Carta abierta a los (…) que dirigen la educación valenciana

Como dice siempre Nieves Concostrina, al inútil debe llamársele inútil y al mastuerzo, mastuerzo. No pasa nada. Reconózcanlo. Son ustedes unos inútiles. Inútiles, incapaces y, pudiendo añadir, ciertos calificativos reconocidos por la RAE que me ahorro por ser horario infantil.

Escribo una reflexión, abierta como siempre, acerca de la última ocurrencia de mi Conselleria de Educación. Digo la mía porque es la que me toca más de cerca. Aparte de tener la sanidad pública en mi Comunidad hecha unos zorros, ya no digo cómo tenemos la parte educativa. Echa unos zorros y medio. Con instrucciones contradictorias, decretos publicados con más faltas de ortografía que cualquier alumno de primero de ESO o, simplemente, incoherencias que demuestran lo faltos de conocimiento, tanto legal como semántico, de lo que supone la educación.

He criticado en numerosas ocasiones el despilfarro económico en cursos de formación para que los cuatro de siempre impartan contenidos de dudosa calidad. Podría dar cientos de ejemplos. Lo he hecho en numerosas ocasiones. Pero bueno, al final, la formación acaba siendo algo irrelevante porque, por suerte, el colectivo docente está, en líneas generales, muy bien formado en lo suyo. El problema es tirar dinero público. Pero bueno, aquí cada perro que se lama su pijo.

También he criticado el retraso en la publicación de determinada normativa legal. Ya no digamos la imposibilidad de que nadie te coja el teléfono cuando llamas a tu Conselleria. Pero es que no se lo cogen ni a los equipos directivos. Estamos funcionando porque los centros educativos funcionan. No es gracias a la administración. Es más bien a pesar de la administración. Porque, la verdad es que no se explica. Y no es por falta de personal. Es por otra cosa.

En mi centro estamos pendientes de si el profesorado de ESO y Bachillerato nos vamos a un nuevo centro a mitad de curso. Es que tienen que inaugurar, que vienen elecciones. Aquí es lo único que les mueve. Les da igual que no estén ni las sillas ni las mesas. Ya no digo lo poco que les importa que el alumnado esté, a mitad de curso, perdido si se cambia de centro. No pongo a los docentes porque, si el alumnado les importa una mierda, nosotros les importamos aún menos. Pero qué vergüenza estar mandado por inútiles. No sé si lo son por incompetentes o porque se lo hacen. Pero si se lo hacen, lo disimulan muy bien.

Hoy me ha llegado la nueva normativa acerca de cómo introducir notas en nuestro aplicativo ITACA. Por lo visto, ahora en primero y tercero de ESO tenemos que valorar del 1 al 5, siendo 5 insuficiente y 1 excelente. Sí, lo habéis leído bien.

Fuente: https://ceice.gva.es/es

Y no os lo perdáis. Hablan de registrar calificaciones y valoraciones cualitativas cuando, en ningún momento nadie nos ha explicado a los docentes qué tipo de valoración cualitativa debe ponerse. Ni tampoco creo que ellos tengan claro la diferencia entre calificación (cuantitativa) y evaluación cualitativa. Al menos, según el redactado, que podría haber hecho mi vecino del quinto, no tienen ni pajolera idea de evaluación. Bueno, ni de evaluación ni de nada. El nivel de mi Conselleria no es bajo. Es mínimo.

La verdad es que mi administración educativa, en los que tienen que dirigirla, está plagada de inútiles. Sí, lo digo en voz alta… sois unos inútiles. Y sí, lo firmo con nombre y apellidos.

Entiendo que sea difícil gestionar la educación pero, por favor, alumnado, docentes, PAS y familias de mi Comunidad nos merecemos un poco más de saber hacer. Ya no pido mucho. Pido algo. Es que, sinceramente, yo no sé bien a qué obedece todo esto.

Si no sabéis hacer las cosas dimitid. Está en el vocabulario. O, en caso de no querer hacerlo, alguien por encima vuestro os debería cesar. Ya está bien. A mí me tenéis hasta el pirri. Y no creo ser el único.

Como estoy haciendo en los últimos artículos, os recomiendo mi nuevo libro sobre educación para mayores de dieciocho, “Educación 6.9: fábrica de gurús”. Lo podéis adquirir aquí (en versión digital o papel) o en ese pop-up tan molesto que os sale. Y sí, me haría mucha ilusión que fuera uno de los diez libros más vendidos sobre educación este curso. 😉

Publicaciones Similares

Deja un comentario