La digitalización de un centro educativo, curiosamente, jamás debería empezar con digitalizar los procesos de enseñanza-aprendizaje. Lo menos importante es usar una herramienta tecnológica para que el alumnado aprenda. Es por donde se empieza pero, curiosamente, lo que menos aporta a la digitalización. Bueno, en realidad lo que menos aporta a la mejora educativa ya que, por mucho que nos apetezca usar tecnología, la misma debería gestionarse de forma global desde los equipos directivos. Sí, habéis oído bien. La carga de la digitalización, tanto de las aulas como del centro, debe apoyarse, incentivarse y «obligarse» desde una dirección potente que apueste por ello.

En la Comunidad Valenciana disponemos de un convenio firmado con Microsoft que, a los centros piloto como el mío, ha facilitado, tanto una identidad digital (controlada y gestionada por la Conselleria y no por la multinacional) como determinadas herramientas de gestión online (paquete ofimático, Sway, Forms,…, y la estrella de gestión de aulas/centros, Teams). Por tanto, el primer paso para digitalizar un centro educativo que posee estas cosas, como sucede en otras Comunidades, pasa por montar un sistema de canales y carpetas para cada uno de los equipos docentes, el Claustro, el equipo directivo, la COCOPE, los Departamentos, etc. A más buena gestión inicial de los espacios de comunicación y trabajo, mejor posibilidad de reducción de tiempos de gestión. El correo electrónico, a día de hoy disponiendo de otras herramientas, es algo que deberíamos ir eliminando de los centros educativos. Salvo, claro está, cuando se necesite la gestión entre personal del centro y familias/entidades externas. Ahí el tema ya es un poco más complejo.

Por tanto, tal y como os he dicho en el párrafo anterior, lo primero es digitalizar las comunicaciones, eliminar el papel y gestionar carpetas compartidas o de trabajo. Además es clave incorporar al alumnado en dicho proceso de comunicaciones y gestión de carpetas o recursos. En mi centro, la gestión inicial que realicé, es la siguiente:

Fuente: Elaboración propia

Dentro de cada una de los equipos creados van, al tratarse de un centro donde se imparte ESO, Bachillerato y FP, todos los cursos y ciclos que se imparten.

Fuente: Elaboración propia

Lo mismo para todos los ciclos formativos, tanto de grado medio como superior.

Fuente: Elaboración propia

Y, lo que es más importante, incorporando en cada uno de los canales de trabajo, al profesorado que da clase en esos grupos y a los tutores de los mismos con diferentes roles. La gestión de roles iniciales es clave.

A estas alturas me diréis que esto cuesta mucho tiempo. Pues el mismo que cuesta introducir las optativas al alumnado y mucho menos que matricularlos en la aplicación informática de vuestra Consejería.

Resumiendo, no podemos empezar a digitalizar un centro educativo sin tener en cuenta dos de las cuestiones más importantes:

  • Una apuesta decidida por parte de su equipo directivo para hacerlo.
  • La configuración de las herramientas de comunicación y gestión inicial, tanto a nivel de profesorado como de aula.

Después si queréis hablamos de si usar herramientas de simulación online, realidad aumentada, ofimática, (…). Pero, lo que sí que debería quedar claro es que la digitalización, más que en el aula, debe darse a nivel de centro y de comunicación/gestión entre toda la comunidad educativa. Si fallamos en eso, lo único que estamos haciendo es parchear lo de siempre, perder el tiempo intentando hacer cosas más complicadas que antes (¡cómo me molesta perder el tiempo en mi profesión!) o jugar a ser el francotirador en tu clase por ser más o menos friki.

Un detalle, apostar por la digitalización no implica usar pantallas. Apostar por la digitalización debe actuar sobre los procesos administrativos, de comunicación y de enseñanza. Es tan simple y complicado como eso pero, por desgracia, hay demasiados docentes que entienden otra cosa. No por ser malos profesionales. Sí por habérseles vendido que la digitalización era otra cosa.

Permitidme haceros publicidad, como estoy haciendo en los últimos posts, de la newsletter que hago llegar a los suscriptores cada lunes con los artículos de la semana a los que añado una breve reflexión. Os podéis suscribir desde aquí. Suscribirse es gratis. 😉