¿Sería posible una estafa piramidal como la de Llados en el ámbito educativo?

Hace ya bastante tiempo que, con el apoyo mediático (habla de mí, aunque sea mal), ha surgido un personaje, denominado Llados, que según sus palabras va a permitir que si sigues sus consejos y cambies tu mindset (lo que es castizo se denominaría programación o estructura mental), conseguir un éxito profesional sin precedentes. Pero, por lo que se ve, al final, todo lo que está vendiendo este señor, parece ser que no es nada más que una estafa piramidal.

Parece ser que su modelo de negocio funciona en base a los siguientes puntos:

  • Venta de marca personal, posicionándose como un modelo a seguir. Además vende lo suyo como algo exitoso que funciona, si sigue sus consejos, bien sí o sí. Cuestionando abiertamente a aquellos que no consiguen hacer dinero o tener éxito con su método o consejos diciendo que “realmente no están interesados” o “no se implican en su cambio”.
  • Venta de cursos online desde una plataforma que ha creado para venderlos. Cursos que sirven, según él, para enseñar a sus seguidores las estrategias para tener éxito profesional y conseguir mucho dinero.
  • Modelo de afiliados, mediante el cual consigue dinero por cada uno de los que le compren el curso que revenda el mismo.
  • Organización de eventos en los que se deja ver y tocar por parte de sus seguidores, en los que dice cuatro tópicos, muestra foto de sus Lambos y de su mansión y habla, como hace siempre, de los éxitos que han conseguido algunos de sus seguidores sacándolos como ejemplo por “haber seguido a rajatabla sus indicaciones”.

Ya veis que la estafa, para cualquiera que tenga un poco de formación e información, está bastante clara. Y por tanto, seguramente diréis que lo anterior no puede suceder en el ámbito educativo. Que es imposible que personas, con un título universitario y supuestamente con criterio, caigan en manos de estafas piramidales como la que plantea Llados en su modelo de negocio. Pero, ¿estáis seguros?

¿Seguro que no encumbráis ni habéis encumbrado nunca a determinados personajes que, aunque no hayan dado clase nunca en etapas obligatorias, consideráis que son vuestros faros a seguir? ¿Seguro que no habéis oído nunca a nadie que vende una determinada metodología o herramienta decir que la culpa de que no funcione en el aula es de los docentes que no saben aplicarla bien? ¿Seguro que no habéis oído nunca la expresión “cambio de mirada”, demasiado parecida al concepto de cambio de mindset que vende Llados?

En el tema de los cursos, ¿no conocéis ninguna academia o espacio de venta de cursos que se haya montado exclusivamente para vender el DUA, el ABP, la gamificación o cualquier otra metodología? ¿Seguro que no conocéis ninguna web en la que se ofrezcan cursos de formación para docentes en estrategias “que van a solucionaros la vida en el aula”? ¿Seguro que no conocéis a nadie que venda cursos de formación de soluciones educativas? ¿Seguro?

¿No os suena un modelo piramidal, vendido como horizontal, en el que hay expertos en una determinada manera de entender la inclusión? ¿No os suena el modelo de “yo seguía a tal gurú y ahora soy el gurú que da formación en X”? ¿No os suena el modelo en el que hay determinados líderes de opinión, con muchos seguidores en las redes sociales, cuyo único discurso es el mismo que el de Llados, salvo por la sustitución del fuking mileurista o la fuking panza de Llados por conceptos como rancios o profesaurios, acusando a quienes no están de acuerdo con sus postulados de estar en contra de la mejora educativa? ¿No os suena en el modelo que existe para defender el máster del profesorado o determinadas titulaciones o niveles de formación en determinadas herramientas por parte de algunos? ¿Qué docente de aula defiende, prácticamente sin fisuras, el modelo actual de competencia digital del profesorado? ¿Por qué lo hace?

Y, finalmente, en referencia a los eventos masivos de Llados, llenos hasta la bandera sea cual sea la ubicación o pagando sus asistentes un montón de dinero por ir a verlo, tocarlo y escuchar su sermón. ¿Realmente no habéis visto eventos masivos en educación en los que aparecen determinados personajes que sueltan siempre los mismos tópicos y llenan auditorios? ¿Realmente no veis las similitudes de las TED Talk con los eventos de Llados? ¿No veis la gran cantidad de docentes que recorren kilómetros para tocar a sus “héroes” de las redes sociales y cuyo único objetivo es hacerse una foto con ellos? ¿No lo veis?

La estafa piramidal y modelo sectario de Llados, con el que tanto nos llenamos la boca últimamente, es lo que lleva sucediendo en el ámbito educativo desde hace mucho. Aquí también tenemos nuestros Llados particulares. También tenemos su discurso. También tenemos la venta de estrategias para ser mejor docente y la acusación a los que no consigan serlo. Tenemos lo del cambio de mirada. La necesidad de olvidarnos del pasado, salvo el que nos venden los que han tenido éxito profesional. Un éxito profesional que, como bien sabréis con algunos ejemplos como fue el de Ken Robinson o es actualmente el de otros nombres muy conocidos que, curiosamente os encontraréis hasta en la sopa en todos los eventos educativos, siempre acaban siendo el motivo para que abandonen esas aulas de las que tanto pontifican. Entre dar una charla por mil euros ante un auditorio babeante o tener un segundo de ESO con el Izan está bastante claro. Ser Llados no es ser tonto. Los tontos son los que creen en esos Llados porque ellos son muy listos. Muchísimo.

No se trata de suponer nada. La estafa piramidal de Llados ya ha llegado, desde hace tiempo, al ámbito educativo. Solo hace falta abrir los ojos y querer verlo.

Donar

  Nuevo canal de WhatsApp

También tenéis la posibilidad descargaros mis libros en formato digital a partir de cero euros desde aquí. Y recordad que suscribirse al canal de WhatsApp no implica compartir vuestro número de teléfono. Solo implica que vais a poder recibir y consultar todos los artículos que publico en este blog por ahí.

Publicaciones Similares

Un comentario

  1. Oleeee Jordi.

    Debo confesar que yo también fui a alguno de esos eventos en que todos los profesores se confraternizaban en un abrazo multitudinario. En honor a la verdad, también he de decir que yo no me abrace a nadie ni intercambie ningún tipo de fluido, es más salí corriendo del maremágnum despavorido y asustado…. llevaba 2 años en tinder sin un triste like y ahora me querían abrazar no se cuantos personajes…

    No volví más a un espectáculo dantesco de ese estilo….

    Fin de la cita.

    Buen fin de semana a todos los que tienen ojos para ver y ya están hartos de ver al rey desnudo….

Deja un comentario