|

Se ha de ser muy mierda

Hoy no voy a escribir de educación. No estoy animado para escribir acerca de ello porque, aunque no viva en Valencia ni en el barrio en el que se ha quemado un bloque de viviendas, sí que conozco a gente que vive por ahí y, simplemente como ser humano, lo sucedido me ha entristecido (no sé si es exactamente la palabra) mucho. Lo de las llamas de ayer y las situaciones más que dantescas, al menos para mí, fueron situaciones muy tristes de ver. De ver y de pensar en cómo deberían sentirse las personas que lo han perdido todo. Un todo que va más allá de lo puramente material. Me imagino solo la pérdida de recuerdos insustituibles o experiencias vividas. Es que no puedo hacerme a la idea de cómo deben estar hoy y cómo se sentirán una vez empiecen a analizar lo sucedido, más allá del momento actual.

Se ha hecho un fantástico trabajo por parte de todos los servicios públicos. La gente se ha echado a la calle para echar una mano. Como sociedad un diez. Y no. No quiero olvidarme tampoco de los políticos que, siendo de los míos o de los otros, han hecho muy buen papel salvo los cuatro que, por desgracia, todos conocemos. Cuatro que estaban de copas en algún barrio de la capital, de otros territorios o, simplemente, en la cama de alguien que no era su pareja diciéndole al oído lo maravillosa que era. En mi caso he visto actuaciones políticas de diez. Políticos que, en este momento, más allá de las crispaciones que se tienen en otros contexto, han intentado, dentro de sus posibilidades de gestión, hacerlo lo mejor posible. Algo que todos hemos visto. Ha sido la primera vez en la que se ha priorizado, en los últimos tiempos, lo urgente, la humanidad, el decoro, el saber hacer,…, frente a los debates ideológicos.

El problema es que hoy navegando por X me he dado de bruces con un mierda que, por desgracia para mi profesión es docente y, además para más inri, trabaja en un centro educativo valenciano, cuyo único tuit relacionado con el incendio ha sido el de compartir uno para atacar una decisión política tomada por el gobierno del partido que gobierna ahora la Comunidad Valenciana. Una decisión que nada tiene que ver con lo sucedido hoy. Es de esos, junto con su colectivo, alguno de los congéneres ha compartido o dado me gusta a estas críticas, pasando de dar el apoyo a los que lo han perdido todo, a los que se han dejado la piel para apagar el fuego, cortar las calles, mantener la seguridad o, simplemente, ayudar dentro de sus posibilidades. Incluso, repito, a los políticos que, en este caso, creo que lo han hecho bien. Políticos de uno y otro partido. Aquí ha sido un sumar en lugar de restar. Y creo que se nota.

Seguramente, dentro de unos días, ya se podrán empezar a ver las luchas barriobajeras entre los políticos. A lo mejor no tardan ni unos días pero, ahora con cuerpos aún calientes, familias que lo han perdido todo y lo que está pasando, ¿era necesario demostrar que eres un mierda? Pues yo creo que no tocaba. Al igual que creo que no toca lo de los cuatro becerros que ya han empezado a sacar memes del asunto.

Los que estáis priorizando, en días como hoy, la ideología frente a otras cosas, solo puedo deciros que, como personas sois una mierda. Bueno, para mí, ni tan solo sois personas.

Un abrazo a las familias afectadas. Un abrazo a las familias y amigos de esas familias, que sé que lo estáis pasando muy mal al ver sufrir a vuestros familiares y amigos. Un abrazo a todos aquellos que habéis colaborado. Y todo mi apoyo sin ningún tipo de cuestionamiento a los políticos de todos los partidos que, en días como el de ayer y hoy, habéis estado a la altura. Ojalá fuera lo habitual.

Mis libros

  Nuevo canal de WhatsApp

Aparte de la posibilidad descargaros mis libros en formato digital a partir de cero euros desde el botón de arriba, también podéis donar desde aquí. Y recordad que suscribirse al canal de WhatsApp no implica compartir vuestro número de teléfono. Solo implica que vais a poder consultar todos los artículos que publico en este blog por ahí.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *