En el debate educativo da la sensación que no aspiremos al diálogo, ni a convencer a quien piensa diferente, ni a reflexionar acerca de la hipocresía de ciertos hechos que contradicen bastantes discursos. Da la sensación más bien de aspirar a reforzar el canto de la tribu. No es importante el qué. Es mucho más importante el cómo y el quién. Además siempre hay quien tiene interés en derivar el debate acerca de una cuestión determinada hacia algo que nada tiene que ver.

Podría poneros cientos de ejemplos de sectarismo educativo, de hipocresía llevada a sus extremos e, incluso, de fieles escuderos, «anónimos» o sin tanto anonimato, más interesados en derivar la conversación hacia el mensajero o, simplemente intentando justificar lo injustificable, cuestionando la forma cómo uno se ha hecho con cierta información. Ojo, hay una gran cantidad de personas en las redes sociales que usan el bulo y la manipulación para defender sus ideas. Algo muy diferente a exponer datos o, simplemente, a dar la opinión personal, aclarando que es solo eso, en las mismas.

Os voy a poner solo un ejemplo. Sufrido en mis carnes el día de ayer cuando publiqué el siguiente tuit…

Fuente: https://twitter.com/xarxatic/status/1451569749901692929

Un tuit en el que hablaba de algo muy concreto: «de la defensa de ciertas cosas en educación y de que había algunos docentes que defendían A, mientras hacían B». Sí, lo mismo que sucede en otros ámbitos y que, por ejemplo en el ámbito político, es algo muy habitual. Incluso en relación con la educación. Hay quienes defienden la pública mientras que aumentan cada curso que pasa la subvención a centros privados. Sucede y, como es lógico, es razonable que algunos critiquen o critiquemos ese discurso hipócrita. Lo mismo que he hecho en este caso.

Pero cuál es mi sorpresa al ver que una cuenta «anónima», con muchos seguidores, me responde lo siguiente:

Fuente: https://twitter.com/maestradepueblo/status/1451587191004712966

Es decir, no cuestiona que un docente muy «comprometido» de boquilla con los ámbitos huya (sí, huye porque tiene horario suficiente para poder dar un ámbito) de dar ámbitos. Lo que cuestiona es que yo publique en Twitter un tuit diciendo que alguien me ha pasado una información pública (los horarios de los centros educativos públicos y sostenidos con fondos públicos se incluyen en la PGA y la PGA puede solicitarse sin ningún problema por parte de cualquiera porque es documento público). Y además lo hace comparándome con alguien que suelta noventa y nueve bulos demostrados cada cien tuits. Además, sabiendo que con su tuit desactivaba cualquier crítica a los ámbitos porque ya sabía la reacción que tendrían algunos. Todo muy zafio y además muy torpe. Creo que le ha podido a Carmen Mola el creer que mi tuit iba tras alguien concreto.

Debido a ese tuit, muchos otros han entrado en la descalificación del procedimiento de obtención de la información o, simplemente, han tratado de ser fieles escuderos de «alguien que no saben», para justificar el hacer B, pudiendo hacer A y defendiendo a muerte A. Pero bueno, uno es libre de ser hipócrita. Uno es libre de poder decir en las redes sociales que Nesquik está a años luz del ColaCao, mientras en su casa solo entra ColaCao. No pasa nada. El problema es cuando publica una foto en Twitter en la que, mientras desayuna, se ve su despensa llena del producto que dice que no le gusta tanto como el otro.

Como el post no estaría completo sin publicar la respuesta a mi tuit de algunos fieles escuderos. Voy a ello aunque no lo haga por el orden cronológico de las respuestas recibidas…

Primer ejemplo. Un docente que dice que en mi tuit estoy cuestionando la VIDA de los defensores de los ámbitos. No, no estoy cuestionando la vida. Estoy cuestionando la faceta profesional (que nada tiene que ver con si son buenos o malos profesionales impartiendo su asignatura) en lo que hace referencia a vender una cosa y hacer otra. El nivel consiste no en cuestionar el mensaje. Consiste en saber entender el concepto de hipocresía. Y entender que, cuando uno decide tomar una decisión profesional y puede tomarla libremente (en este caso podría haber elegido dar ámbitos), se hace por determinados motivos. Por cierto, en el caso de los defensores de los ámbitos, más allá de este caso concreto, resulta curioso que también tengo horarios de otros docentes que en sus centros educativos, pudiendo dar ámbitos, se los asignaron en julio a los interinos sin conocerlos de nada. Espero que tu tuit no sea el nivel.

Fuente: https://twitter.com/da_dedo/status/1451663999330881538

Otro ejemplo que intenta vislumbrar alguna salida a mi crítica, aludiendo a la falta de horas de docencia. Algo que, como todos los que trabajamos en docencia si nos leemos la confección de horarios de los centros, no puede ser nunca cierto porque, o bien se puede coger parte de un ámbito o bien, si cumple la ley, las reducciones que se dan para un equipo directivo nunca dan para tanta reducción de horario lectivo (hay ámbitos de 5 y de 9 horas).

Fuente: https://twitter.com/mismasymismenos/status/1451631394451566605

Seguimos con la confusión entre defender A y hacer B, con cuestionar la profesionalidad de alguien. ¿Qué tiene que ver que uno sea un hipócrita en su defensa de los ámbitos con ser buen o mal profesional? Los horarios no son «labor docente». La «labor docente» es aquella que se realiza dentro del aula. Y derivar mi crítica a los ámbitos a algo que no tiene nada que ver es bastante triste. O, simplemente, es falta de comprensión lectora.

Fuente: https://twitter.com/efmarimar/status/1451632615866486801

Ya rizando el rizo… «los ámbitos son buenos pero puede gustarme no darlos». Es que me pinchan y no sangro ante tal respuesta. Eso es como el ejemplo que os he dicho antes del Nesquik y del ColaCao: defiendo el primero pero me hago unos tazones de ColaCao que para qué. Es que el Nesquik solo es bueno que se lo tomen otros. Ya solo hubiera faltado que me dijera… «es que los ámbitos son buenos para los hijos de los demás pero no para los míos». Sin comentarios porque, al final, estos comentarios entristecen bastante. Y lo de la argumentación que subyace tras los mismos…

Fuente: https://twitter.com/SalvaRP1974/status/1451736105984876549

Y éste no lo acabo de entender porque no le veo relación. En el caso del docente concreto, los ámbitos son de obligada realización en su centro educativo y por ello no tiene ningún problema en coger el suyo. Por eso no tiene nada que ver con lo que planteas. Es normativa autonómica y de obligado cumplimiento. Si huye de ellos es porque no quiere darlos. Es así de simple.

Fuente: https://twitter.com/Nordwond/status/1451666992235220997

Después está el que pasaba por ahí e intenta meter cucharada, haciendo un tuit supuestamente irónico, aunque sus capacidades no dan para mucho.

Fuente: https://twitter.com/RaulMindthegap/status/1451589221479763972

Y, finalmente, aunque no sea el último ejemplo que tengo, pero sí que ya hay cansancio de ir haciendo el copia y pega de los tuits, el ejemplo más claro de lo que quería deciros en este post…

Fuente: https://twitter.com/Aortalc1/status/1451606279470911512

Por cierto, lo que se dice en Twitter es público y si algunos tienen derecho a decir ciertas cosas en Twitter, creo que abren una puerta para que yo también pueda responderles tal y como he hecho en este post. Al igual que pueden hacer ellos abriéndose un blog, enviando un comentario o replicando a lo que he dicho aquí en las redes sociales.