Escocia abandona la educación basada en competencias

Desde hace tiempo, en toda Europa se ha intentado imponer una educación basada en competencias. En nuestro país, el culmen de dicho desarrollo legislativo se ha dado con la LOMLOE (que no es más que una nueva ley orgánica que, al final, solo añade más concreción y burocratización a la LOE). Pues bien, resulta que en el país pionero de la educación basada en competencias, Escocia, la cosa ha sido tan nefasta que han optado por abandonar ese modelo educativo. Eso sí, aquí, como siempre vamos tarde, primero nos cargaremos del todo lo poco que sigue funcionando antes de optar, como siempre, por el camino de volver a cosas que funcionaban. La educación, al igual que otras cuestiones, es algo cíclico.

Pero bueno, seguro que lo que os interesa es saber qué ha pasado en Escocia. Aprovechando que ayer leí el artículo de Andrés Bello, titulado “El fracaso en Escocia del currículum organizado por competencias (o habilidades) y no por conocimientos“, voy a intentar aportar lo que sé del asunto porque, para aquellos que no lo sepáis, llevo mucho tiempo analizando e intentando desmontar esas falsedades que, en muchos lugares, se repiten acerca de otros sistemas educativos. Uno de los casos más flagrantes de manipulación mediática, amplificado en las redes, fue el tema de que Finlandia abandonaba las asignaturas, algo que era totalmente falso si uno se hubiera dedicado a acudir a las fuentes.

La educación basada en competencias (EBC) es un enfoque que se centra en el desarrollo y la evaluación de destrezas y habilidades relevantes para la vida y el trabajo, más que en la adquisición de conocimientos y contenidos. La EBC ha sido promovida por organizaciones internacionales como la OCDE y la Unión Europea como una supuesta forma de mejorar la calidad y la relevancia de la educación, así como de reducir el abandono escolar prematuro y las desigualdades sociales.

Los orígenes de la EBC en Escocia

La EBC se introdujo en Escocia a finales de los años ochenta y principios de los noventa, como parte de una reforma más amplia del currículo nacional y del sistema de evaluación. El objetivo era proporcionar a los alumnos una experiencia de aprendizaje más flexible y personalizada, así como reconocer y valorar diferentes tipos de resultados del aprendizaje, como las habilidades prácticas, la creatividad y la resolución de problemas.

Una de las principales innovaciones de la EBC en Escocia fue la creación del Marco Escocés de Créditos y Cualificaciones (SCQF), que es un sistema que clasifica y compara diferentes niveles y tipos de cualificaciones, desde la educación escolar hasta la educación superior y la formación profesional. El SCQF se basa en el concepto de “créditos”, que miden la cantidad de aprendizaje alcanzado por un estudiante, independientemente de la modalidad o el lugar de aprendizaje. El SCQF también define los resultados del aprendizaje para cada nivel y cualificación, en términos de conocimientos, destrezas y competencias.

Otro elemento clave de la EBC en Escocia fue el desarrollo del Curriculum for Excellence (CfE), que es el marco curricular nacional para niños y jóvenes de 3 a 18 años. El CfE se puso en marcha en 2004, y su objetivo era proporcionar una educación coherente, flexible y holística que preparara a los estudiantes para los retos y oportunidades del siglo XXI. El CfE se organiza en torno a cuatro capacidades que los estudiantes deben desarrollar: aprendices exitosos, individuos seguros de sí mismos, ciudadanos responsables y contribuyentes efectivos. La CfE también identifica ocho competencias clave que los estudiantes deben adquirir a través del plan de estudios: ciudadanía, comunicación, creatividad, pensamiento crítico, aritmética, alfabetización, salud y bienestar, y competencia digital.

Problemas de la EBC en Escocia

A pesar de los ambiciosos e innovadores objetivos de la EBC en Escocia, la aplicación y evaluación de este enfoque se han enfrentado a varios problemas a lo largo de los años. Entre esos problemas, los más importantes son los siguientes:

  • La falta de claridad y coherencia en la definición y evaluación de las competencias. No existe una comprensión consensuada y compartida de lo que son las competencias, cómo pueden medirse y cómo se relacionan con los conocimientos y los contenidos. Esto crea confusión e incertidumbre entre profesores, alumnos, padres y empleadores, y afecta a la validez y fiabilidad del sistema de evaluación.
  • La complejidad y la burocracia del sistema curricular y de evaluación. El CfE y el SCQF se perciben como demasiado complicados y engorrosos, con demasiados niveles, resultados y criterios que cubrir y supervisar. Esto impone una pesada carga de trabajo y administrativa a los profesores, que tienen que planificar, impartir y evaluar una amplia y diversa gama de experiencias y resultados de aprendizaje. Esto también reduce el tiempo y el espacio para la enseñanza y el aprendizaje, y para la innovación y la creatividad.
  • La falta de apoyo y recursos para los profesores y las escuelas. La implantación de la EBC en Escocia exige un cambio significativo en la cultura y la práctica de la enseñanza y el aprendizaje, así como en la organización y la gestión de los centros escolares. Sin embargo, muchos profesores y escuelas consideran que no han recibido suficiente orientación, formación y financiación para hacer frente a este cambio. El resultado es la frustración, el estrés y la resistencia entre los profesores, y la incoherencia y desigualdad entre las escuelas.
  • La falta de pruebas y de impacto de la EBC en el rendimiento y el progreso de los estudiantes. Existe un corpus de investigación limitado y poco concluyente sobre los efectos y resultados de la EBC en Escocia, especialmente sobre los aspectos comparativos y a largo plazo. No hay pruebas claras y sólidas de que la EBC haya mejorado la calidad de la educación, o de que haya reducido el abandono escolar prematuro y las desigualdades sociales. También existe la preocupación de que la EBC haya rebajado el nivel y las expectativas de la educación, y que haya debilitado el rigor académico e intelectual y el desafío del currículo.

La reversión de la educación basada en competencias en Escocia

En respuesta a los problemas anteriores, el gobierno escocés y sus autoridades educativas han iniciado una serie de reformas y revisiones que han revertido algunas de las características clave de la EBC en Escocia.

Algunos de estos cambios son:

  • La introducción de pruebas nacionales estandarizadas en lectoescritura y aritmética para los alumnos de primaria y secundaria. Estas pruebas están diseñadas para proporcionar una medida coherente y fiable del rendimiento y el progreso de los estudiantes, y para informar sobre la mejora de la enseñanza y el aprendizaje. Sin embargo, también representan un cambio de un enfoque de evaluación formativa y holística a otro sumativo y limitado, y de uno basado en las competencias a otro basado en los contenidos.
  • La revisión y simplificación del plan de estudios y del sistema de evaluación. El CfE y el SCQF se están racionalizando y clarificando, con una reducción del número y la complejidad de los niveles, resultados y criterios. El objetivo es ofrecer más claridad y coherencia a profesorado, alumnado y familias, reduciendo la carga de trabajo y la burocracia de profesores y escuelas.
  • El refuerzo y la priorización de los aspectos académicos e intelectuales de la educación. El gobierno escocés y las autoridades educativas han hecho hincapié en la importancia de elevar el nivel y las expectativas de la educación, y de garantizar el rigor y el desafío del plan de estudios. Esto se ha reflejado en la promoción y el reconocimiento de las asignaturas y titulaciones académicas e intelectuales, como los Scottish Highers y los Advanced Highers, que son las principales vías de acceso a la enseñanza superior y al empleo.

Implicaciones y perspectivas del abandono de la EBC en Escocia

El abandono de la EBC en Escocia tiene importantes implicaciones y perspectivas para el futuro de la educación en nuestro país. No solo para Escocia, ya que al ser pionero en su implantación, lo que hemos aprendido de lo que ha pasado ahí debería hacer modificar la hoja de ruta de los países, como el nuestro, que en los últimos tiempos están presionando para su completa implantación.

El reto que deberíamos tener en cuenta es el poder saber qué ha fallado ahí para no cometer los mismos errores, realizar una revisión de las últimas leyes educativas y proceder, tal como están haciendo en Escocia, a realizar un sistema de evaluación sistémica, mediante una determinada batería de pruebas, tanto a actores implicados como a los elementos que conformen la educación. Y, con dichas pruebas, poder atacar los puntos más débiles de nuestra educación, eliminando lo que no funciona o complica el trabajo del profesorado o, lo que es más importante, el aprendizaje del alumnado.

A mí, personalmente, creo que el pasar del todo al nada, como han hecho en Escocia, es algo que me preocupa porque es, simplemente acabar con todo para volver a rehacerlo de nuevo. Creo, al igual que había cosas interesantes en el modelo que planteó la LGE, e incluso articulados legislativos anteriores, también hay cosas que  pueden aprovecharse, que se han legislado desde la LOGSE. No me gusta entrar como elefante en cacharrería, salvo que sea estrictamente necesario pero, o nos ponemos las pilas ahora y revertimos ciertas cosas que ya han fracasado en otros países (no somos más guapos ni más inteligentes y, por ello, seguro que también va a acabar de implosionar del todo el sistema aquí) o, simplemente, dejamos que acabe de hundirse la educación en nuestro país. Y esto depende de los que la gestionan. Así que espero que alguien se atreva a apretar el botón de pausa y se ponga, de una vez, a analizar qué funciona y qué no en nuestro sistema educativo. Un proceso que debería de ser ágil y rápido porque, cada día que pasa implementando ciertas cosas, es más tiempo el que necesitaremos para cambiarlas. Además, y lo que es más importante, estamos haciendo daño a los más vulnerables del sistema: a nuestro alumnado.

Es bueno saber qué pasa en otros países y qué experiencias han salido bien o mal en ellos. Otra cuestión es copiar, en su totalidad, sus experimentos. Algo que no debería hacerse nunca porque, al final, los sistemas educativos dependen, y mucho, del contexto en el que van a aplicarse. Eso sí, si algo fracasa estrepitosamente en otros países, lo lógico es no incorporarlo en el nuestro. Es algo que nos dicta el sentido común.

Espero que os haya sido de utilidad el post. Hacía tiempo que lo tenía en borradores pero, como he dicho al principio, ver que un compañero ha hablado de la educación en Escocia en su blog, hace que le haya dado el último empujón para publicarlo.

Os recuerdo que tenéis un canal de WhatsApp (aquí), en el cual no compartís ningún dato personal (no, no se comparte vuestro número teléfono, ni tampoco vais a ver el mío), en el que podéis recibir todos los artículos que estoy publicando y que, además, tenéis la posibilidad descargaros mis dos primeros libros en formato digital, a partir de cero euros, desde aquí.

Publicaciones Similares

38 comentarios

  1. El problema y la solución de la educación está fuera de los centros. Las familias en un porcentaje cada vez más elevado están deshechas. Y eso se refleja en el aula. Familia cohesionada que funciona, alumno espabilado, trabajador, despierto y sin problemas académicos y viceversa.
    El otro gran problema es que la educación se ha convertido en un refugio de mercenarios que huyen del sector privado. Así que sería necesario que el sector privado funcionara para que en la educación solo quedaran los que realmente quieren estar, los vocacionales.
    Con estas dos medidas solucionadas, el cambio sería drástico.
    Conclusión: vamos a seguir cuesta abajo y sin frenos.

  2. Yo es que soy algo conspiranoico pero hace lustros que los alumnos cada vez son menos autónomos,aunque se supone que las leyes educativas buscan una supuesta autonomía y por qué no decirlo, más y más idiotas…a mí me da que esto les interesa a las élites

    1. Lo de la falta de autonomía del alumnado es más una cuestión social que del sistema educativo. El problema es que, al final, el aula no deja de ser, aunque no lo queramos, un reflejo de la sociedad.

  3. En mi Perú, un país maravilloso, la implementación de la educacón por competencias es y será un fracaso contundente. los grandes corruptos del MINEDU la implementaron con la finalidad de privatizar la educación pública, desacretando y apabullando al maestro con justificaciones tontas que todo el pueblo peruano conocemos decabo a rabo las intenciones de las grandes élites transnacionales que caminan tras los gobiernos de turno

    1. Los planes de implementación de los modelos de competencia se dan, por lo que estoy leyendo, en todas partes de la misma manera. Primero se imponen, se critica a los docentes por no entenderlo y, finalmente, acaban perjudicando a todo el alumnado.

      1. Hola Jordi; tengo que hacer un TFE y defenderlo en junio, y mi intención era hacerlo con este tema del fracaso de la educación por competencias. Me ayudaría mucho que me pudiera aportar fuentes para desarrollar y defender el trabajo ante el tribunal. Muchísimas gracias.

    2. Pero qué dice? En Perú el problema son los profesores del sector público. La mayoría son bestias, muchos no saben leer ni escribir. En colegios de distritos alejados de ciudades ni clase hacen los viernes porque se regresan a la ciudad. Algunos desde el jueves. Y la cosa empeora con los profesores en condición de “nombrados”. Son gente intocable y por ello hacen lo que les da la gana. Si quieren hacen clase y si no quieren, no. Solo necesitan presentar documento expedido por su amigo de la posta médica para sustentar inasistencia tanto como le de la gana.

      No defenderé el trabajo del MINEDU, porque es deficiente, pero querer mostrar al maestro como la víctima es un descaro absoluto. Los maestros son parte del problema, una parte bien podrida, y harán fracasar siempre cualquier sistema que se aplique, porque ellos solo quieren cobrar con el mínimo esfuerzo. De ser posible sin esfuerzo. Las víctimas son los niños y, con ellos, el país en su conjunto.

  4. Menos mal que en 2021 se decía que era uno de los 3 mejores sistemas educativos, sirviendo de justificación a la ley Celaa.
    Postdata: así nos va.

  5. Ya era hora que se acabe está EBC al ser un modelo importado aplicado en Perú desde entonces ya empezamos mal, y como dice el dicho quien mal empieza mal acaba

    1. ¿Qué son pedagogías activas? El procedimiento de escucha también es activo. Por cierto, las investigaciones dicen que, curiosamente, el mejor modelo para la enseñanza-aprendizaje es el basado en instrucción directa.

      1. Es obvio. Pero no lo van a reconocer. Viven en un mundo aparte de autoconvencimiento. El absurdo máximo es cuando dicen eso de “poner al alumno en el centro de la educación”, cuando un aula no es un individuo sinó un grupo. Es delirante pretender tener 30 centros. Como lo es poner el enfasis en la motivación y no en la responsabilidad. No conozco a nadie que le motiven todas las materias y todas las clases. Mas bien al contrario y por lo tanto cuanto más flexibilidad tiene el alumno, por lo general menos hace. Es de primero de antropologia.

        1. Hola, aquí tienes uno de los informes consultados que me han servido para escribir el artículo https://www.gov.scot/binaries/content/documents/govscot/publications/progress-report/2019/06/scottish-national-standardised-assessments-review-2019/documents/independent-review-of-the-scottish-national-standardised-assessments-at-primary-1/independent-review-of-the-scottish-national-standardised-assessments-at-primary-1/govscot%3Adocument/Independent%2BReview%2Bof%2Bthe%2BScottish%2BNational%2BStandardised%2BAssessments%2Bat%2BPrimary%2B1.pdf. Toda la documentación en la que me he basado está obtenida directamente de fuentes oficiales porque, revisando los medios de comunicación de ese país, he descubierto que, por desgracia, también tendían mucho al clickbait y a los titulares amarillistas. Saludos.

  6. La educación tradicional como la EBC tienen algo bueno que se puede rescatar; no podemos olvidar que anteriormente la letra con sangre entra. La memorización se puede fundamentar dando pautas a los educandos de que es lo que verdaderamente se quiere sacar de un contenido

    1. No he entendido muy bien el comentario. Por cierto, para movilizar habilidades se debe tener conocimiento de las mismas. De ahí el fiasco de la EBC tal y como se está legislando (e implementando) en la mayoría de países. Más allá de lo etéreo que es el concepto de competencias si lo alejamos del contexto laboral.

  7. Es que para enseñar hay que saber planificar aprendizajes basados en proyectos. Esto se realiza teniendo en cuenta disciplinas transversales que darán significado a los contenidos abordados para tal proyecto que se desprende de un problema o necesidad d3 la comunidad donde se encuentra el centro educativo..
    En sintesis: para fomentar el desarrollo de competencias en otros, los docentes deberian ser competentes…..

    1. Lamento decirte que, por desgracia, la única forma de realizar un aprendizaje significativo es mediante el andamiaje de conocimientos. Una vez adquiridos los mismos, se establecen relaciones entre ellos. No son cajas estancas. Son cajas que permiten, una vez se van llenando, establecer las diferentes transversalidades. Si no hay cajas, ¿qué transversalidad podemos tener?

    2. Pero sin conocimientos que proyecto vas a desarrollar. La teoria y la práctica deben ir de la mano. Pero sin exigencia en el aprendizaje de conocimientos que proyectos vas a construir?. El sistema permite ahora que haya un montón de adolescentes que no saben ni escribir, ni calcular, ni entender lo que leen, ni expresarse. Eso si, cuando hacen un trabajo en grupo acaban de hacerlo antes de empezar. No generalizo porque hay alumnos brillantes, pero el porcentaje de alumnos “mueble” va aumentando.

  8. Me ha gustado su análisis.

    Lo de la “ley del péndulo” en educación se lo he repetido mil veces a mis jóvenes compañeros pro EBC, pero ya se sabe que nadie aprende de experiencia ajena. Lo que me recuerda que solo se puede evaluar un sistema educativo si tiene cierta cualidad de ciencia, por lo que si un ministerio parte de que todo enfoque educativo es ideológico (filosófico), nada nos frenará ante el precipicio.

    1. Legislar sobre educación bajo premisas ideológicas es lo que, por desgracia, lleva al abismo. Pero, por suerte, el modelo educativo se regula, al igual que otros modelos, de forma automática y produce ciclicidad. Un saludo.

  9. La educación basada en competencias (EBC) es un enfoque que se centra en el desarrollo y la evaluación de destrezas y habilidades relevantes para la vida y el trabajo, más que en la adquisición de conocimientos y contenidos. La EBC ha sido promovida por organizaciones internacionales como la OCDE y la Unión Europea como una supuesta forma de mejorar la calidad y la relevancia de la educación, así como de reducir el abandono escolar prematuro y las desigualdades sociales.
    Esto no es verdad. El “más que”, es de cosecha propia. La EBC, consiste en movilizar esos conocimientos y contenidos en contextos diversos. Dejemos ya por favor la demagogia educativa.

    1. No se puede “movilizar” lo que no se tiene…

      En realidad, la EBC, al menos en la versión de la LOMLOE, ve los conocimientos (que ahora se llaman saberes) como instrumentos para adquirir competencias, no como fines en sí mismos. Esto lo cambia todo, y lleva inevitablemente a una devaluación de los contenidos. Lo cual, a medio plazo, como ya vemos en los resultados de Cataluña -donde el planteamiento de la LOMLOE se está aplicando desde hace años- en comparación con el resto de comunidades, lleva paradójicamente a un retroceso en el dominio de las competencias básicas. Repase usted los datos y verá que, lamentablemente, no es demagogia. Es un hecho.

      1. Evidentemente… Deme usted los datos que hay que repasar. Quizá es más cómoda la metodología basada en la memorización de temas (esto sí es terminología educativa rigurosa y evidenciada) de un libro de texto para posteriormente realizar un examen de esos contenidos que el alumno olvidará en una semana. Realmente eso es útil y valora el esfuerzo.

        1. Ni tanto ni tan calvo. El principal problema del aprendizaje basado en competencias es que, efectivamente, los contenidos se dejan de lado. De hecho, ni siquiera existen, ahora se llaman “saberes” y es lo más ambiguo y vacío que se puede leer. Yo puedo enseñar al alumnado a realizar un proyecto que les resulte significativo y al que le vean la utilidad, pero los contenidos han de estar ahí y han de ser adquiridos. Un/a alumno/a puede tener todas las competencias aprobadas y tener cero idea del contenido, lo que luego se traduce en que al llegar a la vida real no tiene ni pajolera idea de lo que está haciendo o se supone que tiene que hacer (eso ya se está sufriendo al llegar a la universidad). No puede ser que el profesorado se pase más tiempo rellenando papeles que preparando clases. Esta ley de las narices, por no decir algo peor, se está cargando la educación desde el momento en el que no tenemos tiempo de preparar unas clases entretenidas, significativas y útiles porque estamos haciendo informes y más informes; porque cada vez que ponemos una nota tenemos que meter 5 criterios para cada uno de los 120 alumnos que tenemos (haga las cuentas); porque nos obligan a tratar textos de distinta índole en asignaturas como matemáticas o educación física en secundaria y para ellos tener que organizar los horarios de todo el instituto, buscar textos, modificar las programaciones y realizar una plantilla de seguimiento para cada una de esas sesiones; porque además tenemos que sacarnos unos cursos de “competencia digital” inútiles cuando en el concurso de traslado no te cargan la función tutorial y tienes que llamar instituto por instituto para que te den un PAPEL firmado (vaya ironía); y podría seguir así hasta mañana… No se trata de memorizar temas, se trata de ser COHERENTES y darle importancia a lo que lo tiene: adquirir significativamente unos contenidos a través de unos objetivos claros y reales, es decir, que tenga sentido para el alumnado y una utilidad real. Todo lo demás, patrañas vende humos.

    2. No es cierto. El modelo de competencias emana del informe Delors (que, por cierto, es muy poco educativo y muy empresarial). Además, ¿me puedes explicar cómo desarrollar una habilidad sin la previa adquisición de conocimientos e informaciones? Lo demagógico es defender que se puede aprender el funcionamiento del ciclo del agua sin que nadie te explique cómo funciona. Pero bueno…

    1. Es cómo dice usted. Estar en el sistema educativo y que te sacudan con todo ésto que es divagante no tiene precio. Nos hacen y obligan a maquillar los números para hacer de cuenta que funciona y es un completo desastre lleno de mentiras. Más allá que los mismos alumnos rechazan el plan…

    2. Es que la embestida de la EBC está siendo algo que, salvo determinados países “que van por libre”, se está imponiendo de forma ideológica y mediática. No olvidemos que los que lo imponen a nivel global, son los mismos en Uruguay y España.

      1. (Antecedentes)

        Ayer una compañera pasó en un grupo el enlace al artículo que se comenta en este hilo. He leído varios más.

        No escribo nunca en blogs. Prefiero hablar con las personas de mi entorno. Disculpen los errores que pueda cometer por ello. Me extiendo demasiado. Podría comentar tanto en diferentes artículos de este blog que voy a tratar de “sintetizar” escribiendo unas palabras aquí, sin perder o hacer perder demasiado tiempo en diferentes comentarios que acabarán posiblemente en unas discusiones bastante en vano en las que atraparnos unos a otros con dialécticas que se quedan en una queja de unos frente a otros, en lugar de ir hacia algún argumento mejor entre todos.

        Escribo aquí porque la primera frase es una respuesta a este comentario. El resto, es un comentario también a otras palabras escritas por diferentes personas en este blog.

        (Mi respuesta a este comentario del día 23/11/2023)

        Lo dice como si no hubiese forma ideológica y mediática en la embestida “a” la EBC…

        (Planteamiento en respuesta a diferentes cuestiones planteadas a partir del artículo sobre la EBC)

        No hay modelos de enseñanza perfectos. Eso está claro. La mayoría suelen fracasar por argumentos y discusiones estériles como las que se plantean en muchos post de este blog o por el desempeño de muchas personas que boicotean su implementación por la pura terquedad del que no quiere oír nada que no haya dicho él o ella previamente, aunque sea en las palabras o escritos de otra persona. También puede venir el fracaso por nuestra resistencia al cambio que se suele acrecentar con los años en la mayoría de los casos. Pero todo cambia. La vida es cambio. El aprendizaje es cambio, porque sin cambio no hay evolución posible.

        (Entiéndase que no hago una defensa de los cambios legislativos, si no de la necesidad de abrir la mente y ser flexibles, de buscar caminos que permitan a la educación evolucionar de un mundo donde “todo” estaba recogido en unos pocos libros a uno donde la información nos bombardea sin piedad por todas partes. De eso no tienen la responsabilidad ni las leyes, ni el alumnado, ni las familias,… ni fulano o mengano o Dios o el Diablo. Es la deriva de estos tiempos cibernéticos donde realidad y ficción se entremezclan más que nunca y donde es cada vez más difícil saber quiénes somos, hacia dónde debemos ir y, por tanto, hacia dónde no).

        Cualquier ley es interpretable. Interpretaciones como algunas que se plantean por aquí son absurdas.

        ¿Proyectos versus contenidos?, ¿teoría versus práctica?,… ¿Cómo acabamos en semejante deriva?¡Eso no lo dice ninguna Ley! Tampoco lo dice nadie con dos dedos de frente.

        Al leer la estupidez más flagrante escrita un poco más arriba pude imaginar cómo. Un persona, presuntamente docente (y decente), indica que el alumnado es cada vez “más y más idiota”. No doy crédito a que este tipo de personas puedan seguir su profesión en el campo educativo. Es como si una persona que trabaja en una residencia opinase de las personas mayores a las que debe atender con profesionalidad que no son más que unos inútiles que ya no pueden hacer casi nada por sí mismos. Debería darnos vergüenza escribir este tipo de cosas y, también, escribir en muchos casos cometiendo numerosas faltas de ortografía (no alguna errata lógica) mientras se alardea de lo bien que ‘lo hago yo y lo mal que lo hacen todos los demás’, especialmente si los demás son chicos y chicas en edad escolar o personas que están aprendiendo algo que no saben, siendo tu labor la enseñanza. Si son cada vez “más y más idiotas” no dejamos en buen lugar a sus “enseñantes”. Podríamos continuar comentando lo de malmeter contra todo proponiendo muy poco sobre nada.

        Da igual qué Ley pongas y con qué ideología o medios la difundas e implementes. Así, desde la absoluta falta de respeto a la ética profesional, no vamos a ningún lado.

        Criticamos la falta de esfuerzo del alumnado y, a la vez, nos quejamos constantemente por los esfuerzos que se nos piden a nosotros que ya somos personas adultas…con una diferencia de varias décadas respecto a lo que les queda por aprender y evolucionar a nuestro alumnado. Un poco de respeto a la profesión, a uno mismo y a las personas que nos rodean.

        ¡Pobre educación!

        Con este mar de fondo, es imposible que no haya naufragios…

        En fin, una pena todo. Los de arriba y los de abajo miramos al mismo lugar: nuestro propio ombligo.

        (Si han llegado hasta aquí, les quiero aclarar una cosa. Entiéndase que no trato de ofender a nadie. Yo misma podría cometer cualquier falta o error de las que señalo más arriba: también critico y discuto sin sentido, escribo mal, atiendo al alumnado como puedo y no como debo porque también me hago mayor y me alejo de su momento evolutivo y de su época, resistiéndome a cambiar con los tiempos debido al cansancio acumulado y otras dificultades… Sólo pretendo remover nuestra conSciencia para que no caigamos en la trampa de siempre o en la de nuestros propios egos y nos pongamos a trabajar en lo que sí es necesario para dar respuesta a la siguiente pregunta: ¿Cómo vamos a afrontar desde el sistema educativo el cambio de paradigma sociocultural que se está dando? La respuesta no la encuentras discutiendo o buscando tu propia opinión en un blog. Tampoco viene en ninguna Ley. La respuesta la tienes que buscar cada día de trabajo, buscando conexiones entre lo de antes y lo de ahora, con el resto de la comunidad educativa en la que estás y, especialmente, con tu alumnado que te va a enseñar mejor que nadie el camino a seguir si lo sabes ver, escuchar y respetar. No sólo no son tontos, es que son el futuro, el suyo y el nuestro. Sólo por eso merece la pena replantearse muchas cosas y buscar el planteamiento para que pueda mejorar lo que conocen del mundo hasta ahora y lo que pueden llegar a construir a partir de hoy para mejorarlo. Hagan ustedes lo que puedan para favorecer eso, si lo hacen desde esta premisa lo estarán haciendo lo mejor que pueden por ahora).

        Gracias por su atención si han conseguido llegar hasta aquí. Espero que hayan entendido lo que quiero decir y no lo que no quiero decir.

        1. Plantear lo que está acaeciendo en la educación como un a “generación espontanea”, como algo aislado, es un error. Las políticas buscan moldear la sociedad que necesitan para su nuevo orden mundial, y el control de las generaciones venideras que son los jóvenes de ahora, es crucial para la consecución del plan; hay que crear una sociedad sin capacidad, conocimientos habilidades y totalmente dependientes. Es la única explicación que le encuentro a lo que llevo observando. Un saludo

Deja un comentario