El día 22 de abril abrí una encuesta en Google Drive para pulsar la opinión acerca del máster de Formación del Profesorado de Secundaria (enlace). Dicha encuesta la difundí, además de por el blog, por diferentes redes sociales. Algo que, para algunos era un pufo de investigación porque, por lo visto, las encuestas que ellos realizan o sus investigaciones con muestras de cuatro o cinco personas, son bastante más serias. Incluso algunos me comentaron que la encuesta estaba ya sesgada porque la había hecho yo y, al tener una opinión sobre el tema ya se desvirtuaba todo resultado que pudiera obtenerse. A ver si ahora va a ser que nadie que hace una encuesta o realiza una investigación tiene sus propias ideas sobre el tema que investiga. Por cierto, creer previamente en algo no impide que pueda hacerse una investigación neutra.

Se trataba de una encuesta muy sencilla que en la que solo había tres preguntas:

1) Profesión o situación personal.

2) Si se estaba cursando o se había cursado el máster de Secundaria.

3) Si se consideraba que el máster capacitaba para ser mejor profesor.

Con una cuarta, destinada a pedir opiniones acerca de posibles mejoras en el mismo, especialmente en caso de no considerar que el máster fuera una buena opción formativa.

Así pues, si me permitís, voy a poneros los resultados y haceros un análisis muy básico de las respuestas. Eso sí, en primer lugar agradecer a las 242 personas que respondieron a la encuesta. ¿Es mucho o es poco? Pues no lo sé. Para mí es un tamaño muestral apreciable. Para otros, seguramente que no. Además, como ya he dicho, seguro que van a encontrar pegas. Especialmente si los resultados no coinciden con lo que ellos creen que debe ser la realidad. Repito, no es un análisis serio. No es una investigación bien diseñada. Eso sí, está al mismo nivel que la inmensa mayoría de cosas que se hacen desde determinadas Facultades de Pedagogía y de Ciencias de la Educación. Y es una pena que sea así.

En primer lugar podéis comprobar que la mayoría de personas que responden al cuestionario es profesorado de Secundaria. Como curiosidad resaltar que han respondido a la encuesta solo 11 personas de las Facultades de Pedagogía o Ciencias de la Educación. Además, obteniendo en este caso unos resultados que se alejan mucho de los resultados de los otros colectivos que han respondido a la misma. Ya os lo detallaré.

De las respuestas, dos de cada tres provienen de personas que están cursando o han cursado el máster del profesorado de Secundaria.

De las personas encuestadas, un 66,9% considera que el máster capacita para ser un mejor docente.

Tomadas así en bruto las respuestas a la pregunta principal del cuestionario, acerca de la calidad del máster y su relación con una mejora de la profesión docente, se intuye claramente que el máster no capacita para ser un mejor docente. Si aislamos de las respuestas a aquellos que no han hecho ni están haciendo el máster, obtendremos quizás la encuesta más indicadora de la idoneidad o no de ese máster: la respuesta de los que conocen el mismo, más allá de lo que le digan terceros o piensen de él. Así pues, quedándonos solo con las 157 respuestas que dicen que han cursado o cursan el máster, obtenemos lo siguiente:

Por tanto, ya vemos que la opinión entre los que lo están/han cursado y los que no es prácticamente la misma. Hay dos puntos porcentuales de diferencia entre los resultados. Eso sí, lo que resulta curioso es que el profesorado de Pedagogía y de Ciencias de la Educación tiene otra visión del máster que ofrecen, diseñan y, en muchos casos, tutorizan. En este caso la diferencia porcentual respecto los datos globales es de siete puntos porcentuales. Aún así, siguen considerando que el máster no capacita para ser un mejor docente de Secundaria.


Y finalmente un dato que no me causa demasiadas sorpresas: la mayor aceptación por parte de los opositores, que todavía no han dado clase y están preparando el acceso a la profesión, del máster. Algo que quizás pueda ser debido a la falta de conocimiento empírico de qué sucede realmente en un aula o a la creencia de ciertas cosas que les han vendido acerca de qué y cómo funciona un aula.


Una vez analizadas las respuestas a las preguntas, quizás llega lo más importante: saber qué mejoras realizarían las personas para mejorar la capacitación inicial del profesorado de Secundaria. Unas mejoras que os incluyo a continuación:

  • Modelo francés de máster en alternancia: mientras estudias, impartes la asignatura correspondiente a dos grupos con un profesor veterano que cumple la función de tutor. El primer año después de aprobar el concurso para ser profesor, el sistema es similar: tienes la mitad de horas y un tutor que te ayuda.
  • Creo que se debería aumentar el prácticum y debería ser un máster más práctico que teórico. Una estancia larga, donde los tutores te vayan enseñando técnicas que puedas aplicar en el aula.
  • Dos posibilidades, una sería introducir una asignatura en los grados de forma optativa que fuese didáctica de… la especialidad que se desee. La segunda alternativa es una vez finalizado los estudios de grado, hacer una especie de MIR educativo, donde el futuro docente «palpe» la realidad del aula.
  • Cursos variados de temas de educación con profesorado con experiencia real en el aula.
  • La mitad del máster de didáctica y la otra mitad de prácticas en el aula.
  • Período de prácticas remuneradas en el aula con apoyo de profesorado experto.
  • Eliminación de toda la parte de pedagogía teórica e incorporación de investigaciones educativas.
  • Formación totalmente práctica con apoyo de tutores dentro de las aulas y formación en contextos colaborativos entre los diferentes alumnos del máster dentro del centro.
  • Eliminar al profesorado universitario de la docencia del máster de Secundaria.
  • Dar formación en investigación educativa, didáctica de la especialidad y algunos conocimientos sobre el currículo y las leyes.
  • Eliminar las pseudociencias y el intento de venta de determinadas prácticas magufas.
  • Una formación inicial tipo MIR y una formación continua en diferentes módulos (legislación, gestión de centros, etc.).
  • Creación de grados específicos para ser profesor de Secundaria.
  • Combinación de dar clases con tutor de apoyo unas horas por las mañanas y teoría por las tardes.
  • Cambiar los formadores para seleccionar solo profesorado de Secundaria con experiencia demostrada en las asignaturas.
  • Un curso de prácticas para todos los interinos y funcionarios en prácticas que entran por primera vez en el sistema educativo.
  • Aumento de casos prácticos reales.
  • Formación acerca de las herramientas que se usan realmente en los centros educativos, especialmente en los apartados de gestión.
  • Postgrados gratuitos de didáctica en Universidades públicas.
  • Volver a la modalidad de tres meses y reducir el coste,…

Como habéis podido comprobar la mayoría de respuestas, de las que solo he puesto las que marcaban diferentes propuestas de mejora, van encaminadas a la realización de esa formación dentro de los centros, tutorizada por docentes de Secundaria con experiencia, con beca-salario para ese alumnado y con formación específica en temas de legislación, gestión de centros, etc. También existe la propuesta minoritaria de crear grados específicos para ser profesor de Secundaria, eliminación de pseudociencias y teorías pedagógicas, enfocando la formación en didáctica específica.

Nada, aquí tenéis, tal y como os prometí, los resultados de la encuesta. Muchas gracias a los que habéis participado.

Permitidme haceros publicidad, como estoy haciendo en los últimos posts, de la newsletter que hago llegar a los suscriptores cada lunes con los artículos de la semana a los que añado una breve reflexión. Os podéis suscribir desde aquí. Suscribirse es gratis. 😉