Razones para pasar de PISA

Lo sé, esta mañana he prometido que me estaba quitando, pero por desgracia me han llegado un par de hilos acerca de las pruebas PISA. Y habiendo razones para pasar, no he podido resistirme a publicar algunas cosillas acerca de una prueba que, basada en estadísticas sesgadas, mal diseñada e interpretable según el observador, no tiene más sentido que el permitir que algunos medios, cada cierto tiempo, tengan tema para hablar. Recordemos que hay una máxima que dice que, si uno gana cuatro mil y el otro mil, cuando se publican los datos, da la sensación que los dos ganen dos mil quinientos. Como se dice en una frase atribuida a Churchill… “hay verdades, medias verdades, mentiras y estadísticas”.

A mayor poder adquisitivo de las familias de los centros, mejores resultados de PISA. Bueno, en realidad es algo que nadie hace falta que nos lo diga porque cualquiera que haya dado clase sabe que, según las familias de su alumnado, los resultados van a ser mejores o peores. Es de cajón. Y no es científico porque la educación varía en función del contexto sociocultural mezclado con algo de economía.

Por cierto, si uno tiene un poco de sentido común observará que las puntuaciones medias de ciencias están muy relacionadas con el contexto educativo y si extrapolamos, por ejemplo Italia y Francia (que van por debajo de media) entre los diferentes barrios de París o de Roma, también encontraríamos diferencias mucho mayores de las que se encuentran entre Comunidades y Ciudades Autónomas en nuestro país.

Lo de matemáticas, lo mismo que antes. Por cierto, Francia, la cuna de la cultura y que ha implantado desde hace varios años la vuelta al dictado y a los clásicos, sigue bajando año tras año en esas pruebas. Baja porque hay cada vez más inmigración. Y la inmigración trae, nos guste o no reconocerlo, una bajada del nivel educativo global al incorporarse en la estadística a muchos alumnos que, ya tienen suerte si consiguen aprender el idioma. O, por causas culturales de determinadas etnias y/o religiones. Estoy hablando de la realidad. Hay barrios en los que si naces, las posibilidades futuras, salvo que vivas del trapicheo o la venta ambulante de tus padres, no vas a poder mejorar en el futuro. Es una realidad incómoda que poco tiene que ver con las pruebas PISA. Eso sí, mejor hablar de pruebas que no hablan de nada de lo anterior antes que ponerse a resolver los problemas sociales de determinados barrios y colectivos. Y que sirven, como he dicho, para poco menos que nada.

El sistema educativo coreano no puede aplicarse en nuestro país porque la sociedad es diferente. La sociedad marca la educación y cómo se gestiona. Nadie en la política va a plantearse hacer cambios sociales de calado. No interesa. No interesa y, aparte de no interesar, es algo totalmente imposible. Por eso mejor coger una estadística sesgada, avalada por una organización que, sin haber sido votada por nadie, decide pasarse por muchos centros educativos y coger datos de alumnado (mucho criticar a Google por los datos y nadie cuestiona que la OCDE tenga los datos de los alumnos y los docentes de todos los países que pasan por ese tamiz, pasándoselos a las empresas privadas que diseñan/gestionan esas pruebas). Es que, si alguien quiere cambiar la educación de verdad debería ir, no a Finlandia o Corea con los gastos pagados, llevándose a la amante, suegra y vecina del quinto. Ya sé que a algunos les gusta gastarse dinero viendo “maravillas” de otros lugares. Incluso hay personas que creen que determinados países, de los que se van a chorro sus ciudadanos, son paraísos de la democracia y del buen vivir. Es lo que tiene el sentido común y la capacidad intelectual de algunos.

PISA tiene el valor que uno le quiera dar. Yo le doy el valor cero porque, a diferencia de una estrategia de evaluación del sistema educativo, bien diseñado, implementado y objetivo, PISA mide y saca los resultados que le interesa sacar. Además, seamos sinceros, PISA es un fracaso de los sistemas de evaluación de los diferentes países porque, si uno debe de acudir al tipo ese con bigote, en lugar de potenciar la evaluación con la gente capaz que tiene, hay algo que no cuadra.

De la única PISA que no pasaré es de la ciudad. A la que he ido en tres ocasiones y prometo repetir.

1 Shares:
0 0 votos
Article Rating

Deja un comentario

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Antonio Morales
Antonio Morales
9 months ago

Las estadísticas las carga el diablo….. y se usan para justificar lo que sea, tomando una muestra sesgada, o el filtro de los datos como da la gana….
Un ejemplo de estadística usada sin tener ni idea: “las competencias clave del alumando se “calculan” usando la moda’… Da risa usar el peor estadístico de centralización de datos……
¿Que empresa gana pasta con las pruebas Pisa?

Por cierto, tengo una pregunta: ¿Cuánto dinero va a costar implantar la nueva ley LOMLOE?

Gracias por estos análisis que haces…. luchando contra las modas pedagógicas, basadas en ideas felices, sin rigor científico.

You May Also Like