Estoy mayor. Reconozco que mi máximo orgasmo lo tengo en el momento en el que, escachuflado en el sofá, puedo hacerme poseedor del tesoro más preciado de mi comedor: el mando de la televisión. Y ya cuando es para ponerme el canal que me apetezca o la serie de esa plataforma de pago que tengo, el orgasmo se multiplica por mil. El placer es tan intenso como si me circulara una corriente de cientos de millones de electrones por mi cuerpo. Si pudiera reaprovechar esa energía generada se acabaría el monopolio de las multinacionales. Eso sí, seguro que alguna de ellas haría que lo mío pareciera un accidente. El negocio es el negocio.

Pero bueno, imaginémonos que no fuera mayor. Imaginemos que fuera un docente joven. Imaginemos que acabo de crearme una cuenta en las redes sociales, tengo un cuerpo escultural (o da igual porque, con la miopía que hay actualmente en el colectivo, cualquier cosa cuela) y me apetece pillar cacho. Por redes sociales es harto complicado. No hay un Tinder docente comme il faut. Algunos pillaron cacho antaño en Twitter pero por las quedadas presenciales. Otros casos no conozco. Y eso que conozco a muchísima gente. Incluso a pedagogos. Entre ellos al que, desde el anonimato que quiere mantener bajo pena de retirarme la palabra, me ha susurrado al oído el título del post. Bueno, él lo quería titular «antes de follar va el cortejar». Yo es que soy menos brusco y más culto. Es lo que tiene ser todo un señor ingeniero como dicen esas mamis tan chungas que, de chungas, se quedan sin pilas cada vez que quieren usar el Satisfyer. Bueno, alguna es como Carmen Mola. Sin triunvirato claro está. Follar poco, o se complementa con sofá y serie o, por desgracia, hace tener instintos muy barriobajeros. En Talavera, Mahón, e incluso cerca de la Almudena.

Ya lo veis. Me despisto. Ni tan solo se me da bien hablar de sexo. Ya no digamos lo mal que se me daría el practicarlo. ¿Tú qué eres? Eunuco de formación. ¿O eso se aprende en algún cursillo docente entre el mindfulness, el bailecito y el ABP? A ver, que algunos con tal de pillar cacho se van incluso a ver a César Bona, Mar Romera o el Valle de los Caídos light. A ver si ahí algún ser bípedo, después de tanta obnubilación, tiene algún déficit palindrómico. He tenido que buscar obnubilación por si iban las dos con b. Sabía que sí, pero como siempre se me critica por todo, seguro que ya tenía al personal que me pasa el corrector cada post que publico a ver si me pillan en algún renuncio. Ahora no me vengáis con una puta coma. Sé que me las como. O más bien, en ocasiones, las omito.

Lo importante, tal y como dice el título del post, es empezar por el cortejo. Al igual que para comprender algo uno debe empezar por la lectura, para llegar a poder meterla o que te la metan, es importante llegar al alma de la persona. Una alma docente siempre es más pura que las demás. Incluso hay algunas que te piden rúbricas, evaluación sumativa, formativa y resolutiva. Según, claro está, la última ley orgánica. Hay quienes les mola tanto la LOMLOE que no paran de recitarla durante el acto. Bueno, eso me han dicho. Ya os he explicado al principio que, salvo de sofás y mandos a distancia, poco puedo recomendaros.

Uno debe ver su captura en perspectiva. Debe ver si es de los profesaurios o de los innovadores. Si es de los primeros debe saber si es de los puros o de los que un día se levantan profesaurios y al día siguiente son los más innovadores. Si es de los innovadores, uno debe saber si es de los que innovan mucho, poco o son de los que dicen que innovan. Cortejar es conocer quién está haciendo qué. No os fiéis de las fotos en las redes sociales. Engañan. Os prometo que engañan. Lo digo por experiencia propia. Vascos que te parecían gigantes capaces de mover piedras con la punta del meñique, en realidad imponen más bien poco. Y el músculo de la azotea siempre aumenta. Más aún cuando uno usa un gran angular. En las redes hay muchas ideas preconcebidas que, después, no lo son.

¿Sois docentes o personas que os flageláis leyendo este blog y queréis pillar cacho? ¿Os habéis puesto a leer este post buscando el mecanismo de cortejo? Pues eso, como buen catalán, lo guardo bajo buen recaudo. Eso sí, siempre a precio negociable. Para más información en futuros posts… o mejor no. 😉