¿Por qué seguir justificando otro desastre educativo más?

Sale PIRLS 2021 (enlace). El estudio internacional del progreso de comprensión lectora de alumnado de cuarto de Primaria. Los resultados indican que, en nuestro país, seguimos teniendo de las peores tasas de comprensión lectora de la Unión Europea (ya no digamos de la OCDE).

Fuente: https://www.educacionyfp.gob.es/dam/jcr:c1e99081-8787-4f2e-a819-3da894326435/resumenejecutivo-online-final.pdf

No solo eso. Lo más preocupante es que, aparte de que estamos hechos unos zorros a nivel de comprensión lectora, es que nuestro porcentaje de alumnado en el nivel avanzado es tan solo del 6%. Significativamente por debajo del Promedio OCDE-28 (11%) y del Total UE (8%), y, lo que es más llamativo, muy lejos del de países cuya puntuación media estimada es similar a la de España: Nueva Zelanda (11%) y Alemania (8%).

Así pues, tenemos un gravísimo problema de comprensión lectora en nuestro país. Algo que lastra cualquier aprendizaje ulterior. Y no, no hay excusa. No hay excusas. No es una cuestión de que el PSOE y el PP (que han sido los dos partidos que han gobernado, con apoyos más o menos estables) sean los que han dirigido la educación, tanto a nivel nacional como autonómico, la educación en los últimos años. Va, incluso añado el desastre absoluto de todas las pruebas competenciales que se realizan en Cataluña donde, por cierto, no manda ninguno de los dos. Es un despropósito global en toda regla.

¿Y qué hacen los políticos? Pues justificar o justificarse mediante los diferentes medios de comunicación que tienen subvencionados (comprados queda muy feo).

En uno aparece ayer el siguiente titular: “Los niños españoles retroceden en comprensión lectora, pero menos que en los países de su entorno” (fuente) y en otro medio lo siguiente, “La pandemia pasa factura a los alumnos de Primaria: España cae siete puntos en comprensión lectora” (fuente).

El problema es que, en el primer titular obvian que es muy difícil, cuando alguien está en el punto más bajo de comprensión lectora, que baje más. Es más fácil descender en las evaluaciones alguien que las está haciendo muy bien que alguien que siempre, o bien ha aprobado raspado o bien lleva una tanda de suspensos. Y, en el segundo, obvian que la mayoría de países que, o bien han mantenido resultados o bien han bajado de niveles muy buenos a niveles buenos, cerraron sus centros educativos durante la pandemia mucho más tiempo que los nuestros.

Fuente: https://twitter.com/GregorioLuri

A ver si algunos dejan de decir gilipolleces o, simplemente ser unos auténticos hijos de puta (siento el vocabulario, pero es que nos jugamos mucho), para justificar lo injustificable. Ya tardan los que van a culpar de todo a los profesionales de la educación. Claro que sí. La culpa de que los resultados sean una mierda, en todo lo que se nos está evaluando, tanto a nivel interno como externo, es de los profesionales. Y de que no somos competentes. ¿Competentes en qué? ¿En hacer DUA? ¿En poner pantallas digitales en todos los centros de Primaria? ¿En cambiar de ley cada pocos años? ¿En habernos cargado Primaria con la LOGSE? Tenemos la mayor dotación de equipamiento tecnológico, a nivel global, de la mayoría de países que se han evaluado y somos de los pocos países en los que, de forma nada sutil, se ha aumentado tanto la burocracia como la “todología”, a nivel legislativo, de sus profesionales.

Y no, en este caso concreto tampoco tiene que ver con tener centros privados, concertados o no. Los resultados son globales y a mí me preocupa el resultado global. Claro que puede influir tener ese tipo de centros educativos en la comparativa que se da entre los públicos y ellos. Claro que es un despropósito pagar con dinero público chiringuitos privados. Pero, por favor, estamos hablando de comprensión lectora a nivel global. Algo que para mí debería ser una prioridad educativa.

A ver hoy cuántos personajes, de esos que estamos hartos algunos de escuchar, vienen a decir que el problema de la comprensión lectora es que no tenemos codocencia, que no les hacemos visual thinking, que el profesorado no tiene competencia digital, que no les damos Historia en inglés, que no trabajamos por proyectos, que no… ¡Callaos ya! Estamos hablando de comprensión lectora. Comprensión lectora. Y sin comprensión lectora no hay mierdas que podáis vender como solución porque, al final, la comprensión lectora se mejora leyendo, obligando a que entiendan qué están leyendo y dedicando el tiempo de la escuela a ello. Además de mejorar las ratios, para poder atender mejor a esa diversidad de alumnado. Ratios que deben ayudarse de otras medidas como pueden ser, tanto la prohibición de dispositivos móviles a ciertas edades (según todos los estudios reducen la capacidad de concentración y comprensión), el silencio como estrategia principal para dar clase y volver, aunque algunos renieguen, a hacer lo básico en Primaria. Leer y comprender con un abordaje que, por lo visto, está funcionando muy bien en todos los países que están en la zona más alta de la tabla. Y que, curiosamente, haber apostado por ello, hace que algunos países, que se habían desmadrado con experimentos como los que estamos haciendo nosotros, hayan mejorado significativamente.

Así pues, dejemos de criticar al alumnado, al profesorado y a las familias para revertir este auténtico desastre que es actualmente la educación en nuestro país. Dejémonos de experimentos y ensoñaciones pedagógicas y volvamos a lo básico. Incluso que tengamos que parar completamente todo el sistema para rehacerlo de nuevo (aprovechando lo que funciona o funcionaba y mejorando lo que no). Nos jugamos mucho. Muchísimo.

Finalmente una cuestión. Si nos llega alumnado sin saber comprender textos a la ESO, ¿por qué no cogemos a ese alumnado y hacemos que sea competente en ello? Porque avanzar por avanzar, sin tener afianzada la base, no tiene ningún sentido. Bueno, salvo que queramos falsificar resultados cara a Europa. Resultados que no aguantan, como ya veis, ni una simple prueba competencial. Añado la necesidad también de mejorar por arriba los porcentajes de alumnado excelente en comprensión lectora. También es alumnado que necesita ser atendido y satisfacer sus necesidades.

Como estoy haciendo en los últimos artículos, os recomiendo mi nuevo libro sobre educación para mayores de dieciocho, “Educación 6.9: fábrica de gurús”. Lo podéis adquirir aquí (en versión digital o papel). Y sí, me haría mucha ilusión que fuera uno de los diez libros más vendidos sobre educación este curso. Además, adquiriéndolo ayudáis a mantener este blog.

Publicaciones Similares

4 comentarios

  1. Soy profesora de Primaria (25 años de tutoría directa), y estoy viendo lo que viene desde Infantil y los primeros cursos. Las pantallas y el poco uso de la mano están haciendo un daño inmenso. Niños de 8 años que hacen unos dibujos de una figura humana como si tuvieran 3 años (sin tener ninguna necesidad educativa especial). Ya nadie lee, pero todos el alumnado de ESO sabe manejar Instagram y hacer TikTok.
    Un saludo.

    1. Lo de las pantallas es algo que debería abordarse con urgencia. Pero ya no depende solo del propio sistema educativo. Es algo más global.

  2. Que a leer se aprende leyendo… no me cabe la menor duda. Que a comprender textos se consigue obligándolos a leer me genera bastantes más dudas. Es una evidencia que si los resultados son malos es que algo hacemos mal. Comparto contigo varias razones, no todas. La comprensión lectora depende de inferencias, fluidez y aprendizajes previos. Se lee poco y lo que se lee se hace mal, se aprende poco y lo que se aprende en primaria, lastrados por el contenido específico, es irrelevante. No se fomenta la escritura creativa porque se rellenan huecos y se une con flechas. La locura del desembarco tecnológico es un sinsentido (¿quién me lo iba a decir?) y una equivocación de dimensiones cósmicas. La falta de competencia lectora es un problema sistémico arrastrado desde hace ya décadas. La pésima interpretación en medios y redes sobre la enseñanza competencial de saberes, destrezas y actitudes en entornos reales y cercanos (Wiggins 1998), denostado en la cultura escolar de este país, tampoco está ayudando demasiado. La enseñanza básica está para hacer lo que dice su palabra: una formación básica en competencias esenciales: leer, comprender, razonar, conocer, crear y sensibilizarse de los problemas para construir un mundo mejor…
    Lo específico habrá de llegar cuando seleccionen su camino.

    1. ¿Por qué dices que estás en desacuerdo conmigo? No he visto nada en tu comentario que esté en contra de lo que he planteado en el mismo. 😉

Deja un comentario