Es un curso raro. Es un curso diferente en el que algunos continuaréis trabajando en el mismo centro de forma muy diferente a la que lo hacíais, otros habréis cambiado de centro y añadiréis el cambio coyuntural al cambio de destino y, algunos estaréis esperando que, en alguna de esas listas que se publican semanalmente, podáis veros con una plaza en las manos. Eso para mis compañeros de profesión. Para los que seguís en el aula. En mi caso, como ya he contado en algún tuit, he cambiado de servicio y de tareas. Eso sí, por suerte con gente que ya conozco. Grandísimos profesionales al igual con los que he tenido la suerte de trabajar estos dos últimos años. Sí, será mi tercer año de alejamiento voluntario del aula. Y este curso se añade que el cambio ha sido voluntario, porque el curso pasado me dieron plaza a veinte minutos andando de mi casa.

Mi hija empieza en la ESO y las dos de mi mujer en la Universidad. Muchos cambios para ellas en los que espero que, al igual que para los miles y miles de estudiantes que, en esta situación incierta, vuelven en nada al aula, les vaya todo muy bien. Se lo merecen. Los chavales se merecen que les vayan bien las cosas. Y sus familias. La verdad es que, aunque me debería salir mi vena “antisocial”, especialmente al ver en qué se han convertido determinados especímenes bípedos, sigo deseando que a todo el mundo le vaya lo mejor posible. En este post, barriendo para casa y deseando, especialmente, mucha suerte a todos aquellos relacionados directa o indirectamente con la educación. Sí, también a los que hacen negocio con los libros de texto, las aplicaciones y servicios informáticos e, incluso, a aquellos que se dedican a la formación no reglada o a los repasos. Creo que si las cosas van bien a todo el mundo, al final repercutirán positivamente en mí. Es egoísmo pero, a diferencia de los que creen cuanto peor, mejor, yo creo que cuanto mejor, mejor. Por tanto voy a alegrarme si a la gente les salen las cosas bien.

No tengo claro cuánto van a durar las clases presenciales. No tengo visión de futuro. Lo que sí que veo es que, debido a la casuística actual, hay muchas cosas que se van a romper aún más de lo que estaban. Algunos aprovechados van a intentar sacar tajada, otros van a intentar escaquearse pero, aún así, estoy convencido de que la mayoría van a hacer lo que creen que es mejor en su profesión y para su alumnado. No estoy hablando de vocación. Estoy hablando de profesionalidad.

Quería escribir un breve post para desearos a todos mucha suerte en este curso que hoy ha empezado para docentes y, en nada para el alumnado. Un curso muy raro que, al menos espero, sea mucho más lógico y racional de lo que han sido los últimos meses. Por el bien de la sociedad en su conjunto. Y sé que es complicado. Muy complicado. Un abrazo sin más y… mucha suerte.

(Visited 121 times, 2 visits today)

Acerca del Autor

Jordi Martí

Simplemente soy alguien al que le gusta escribir. Y que disfruta haciéndolo.

Ver Artículos