Algunas reflexiones acerca del continuo publirreportaje acerca de los estudios de FP

Soy un gran defensor de los estudios de FP. Me parece fantástico que existan instalaciones adecuadas, que se apueste por una FP de calidad y que, después de décadas de ser el patito feo, se le dé el impulso que se merece. No me parece mal que exista una vía educativa profesionalizadora al acabar la enseñanza obligatoria, ni que la misma cada vez tenga más permeabilidad con otro tipo de estudios (como, por ejemplo la Universidad) y se apoye más en el tejido empresarial.

Otra cuestión es que me chirríe el discurso único acerca de la FP. Parece que en los últimos tiempos, salvo pequeñas batallitas pedagógicas, toda la apuesta del Ministerio de Educación y de las diferentes administraciones educativas pase, en exclusiva, por la FP. Ni mu acerca de las necesidades de Infantil, Primaria o la ESO. Ni mu acerca de las Escuelas Oficiales de Idiomas o de la Enseñanza de Adultos. Ni mu acerca de mejorar el Bachillerato invirtiendo recursos y dotándolo de equipamiento tecnológico. Todo el discurso de la administración educativa se basa en las bondades de que tus hijos estudien FP. He dicho tus hijos porque, curiosamente, ninguno de los hijos de esos políticos que hacen estos publirreportajes van a estudiar FP. Ni ellos ni los hijos de los presidentes de esas organizaciones empresariales que tanto la defienden. Y muy pocos de los hijos de los propios docentes de FP. Y ello es algo que me parece muy curioso.

No se trata de no prestigiar la FP pero, ¿realmente qué se esconde tras lo anterior? Si analizamos los perfiles de los estudiantes de FP nos encontramos, en muchas ocasiones, o bien que proceden de contextos socioeconómicamente deprimidos, con muchos problemas en los estudios. Otros que no disponen de dinero para pagarse una carrera universitaria. Más que nada porque, no lo olvidemos, tener menos apoyo familiar hace que las calificaciones sean inferiores y, al ser el acceso a la Universidad por nota, salvo contadas excepciones, pocos pueden optar a determinados títulos en la Universidad pública. Ni tampoco tienen el dinero que tienen otras familias que pueden llevar a sus hijos a la privada. Clasismo en estado puro. Y de eso, curiosamente, nadie habla.

Por cierto, hablar de potenciar la FP sería modificar el mercado laboral para que esos titulados pudieran cobrar lo mismo que titulados universitarios. Algo que no es así. Ni tan solo pueden presentarse al cuerpo A1 de la administración. Esos estudiantes de FP, incluso los de mejores calificaciones, no pueden presentarse a ser docentes de FP. Y sus salarios siempre van a tener un tope mucho más bajo que los de alguien que haya estudiado una carrera universitaria. No lo digo yo. Lo dicen los datos económicos. Claro que la empleabilidad es mayor. Contratar por 900 euros le sale más rentable a una empresa que hacerlo por 2000. Pero, tal y como sucede, si por 900 una empresa encuentra a un ingeniero informático, no va a contratar a un titulado de grado medio o grado superior de Informática. Es que es de cajón. Y pasa.

A mí es que las medidas educativas que solo afectan a los hijos de los demás me preocupan. Reformular el modelo de FP es necesario. Hay grandísimos profesionales que dan clase en esas etapas. Hay alumnado que se merece los mejores recursos para poder tener la mejor preparación posible para su incorporación en el mundo laboral. Pero, por favor, que nadie nos venda que nuestros hijos deben estudiar FP o ir a la Universidad. Menos aún que lo hagan de forma torticera y basándose en argumentos falsos. O, simplemente, muy clasistas. Es que lo de decir, como he oído, que como algunos no pueden pagarse la Universidad, mejor que primero estudien un ciclo formativo, se pongan a trabajar y cuando ganen dinero ya puedan ir a la Universidad, es de traca.

Nuestro tejido empresarial necesita de personas con una formación específica y profesionalizadora que dan los estudios de FP pero, por favor, digamos abiertamente que ese tipo de profesionales son los que necesita la empresa y no el alumnado que hace esos estudios. Es que, a veces se nos olvida que la FP solo sirve para seguir los dictados de lo que digan los que necesitan una determinada mano de obra. Lo que deberíamos hacer es, desde el sistema educativo, cambiar la sociedad y no hacer que las decisiones educativas vengan marcadas por lo que piden los de siempre. Menos aún mentir mediante publirreportajes interesados.

A ver, que por mucho que ahora se intente disimular la subida de la luz como una mejora para el ciudadano y el medio ambiente, es una puta subida de luz. Que, curiosamente, tampoco va a afectar a los que la han permitido. Y que  se ha realizado, igual que este continuo desarrollo de títulos de FP, incluyendo la posibilidad de la FP Dual, por parte de las empresas del sector. No por el bien del ciudadano. No creo que sea tan difícil de entender.

3 Shares:
0 0 votos
Article Rating

Deja un comentario

0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
You May Also Like