Evaluación LOMLOE: im…po…si…ble

En el día de ayer tuve de nuevo curso pro ámbitos. Ese curso en el que me he matriculado para intentar “ver la luz” en el agrupamiento de materias y docentes en los primeros cursos de la ESO. Sí, eso que permite que, mientras en un aula está el profesor de Tecnología explicando Biología, en la de al lado esté el de Biología explicando Tecnología. Pero no voy a entrar en el tema porque ya he hablado del mismo en múltiples ocasiones.

Lo que sí que quiero hacer es entrar en el tema de la evaluación LOMLOE, ya que ayer la ponente del curso, nos habló de herramientas y de cómo debíamos hacer, tanto la evaluación cuantitativa como la cualitativa. Y, más allá de la aberración que supone en mi Comunidad que las materias agrupadas por ámbitos deban fusionarse en una sola calificación, me gustaría hablar de lo imposible que es evaluar con la LOMLOE. No, no se puede.

En primer lugar permitidme un inciso acerca de la fusión de materias a nivel de calificación. Pues bien, por ejemplo en mi centro educativo, al igual que en todos los que integran ámbitos, podemos tener alumnado que tenga un ámbito que incluya Lengua Castellana, Lengua Valenciana y Geografía e Historia, que no supere Lengua Valenciana y que en su boletín de notas le aparezcan suspendidas tanto Lengua Castellana, Valenciana y Geografía e Historia. Los ámbitos se evalúan conjuntamente, así que ya veis el percal.

Pero vayamos a la clave del surrealismo. A la necesidad legal de evaluar tanto cualitativa como cuantitativamente a todo el alumnado. En mi caso doy clase a 263 alumnos este curso, de los cuales estarían incorporados al modelo LOMLOE la práctica totalidad (ya que imparto ocho primeros de ESO, una optativa en cuarto de académicas y un primero de Bachillerato). Algo que implica, con el número de competencias específicas que se tienen que evaluar, junto con sus conexiones, la necesidad de poner entre 20 y 30 mil calificaciones. Incluyendo los informes individualizados cualitativos para cada uno de ellos, le sumaremos, si queremos hacerlo bien y no usar frases absurdas como las que nos da la administración o las editoriales, le deberíamos sumar, en mi caso, más de 200 informes. Estoy hablando de cosas que deberíamos hacer trimestralmente. Y, no nos olvidemos, coordinarnos con el resto de profesorado de ese curso para hablar de cómo influyen nuestras competencias específicas a los perfiles de salida. Estoy hablando para cada una de las evaluaciones.

Y recordad que estoy yendo solo a la parte legal y sin tener en cuenta al alumnado al que se le ha de adaptar la materia (que tiene más informes añadidos). Parte legal que, para llegar a ella, deberían realizarse comunicaciones con todo el alumnado a lo largo del curso para hablar de la evolución de sus hijos, proceder a explicarles cómo se les está evaluando en cada momento y atender, según normativa, todas las relaciones que se den en espacios comunes del centro porque estamos obligados por la LOMLOE a recabar evaluaciones en todos los espacios. Incluyendo en su momento de asueto (léase patios), que también deberíamos incluir en la evaluación.

Evaluación formativa a lo largo del proceso. Evaluación final. Calificaciones. Informes preceptivos. Reuniones con familias. Observación de procesos,… la verdad es que, para los que tenemos suerte de llegar a conocer el nombre de la mayoría de nuestro alumnado a estas alturas de curso (algo que, por edad, cada vez me cuesta más), es misión imposible.

Tom Cruise no necesita guionistas para hacer una nueva película de Misión Imposible. Simplemente necesita dar clase en nuestro país y proceder a evaluar al alumnado bajo la LOMLOE.

Como estoy haciendo en los últimos artículos, os recomiendo mi nuevo libro sobre educación para mayores de dieciocho, “Educación 6.9: fábrica de gurús”. Lo podéis adquirir aquí (en versión digital o papel). Y sí, me haría mucha ilusión que fuera uno de los diez libros más vendidos sobre educación este curso. Además, adquiriéndolo ayudáis a mantener este blog.

Publicaciones Similares

17 comentarios

  1. Pues teniendo en cuenta que la jornada laboral es de 7’5h, de lunes a vierned, y quitando las horas lectivas, tienes que evaluar 42 alumnos, lo equivalente a una única clase al día, hacer un informe cada 3, y tener una reunión de intendencia cada 2 días, y no me olvido de preparar las clases y acudir a las formaciones… llámame loco, pero lo habitual es tener una carga laboral de una jornada completa. Que entiendo que hay periodos de alta tensión por la acumulación legal, pero hay profesores que si que pueden hacerlo y no son superhéroes.

    1. Jornada laboral del profesorado de Secundaria: 18 horas lectivas y 3 guardias. No cuento la reducción por encargarme de tarea TIC (que si cumplo solo la que tengo no me daría para nada). Me quedan, quitando esas 21 horas, un total de 16 horas y 30 minutos. Si no preparo clases, ni corrijo, ni me formo, ni nada (incluyendo que no acuda a ninguna reunión de coordinación, Claustro, etc.) y solo me dedico a evaluar a ese alumnado, dedicándoles unos tristes 5 minutos semanales a cada uno de ellos y a sus familias, me da un total de 1315 minutos (unas 22 horas). Por tanto, solo evaluando -y haciéndolo mal- ya me paso de las 37 horas y 30 minutos legales. Esto son matemáticas básicas. Tu comentario, simplemente, falso.

  2. 8 primeros, una de cuarto y un 1 bachillerato. 32 horas lectivas. Trabajas más que horas a la semana de clase hay. No hay quien se lo crea. No te quejes. Por estándares con la anterior ley era peor. Mucha gente se queja porque nunca ha evaluado como debe

    1. Hola Jaime. La asignatura de Tecnología y Digitalización, que consta de 2 horas semanales, la hemos partido en nuestro centro entre el Departamento de Tecnología y el de Informática (1+1). Por tanto, ocho primeros de ESO son ocho horas lectivas, un cuarto de ESO de Tecnología son 3 horas y un primero de Bachillerato, donde doy la asignatura autonómica, Proyectos de Investigación, son 3 horas. Además doy una hora en un primero de ESO de Atención Educativa. Total, 16 horas lectivas. A esas le sumamos las 2 horas de reducción por TIC y voilà, ya tenemos las 18 horas lectivas. Las disculpas serán bien recibidas. Un saludo.

  3. Es que hay que decir basta.
    Hasta aquí hemos aguantado.
    No damos ámbitos en ESO LOS AMBITOS , HASTA PRIMARIA. Y PUNTO.
    PERO SOMOS BORREGOS.NOS LLEVAN MEANDO AÑOS Y DECIMOS QUE LLUEVE. YA ESTÁ BIEN.

  4. Hola

    Leo y siento la profunda decepción con el sistema y con el trato social hacia el profesorado

    Soy pedagoga y educadora social, nada partidaria de este sistema educativo que tenemos. Muy crítica con el, tanto que llevo años en el mundo de la mal llamada educación alternativa, libre, activa, respetuosa”..

    No hablaré solo maravillas de ella, tiene también su aquel.

    Ahora, entre tanta diversidad, sí que hay miles de experiencias educativas, serías, formales y que llevan la delantera al sistema ordinario, que saben y mantienen en un orden ” casi mágico” esta manera que ahora el sistema quiere asumir , sin tener ni idea de hacerlo.

    Podían solo por una vez, aprender , preguntar e inspirarse en todas esas experiencias que saben hacerlo y que lo están demostrando.

    Aquí en el país vasco hay tantas…la mayoría de ellas sin reconocimiento ni aprobación.

    Yo me leo tu libro encantada, aceptas echarle un ojo a estos proyectos?? Quizás algo de ellos te sorprenda

    Osotu.
    Landabaso.
    Laboragune.
    Laukizko Eskola….

    Y hay muchos más!!!

    Gracias por tus palabras, de tu reflexión me llevo mucho.

    1. Les echaré un vistazo. Y sí, como bien dices, hay proyectos fantásticos que se invisibilizan. Un saludo y gracias por el aporte.

      1. Hola Jordi. ¿Has echado un vistazo un vistazo a los proyectos que comenta Sandra como Landabaso eskola? Me gustaría saber tu opinión al respecto. En una búsqueda inicial y superficial he encontrado que la matrícula mensual mínima por alumno es de 300 euros… Con ese sesgo socio económico, no se hasta que punto ese proyecto es generalizable…
        Muchas gracias.

        1. Hola Jesús, he estado leyendo acerca del método Pikler que usan en la misma. Se trata de un modelo muy parecido al método/modelo Montessori con la diferencia en la variación de los juguetes usados. Otra diferencia es el tema del trabajar cooperativamente o de forma individual (en Pikler). No he indagado más a fondo. Cuando lo haga quizás publicaré algo sobre el tema pero, por ahora, lo que tengo son nociones muy vagas. Un saludo.

    1. Porque, al igual que todos, trabajo 37,5 horas semanales. Haciendo una resta rápida a las 168 horas de que dispone la semana y restando además unas 10 horas diarias de sueño y comidas, me sale un maravilloso montante de 60,5 horas semanales que puedo dedicarlas a lo que me dé la gana. Matemática básica. 😉

  5. Una pregunta, cuántas horas de clase tienes? No me acaba de cuadrar ni el número de grupos ni el.de alumnos y mucho.menos las horas de clase.

  6. Marx ya lo dijo:” Hay mundos mejores, pero son mas caros” (vamos que no se puede nunca hacer mas con los mismos medios, pero si menos).

Deja un comentario