En Twitter se liga entre poco y nada

En Twitter no se liga, y ya no digamos lo de buscar citas ahí para echarse un revolcón. Va a ser que, salvo excepciones de algunos que se conocieron por la red social del pajarito, hay redes más adecuadas para ciertas cosas que otras. Es por ello que, en ocasiones, se hace necesario saber cuál es la mejor utilidad de cada red social. Y eso es algo que me apetece, dentro de mis limitadas capacidades, contaros en este post.

Facebook

Si tienes conocidos con los que no has hablado en tropocientos años, agregarlos en Facebook siempre es una opción. Las posibilidades de ligue son más altas porque, a partir de una cierta edad el número de divorciados se incrementa y, en esas reuniones que se organizan vía Facebook de antiguos alumnos, siempre hay alguien que acaba pillando cacho. O cachos si se le da bien la noche. Eso sí, lamentablemente Facebook no sirve demasiado para ligar con desconocidos, a menos que te pongas a pedir “ser amigos” a gente cuyo cuerpo te motive. La ventaja respecto a ligar por Twitter es que te permite seleccionar mejor porque, al no tener límite de lo que puedes escribir, detectas antes el tipo de “amistad” (o de retome de la misma) que buscan algunos/as.

Instagram

El paraíso del exhibicionismo pero, por desgracia, para los que ya tienen una determinada edad solo se acaba dando bastante pena. Los michelines y las arrugas, por mucha inyección u horas de gimnasio, aparecen por designio divino. Es un buen lugar para gozar con la vista de jovencitos y jovencitas (para los que le vaya lo anterior) pero, sinceramente, ver un escote más pronunciado o los pelillos de encima del miembro a mí no me motiva demasiado. Además, como ya he dicho antes, se liga entre poco y nada a partir de una cierta edad en Instagram. Eso sí, últimamente hay mucho divorciado y divorciada buscando cacho ahí. Ahí y en cualquier otro lugar.

Linkedin

Sí, hay gente que folla por Linkedin. No olvidemos que hay ofertas de empleo que exigen acostarse con el jefe o la jefa. Y, aunque pueda parecer repulsivo, hay gente que está tan mal económicamente que acepta. Prostitución laboral, mediante presión de tener que llevar un plato a la mesa cada día que, no se sabe aún porque algunos lo justifican bajo el argumento de que… “el cuerpo al ser de uno se puede alquilar o vender”.

Tinder

A ver, vamos a ser claros… a Tinder se entra para follar. Seguramente alguien busca el amor platónico pero, a una cierta edad los cuentos de príncipes y princesas ya están demodés. Claro que después de unos cuantos polvos en el parking del Mercadona alguno/a acaba pillado/a pero, sinceramente, salvo que seas hombre (que no sabemos vivir solos) o mujer (desesperada por tener alguien con quien ver la televisión por la noche) no tiene demasiado sentido buscar relaciones más allá. Y sí, póntelo y pónselo que, al final, lo más light que puede pasarle a alguien, a menos que se acueste con un vasectomizado o mujer con DIU o similares, es que salga un bonito retoño. Y creo que me explico bien.

Twitter

La red del pajarito azul es la más adecuada para el desarrollo profesional, la consulta de noticias de actualidad y el mejor lugar para pasar el rato viendo la gran cantidad de ofendidos en diferentes grados que hay ahí. El paraíso del troll, del adolescente cuarentón cuyos únicos granos están en el interior de su agujero posterior (léase hemorroides) o, simplemente, unicorniolandia para aquellos cuya vida es de color de rosa. En definitiva el lugar donde prima la horizontalidad y un profesional puede hablar de tú a tú con uno de esos cuyo gran mérito ha sido “ser hijo de”, “haberse acostado con” o “conocer al que le lleva la compra al picoleto de la Leti”. No es un lugar muy válido para ligar y salvo algunos que usan los DM para enviar las típicas “fotopollas” o algunos/as que se anuncian con su número de Whatsapp indicando donde van a estar unos días para revolcones bajo pago, no hay mucha posibilidad de ligue. Y eso que, como os he dicho al principio, yo conozco un par de parejas de docentes que se conocieron gracias a Twitter. Es que los docentes ya sabemos que son muy endogámicos y les da igual donde conocerse.

YouTube

Yo no conozco a nadie que haya ligado por YouTube, salvo supongo algún polvete que han obtenido gracias a ello alguno de esos youtubers más conocidos. Así que, para ligar la descarto. Para otras cosas puede ser una opción, pero estamos hablando de amor y/o sexo, no de otras cosas.

Un breve resumen de una charla que tuvimos ayer mientras disfrutamos de una gran comida. Reunirse para no hablar de la profesión de uno es lo mejor del mundo 😉

(Visited 66 times, 1 visits today)
3 Shares:
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
You May Also Like