Estos días se han desvelado dos grandes secretos. El primero, que ha llenado ríos de tinta digital, acerca de los tres penes que componían la figura literaria de Carmen Mola. El segundo no tan conocido y que voy a desvelar en estas líneas: los cuatro tíos que están tras Pilar Alegría, nuestra flamante Ministra de Educación y FP, adalid del despropósito pedagógico y que ha adelantado por la derecha tanto a Wert como a Celaá. Sí, se trata tan solo de un holograma muy perfeccionado que está compuesto de lo «mejor» de la pedagogía de ensueño. Bueno, para algunos de la pesadilla pero ya sabemos que, por desgracia, sigue habiendo mucho docente en nuestro país anclado a seguir usando las tablillas de escritura cuneiforme. Y ya no entro en esos que aún siguen buscando diplodocus en las calles de Madrid para conseguir su preciada sangre, apta para las clases magistrales que realizan en sus cuevas.

Nada, a lo que íbamos. Hoy voy a desvelar el secreto mejor guardado de la educación del siglo XXI. Bueno, el segundo porque el primero todos sabemos que es la identidad de la persona que se esconde tras «Maestra de pueblo». Pero esa identidad secreta, salvo que haya un premio de un millón de euros al docente de humor más top, se lo van a llevar a la tumba las personas que la conocen. Así pues, vamos a ello. Al sucedáneo. A descubrir quién se esconde tras Pilar Alegría.

La primera persona que se esconde tras nuestra Ministra es de cajón. Sí, Álvaro Marchesi. El ideólogo estrella de la LOGSE que, después de cargarse la educación española ha ido haciendo tours por Latinoamérica para exportar lo que hizo con nuestra educación. A ver, he sido muy duro. La LOGSE no ha sido lo peor a nivel legislativo que ha pasado por la educación en este país, aunque resulta curioso que hasta sus propios padres renieguen de ella. Resulta curioso ver a César Coll, el abuelete simpático en las entrevistas, defender lo contrario que defendió en su momento. Es como ver a Bill Clinton haciendo campaña en contra del acoso sexual. Oh, wait. Mejor lo dejamos y seguimos desvelando el secreto.

Aparte de Álvaro Marchesi tenemos a alguien que, desaparecido completamente de los medios después de su retiro dorado en París con su colaboradora, forma parte de ese cuarteto de penes que están tras Pilar Alegría. Sí, estoy hablando de José Ignacio Wert. Wert es uno de los tapados de la Ministra. Bueno, la Ministra ya hemos quedado que no existe y es tan solo un holograma, elaborado por Google, con la colaboración de Microsoft y Apple, amén de la intervención imprescindible de INDITEX y Agatha Ruiz de la Prada en todo lo que se refiere a la creación su avatar y a la ropa que lleva el mismo.

Sigamos con la tercera persona que se esconde tras ella. ¿No os habéis dado cuenta de que hay un gurú que ha ido desapareciendo de los medios? ¿Nadie ve nada raro en la desaparición de uno que hacía cajones flamencos con su alumnado y fue finalista de un premio muy «importante», organizado por una entidad muy poco educativa? ¿No os sorprende que esté más al otro lado del charquito que a éste? En este caso no os doy más pistas pero, como sois muy inteligentes los que os pasáis por aquí (si no, preferiríais pasaros por las noticias desdeducativas de Lo País, ABC o Público), creo que no hace falta daros el nombre del tercer pene. Además, para daros una última pista, va casi siempre con chupa de cuero. Algo que copia en ocasiones el holograma feminizado.

Y, finalmente, el cuarto personaje que forma parte de la Ministra. Se ha destapado estos dos últimos días en el Congreso del PSOE que se ha organizado en Valencia. Fijaos bien que no existe casi ninguna foto de él y de la Ministra juntos. Que en todas las que aparecen se ve como la Ministra está mal dibujada con el Photoshop, con unos destellos muy sospechosos y con la aparición de un tercer pie o una cuarta oreja. Sí, seguro que os habréis dado cuenta. Fuma puros, llevaba chaqueta de pana hasta que el dinero le dio para cambiársela, le gusta ir en yates y siempre ha sido muy «socialista». Ésta era muy fácil. El cuarto hombre (o pene) es Felipe González. Un expresidente para un holograma que va a ser promocionado hasta más allá de las estrellas. La versión definitiva del tercer holograma que incorpora uno de los dos partidos en el gobierno (los otros partidos también tienen los suyos y algunos dan mucho el cante) en funcionamiento.

Acabo de publicar esto y solo estoy esperando el momento en el que entren los GEOS en mi casa. Lo que os he desvelado hoy es el secreto, después de la receta de los buñuelos de mi familia política, que puede cambiarlo todo. Voy a ducharme para que cuando me detengan esté, como mínimo, presentable. Rezad por mí o, para aquellos descreídos, abrid una campaña en change.org. No os pido ningún Bizum porque eso va después para pagar la fianza.