranas siempre considero mejor el «no uso» de herramientas tecnológicas porque considero que hay otras habilidades que deben adquirirse y hay otras herramientas mucho más adecuadas para hacerlo sin necesidad de pantallas.

Ah, y si tenéis enlaces o materiales que os apetece compartir con vuestros compañeros, no dudéis en ponerlos como comentarios a este post. Seguro que os lo agradecerán.

Añado al post, después de reclamación pertinente en Twitter por parte del Muy Honorable y Venerable Javier Panadero, su fantástico manual de Scratch. Sí, se me había pasado Javier. Lo siento mucho y prometo que no volvera a suceder. 😉