Keep calm and… ¡lorazepam!

Entiendo que haya algunos que estéis muy nerviosos con la recuperación de parte de la democracia en los Claustros valencianos, por culpa de una sentencia que obliga a votar la agrupación de materias en ámbitos. Entiendo también que estéis preocupados por si ese ámbito, como directores o profesorado en situación de provisionalidad, os impide en el primer caso intentar cuadrar horarios para vuestros amigos o continuar en el mismo centro. Entiendo que os preocupe a algunos que los especialistas den clase de lo que saben.

Yo también estaría muy nervioso si viera que el alumnado tiene delante suyo a alguien que sabe qué explicarles. Entiendo que me preocuparía, especialmente en el caso de algunos que vivís de dar cursos de ciertas cosas, que se os haya cerrado el grifo. También estaría deprimido por tener ahora a gente crítica con cierto humo de colores que estáis vendiendo desde hace años. Humo, por cierto, muy lucrativo. No olvidemos que si puedes compaginar, por ejemplo, ser director con pasarte todo julio dando cursos y charlas (y cobrando, claro está), mientras tus compañeros del equipo directivo pringan en tu centro, cuadrando cosas, es lógico que tengas depresión. No es lo mismo ingresar cuarenta que cien. Ni tampoco es lo mismo ser totalitarista que permitir la democracia. Especialmente para aquellos amantes de la falta de transparencia y contrarios a la misma.

Es que es lógico que voceéis contra mí y contra todos aquellos que os han hecho saltar las costuras. Que lo hagáis en las redes sociales o en los medios, que siendo de vuestra cuerda, van a compraros ciertos relatos. Y que hagáis una campaña de manipulación obscena y totalmente falta de argumentación. Pero, sabéis qué, el problema es que cada vez más gente tiene termómetros en su casa y sabe cuando está sudando. Así que no les podéis vender que estamos a cinco grados y necesitamos abrigarnos con cuatro capas. No cuela. Cada vez cuela menos. Cada vez os aplauden menos. Cada vez, vuestro discurso, tiene menos fans. Y eso, es lógico que implique que os deprimáis. Es muy malo que diga una persona que el emperador va desnudo. Cuando ya son mayoría, incluso en los centros que gestionáis con mano de hierro, ya empieza a doler.

Lorazepam, más conocido como orfidal, es fantástico para solucionar vuestros problemas. Eso sí, como a diferencia de vosotros yo sí que os deseo lo mejor porque, al final sé que tenéis mucho odio interior que solo sabéis canalizar mediante el insulto y el rebuzno, os recomiendo que esas pastillas os sean recomendadas por un especialista. No por vuestro amigo del quinto. Y que acudáis también al psicólogo. Los psicólogos saben de lo suyo. Os ayudarán.

Se puede salir del hoyo. Yo estoy aquí para echaros una mano. Y no, no me preocupa que me sigáis insultando. Si eso os desahoga, bienvenido sea. Todo sea por ayudaros.

Finalmente un detalle… pensar en el alumnado no es malo. Tampoco lo es pensar en que los compañeros que dan clase son profesionales de lo suyo. Es que yo sigo sin verle ningún problema. Quizás sea porque, al menos en este momento, estoy imbuido por una paz interior que me hace estar bien conmigo y con lo que me rodea. Se puede.

Disfrutando de las vistas a la playa, mientras estoy escribiendo esto al lado de una taza de café, no entiendo que algunos tengáis tantas ganas de enfadaros. No vale la pena. La vida son cuatro días. Aprovechadlos.

Lo más importante del blog es que os paséis por aquí, pero si queréis colaborar en su mantenimiento o haceros mecenas del mismo…

Publicaciones Similares

2 comentarios

  1. No quisiera enturbiar tu descanso ni la inyección de optimismo por la sentencia, pero sabes que hay mucho corcho que seguirá flotando en la charca, como el inefable García Duarte …

    1. Pues mira. Te voy a decir una cosa. Me parece que la decisión de mantener a García Duarte es una cosa positiva porque, a nivel de gestión de la Dirección General que llevaba, creo que lo ha hecho francamente bien. Otra cuestión son otros nombres que, seguramente, aparecerán. Y mucho me temo que alguno de ellos no será por motivos profesionales. Un saludo.

Deja un comentario