Hasta los mismísimos

Hoy ha salido el Secretario de Estado de Educación a decirnos, de forma sibilina pero fácilmente inteligible, que la culpa de lo que sucede en la educación de nuestro país es culpa de la falta de estudios de pedagogía en los diferentes grados universitarios (enlace). Claro que sí monada. La culpa de que uno dé mal Biología en un segundo de la ESO es culpa de no conocer a cuatro bobos que dijeron y dicen bobadas, cuatro mantras innovadores y determinadas estrategias educativas que lo van a petar, avaladas por alguna de esas Facultades de Magisterio o Pedagogía que, lo que deberían hacer, es empezarse a mirar esa viga maravillosa que tienen en su ojo. Bueno, en su ojete, que para el caso es lo mismo.

Seguro que no tiene nada que ver, la imposición de determinados modelos empresariales procedentes de la OCDE o Fundaciones muy poco educativas, en el mal funcionamiento del sistema educativo. Seguro que tampoco tiene nada que ver el aumento brutal de ratios que, de forma continua ha ido sufriendo la educación española en la última década. Tampoco tendrá nada que ver estar a cuatro de julio sin el currículo de las diferentes etapas. Ni tampoco tendrá nada que ver la formación de determinadas pseudociencias que se están pagando a precio de oro con dinero público. Ni la falta de inversión en infraestructuras. Ni la mejora profesional. Ni la inexistencia de una entidad para evaluar, de forma objetiva, todo el sistema educativo. Ni el tener una panda de ineptos que la gestionan. Seguro que no será culpa de nada de lo anterior.

El problema de la educación no es culpa de sus docentes. El problema de la educación es la toma de decisiones que algunos están tomando. Que algunos estáis tomando (sí, me dirijo a ti, Secretario de Estado de un Ministerio vacío de competencias que solo sirve para no se sabe qué). Es que conviene decir las cosas por su nombre. Estamos gobernados, no solo a nivel educativo, por descerebrados. Por tipos y tipas de nula inteligencia. Controlados como títeres por algunos que les venden ciertas cosas. Joder, es que lo de los ámbitos que se han marcado en algunas Comunidades ya dice mucho de la falta de interés en mejorar la educación de algunos.

Las rúbricas complican la evaluación. La burocracia está a niveles nunca vistos. Obligar a los docentes a ir a los centros educativos para que no hagan nada, porque no hay nada que se pueda hacer porque los que tienen que decir qué se debe hacer a nivel macro no lo han dicho, es de juzgado de guardia. Lo mismo que jugar a ser de Google, Microsoft, Apple o del software libre. Es que todo está relacionado. Lo que toca es mejorar espacios. Actuar sobre las familias más desfavorecidas. Eliminar los numerus clausus en la Universidad. No dar más ciclos formativos sin pensar un poco en qué recursos lleva asociado dar esa opción a determinados centros educativos. Un poco de pensar en la educación.

Eso sí, la culpa es de los docentes por no saber de pedagogía. Por no conocer a Freinet, a Vygotsky o a cualquier otro iluminado de esos que nos venden envuelto en papel de cagar. Es que tener de referente a la Montessori ya debería indicar muchas cosas de lo que están vendiendo desde determinados sitios. Si hasta se da Steiner en muchas Facultades de Magisterio y se encumbra la pedagogía Waldorf. Siendo, como sabe cualquiera que lea un poco, simple y llanamente, basura.

Ya sé que os jode a algunos que haya docentes especialistas. Ya sé que os jode a algunos no poder meter el cucharón, que habéis metido en la formación inicial de los maestros, en Secundaria. Ya sé que os jode que algunos no creamos en vuestras mierdas y sepamos que, al final lo único que hace posible vuestra existencia es que os retroalimentáis. Pero, por favor, dejadnos en paz. Claro que debemos leer investigación. Lo que no debemos leer es cierta pedagogía porque, como me dice siempre una pedagoga amiga mía, la pedagogía tiene 90% de ganga. Y, con suerte, un 10% de aprovechamiento.

No es un post para atacar a los pedagogos. No es un post para atacar a los políticos que gestionan la educación. No es un post para atacar a los mamporreros que publicitan en los medios determinadas fórmulas educativas por estar contratados para ello. No es un post para atacar a los que diseñan e imparten formación de mierda, basada en muchos casos en pseudociencias. Es un post para deciros que sí, que los docentes también acabamos con los dinosaurios. Y eso deberíais tenerlo en cuenta.

Me tenéis harto. Muy harto.

Permitidme haceros publicidad, como estoy haciendo en los últimos posts, de la newsletter que hago llegar a los suscriptores cada lunes con los artículos de la semana a los que añado una breve reflexión. Os podéis suscribir desde aquí. Suscribirse es gratis. 😉

 

Publicaciones Similares

Deja un comentario