Tag

Competencia Digital

Browsing

Empieza el desconfinamiento por fases. Todos sabemos que se han inventado una fase cero para no llegar a la fase cinco. Las rimas, y más con la guasa que gastamos por aquí, podrían dar mucho de sí. Pero, al igual que el gobierno se empeña en hablarnos de “nueva normalidad”, también se empeñan en impedirnos jugar con el cinco. Ya les vale.

Pero no iba a hablar de rimas, medidas de desconfinamiento (imposibles de interpretar sin una rúbrica -o varias-). Voy a preguntar en voz alta, a ver si consigo alguna respuesta, acerca de las medidas que se van a tomar para mejorar la competencia digital de la comunidad educativa. Sí, he dicho comunidad educativa porque, sinceramente, mejorar la competencia digital de solo una parte (sean docentes, alumnado o familias) es yerrar en la concepción del asunto. No tiene sentido que los docentes sean competentes digitalmente si el alumnado no lo es. No tiene sentido que el alumnado lo sea si las familias no lo son. El plan debería ser bastante más ambicioso que centrarse en un solo colectivo.

Siempre va a haber excusas para no querer usar las TIC. Para no formarse, para no informarse, para no formar en ello. Ello lo explicaba muy bien en la siguiente viñeta Néstor Alonso (al que nunca voy a poder agradecerlo todo lo que ha hecho por mí y por la comunidad educativa con su visión de la educación). Una viñeta que, por cierto, ya tiene 8 años. El tiempo pasa pero el poso permanece.

Fuente: Néstor Alonso

Estoy convencido de que no se va a establecer un plan de formación exhaustivo, obligatorio y evaluable para el profesorado. Sé de buena tinta que, en la mayoría de centros educativos, se va a seguir jugando a considerar la Informática como asignatura y no como algo transversal. Sé que muchos van a seguir haciéndole la ola a determinadas herramientas, en lugar de aprender y enseñar a gestionar, de forma ética y responsable, lo que suponen las TIC. Y ya no digamos el abandono a las familias porque, sinceramente, no me creo que nadie apueste por hacer una formación masiva para ellas. Y eso que las familias también son parte importante de la comunidad educativa y de la propia educación en su conjunto. Son tres patas, unidas por la administración. Si una falla, no hay taburete que se sostenga.

Tengo claro también que va a haber muchos docentes que van a buscar excusas para no formarse. Hay algunos que llevan más de veinte años de docencia que esto les ha venido de nuevo y, como siempre, mejor buscar las excusas fuera que reconocer los errores propios por no haber querido formarse. Que es muy bonito dar las culpas a “quien no les ha formado”. No excuso a la administración pero, viendo la cantidad de abandonos que se dan en los cursos o, simplemente, la necesidad de muchos de buscar las horas para el próximo sexenio, me da qué pensar. Sí, soy muy crítico con todo. Incluso conmigo mismo. Conmigo creo que es con el que más crítico soy.

Se ha de reconocer que un plan de competencia digital serio para la comunidad educativa requiere tomar varias decisiones importantes. Ninguna de esas decisiones va a estar a gusto de todos. Os las voy a resumir: inversión, diseño de una formación de calidad (no por expertos de chichinabo y sí por gente que sabe del tema -que haber, haylos-), establecimiento de un plan curricular de informatización específico al margen de asignaturas concretas, dotación de equipamiento, obligatoriedad a los docentes para que se formen y evaluación exhaustiva de dicha formación, etc.

Eso sí, si queréis podemos seguir como hasta ahora que, al final acaba funcionando porque, si podemos usar tablas de arcilla, ¿por qué vamos a complicarnos la vida con la tecnología?

Finalmente me gustaría hacer un poco de futorólogo educativo… “Estoy convencido de que nada va a cambiar en un futuro en cómo se forma en competencia digital, a los chiringuitos que no me los toquen y seguirá habiendo falta de inversión, diseño y planificación del asunto”. Y me apuesto lo que queráis. Mirad si estoy convencido de ello porque, como bien sabéis, los catalanes no hacemos apuestas que no sepamos que vamos a ganar.

Actualización

Voy a aprovechar esta breve actualización para ahorrarme responder a una cuestión que, siempre que he hablado de competencia digital y la necesidad de que sea considerado algo transversal, algunos me han cuestionado. Va, vamos a ello:

TENER COMPETENCIA DIGITAL NO ES LO MISMO QUE SABER INFORMÁTICA

Después, si queréis, matizamos en los comentarios que queráis hacer al post.

 

En el día de hoy, antes de escribir este post, me he pasado por el formulario de solicitud del curso de Competencias Digitales (nivel básico) que empieza el 1 de mayo y, me he encontrado la asombrosa cifra de 581 personas, a menos de una semana de haberse abierto, que han solicitado poder hacerlo. La verdad es que esos números, como presión, son muy importantes. Espero estar a la altura de las 50 personas (por desgracia no llego a más) que van a poder hacer el curso. Creo que va a ser interesante, tanto para ellas como para mí porque, al final, debo reconocer que tengo un poco de interés egoísta por el asunto: quiero aprender de y con los que van a estar ahí 😉

Fuente: Elaboración propia

El curso ya está desarrollado, a manca de pulir, en las dos primeras áreas del Marco de Referencia de Competencia Digital Docente, en sus líneas de desarrollo de nivel básico (A1 y A2). No se ha tratado de crear material y sí de buscarlo por la red donde, grandísimos compañeros y personas relacionadas, directa o indirectamente, con la educación, lo han ido colgando. Además, también he escogido materiales de las administraciones educativas y de alguno de los cursos de formación en abierto que tienen publicados. La ventaja de hacer un curso sin ánimo de lucro es que puedes usar la mayoría de materiales Creative Commons y todos los vídeos de YouTube que te apetezca. Embeberlos hace que generen más visitas y, normalmente, el autor ya está contento con eso. En caso de no quererse compartir un vídeo en YouTube puedes ponerlo en privado. No estás haciendo negocio con materiales de terceros. Y eso es la clave para poder usar muchas cosas.

Fuente: https://academia.xarxatic.com/

Estoy muy nervioso. Jamás había realizado algo de tanta envergadura como montar un curso de formación online tan “completo”. Además, para asegurarme de no tener problemas con el servidor, he contratado un VPS y, para hacer vídeos explicativos sobre el uso de determinadas herramientas, me he hecho con una licencia de un programa de grabación de pantalla. Reconozco que puede salir muy bien o muy mal. Yo solo espero que salga. Una vez estemos todos en el aula virtual, espero disfrutar. Ahora, en la previa del partido, más nervioso que un flan.

Eso sí, en el post me gustaría también pediros cosas a todos los que os pasáis por aquí. No, no es preocupéis. No es dinero. Si hubiera querido dinero, hubiera puesto el curso a un determinado precio. Ya sabéis que, a pesar que algunos siempre me critiquen “por querer obtener algo” porque, en sus mentes retorcidas, no puedan plantearse que hay personas que hagan o hagamos cosas por apetecernos sin buscar nada a cambio, jamás os he pedido dinero. Bueno, mentira, en todos los posts tengo un botón de donaciones. Si incluso quité la publicidad de Google. Es que algunos me deberían explicar dónde hago dinero. Eso es algo que siempre me he preguntado porque, a lo mejor tengo mucho y no me he enterado dónde. Menos aún cuando, por ejemplo para este curso, entre hosting y programa de edición, ya llevo gastados de mi bolsillo más de 300 euros, sin contar las horas de trabajo. Pero vayamos a lo que os voy a pedir…

Lo que os pido es que, si tenéis algún material (en formato digital, sea pdf, actividad multimedia, vídeo, etc.) y queréis compartirlo, para que vuestros compañeros puedan usarlo, relacionado con alguna de las cinco áreas de Competencia Digital Docente que os pongo a continuación, me lo mandéis (en la pestaña de “contactar” tenéis cómo poneros en contacto conmigo). Así lo reviso y si tiene cabida, lo incorporo al curso. Muchas gracias de antemano.

  • Información y alfabetización informacional.
  • Comunicación y colaboración.
  • Creación de contenidos digitales.
  • Seguridad.
  • Resolución de problemas.

Por cierto, ese material va a estar totalmente referenciado al autor siempre, teniendo en cuenta que, cuando finalice esta edición todo el material del curso va a abrirse a todo el mundo que quiera verlo, usarlo, copiarlo,… Y si alguna administración educativa quiere usarlo para formar a su profesorado, que lo coja. Lo único que limitaré es que pueda usarse para hacer negocio. Ésa es mi única línea roja.

Nada, el post simplemente para deciros que estoy como un flan, llevo mucho trabajo detrás del curso y espero que, a los que, después del sorteo una vez finalizado el plazo de solicitud (25 de abril) estéis dentro, os guste. Seguro que fallan cosas pero, con vosotros, seguro que lo iremos resolviendo sobre la marcha.

De ésta salimos. Un abrazo a casi todos. A los que siguen usando todo lo que pueden para atacarme, que les den. Allá ellos y su persecución enfermiza hacia mi persona.

Como todos los que os pasáis por aquí sabréis, desde hace unos días he puesto en marcha una “Academia online” para poder ofrecer, de forma totalmente gratuita, formación para el profesorado en competencias y habilidades digitales. La academia la he bautizado como e-XARXATIC (sí, tampoco no me he roto los cascos pensando en el nombre). Es mi manera de intentar devolver a la comunidad lo que he ido aprendiendo estos últimos años de ella.

Fuente: Elaboración propia

Pero bueno, vayamos a lo que importa. Lo que importa es que, como podéis ver en la imagen siguiente, ya estoy trabajando en la gestión del primer curso que voy a ofrecer en esa Academia. Un curso de Competencia Digital Básica, dirigido a docentes de cualquier etapa, relación contractual y tipología de centro, que va a empezar en mayo de 2020 y va a finalizar a mediados de julio (son dos meses y medio de formación). Curso montado totalmente en servidor propio, usando Moodle como gestor de contenidos, con una oferta de 50 plazas.

Fuente: Elaboración propia

El curso consta de cinco bloques, relacionados con las habilidades/competencias básicas del Marco de Competencia Digital Docente. Los bloques son los siguientes:

  • Información y alfabetización informacional.
  • Comunicación y colaboración.
  • Creación de contenidos digitales.
  • Seguridad.
  • Resolución de problemas.

Todos los bloques van a constar de un apartado teórico, algunos ejercicios/prácticas para ir adquiriendo determinadas habilidades en el uso y/o creación de determinadas herramientas, foros de comunicación y chats grupales. Además, se va a tratar de un curso “vivo”. Eso implica que, conforme vaya encontrando recursos interesantes para vosotros, los iré incorporando.

Ayer informé “bajo mano” del enlace para poder inscribiros al curso. Hoy lo hago en este post.

Fuente: Elaboración propia

Aquí tenéis el enlace para solicitar inscripción en el curso (Solicitud Inscripción).

El 25 de abril se cerrará la solicitud de inscripciones y, en caso de ser más de 50 personas las solicitantes, se procederá a hacer un sorteo entre las mismas. Entre el 26 y 28 de abril recibiréis, los que hayáis sido admitidos, un correo con vuestro nombre de usuario y contraseña de la plataforma y, a partir del 1 de mayo empieza el curso.

Cuando acabe este curso la intención es abrir solicitudes para un curso de Competencias Digitales Nivel Intermedio y dejar éste, de  Nivel Básico, totalmente abierto a invitados.

Y respondiendo a algunas preguntas que me estáis planteando por Twitter o por el formulario, debo comentaros que se trata de un curso para el que no se necesitan muchos conocimientos previos ni para el que se va a ofrecer ninguna certificación oficial. Otra cuestión es que me invente algún certificado o insignia para que os pueda entregar algo cuando acabéis 😉

Nunca podré devolver a la comunidad educativa todo lo que he aprendido de ella. Esto solo es una manera de deciros GRACIAS.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

No sé qué os parece pero, entre la vorágine que se ha creado estos días por crear recursos, mandar deberes, hacer videoconferencias o, simplemente, planificar calendarios de trabajo para seguir las mismas rutinas que en el aula presencial, me planteo una posibilidad: ¿por qué no aprovechar estos días para mejorar la competencia digital de la comunidad educativa? ¿Por qué no aprovechar para hacer competentes digitalmente a docentes, alumnado y familias? Creo que sería una opción interesante y, además, damos un revulsivo a algo que, por desgracia, no se ha implementado jamás en condiciones en nuestro modelo educativo.

El tema de los docentes y las competencias que, en principio se deberían asumir, vienen muy marcadas en el siguiente cuadro.

Fuente: Magisnet

Un cuadro que se desarrolla mejor en el documento que está colgado en la siguiente web. Además, por qué no plantearse que, desde la administración (en este caso estatal, al ser un marco global que afecta a todos los docentes porque, en estos momentos, la situación de confinamiento es la misma y también sus necesidades) se diseñe un curso de formación abierto donde se desarrollen esos contenidos. Los docentes ahora sí que tienen ganas de capacitarse digitalmente. O, en caso de docentes con competencia digital elevada, ganas de echar una mano en esos foros y debates que podrían crearse en ese curso. Es que, a estas alturas de la película no hay otra. Podría realizarse un acceso por credenciales y el curso estar replicado en todas las Comunidades Autónomas pero, el diseño y la planificación lo dejo para los que tengan poder de decisión.

¿Y para los alumnos qué? No son nativos digitales y, al igual que sucede con los docentes, carecen, en ocasiones de competencia en el uso de las herramientas más básicas: correos electrónicos, edición de textos, manipulación de imágenes (el simple hecho de enviar estos días, según muchos docentes, las imágenes torcidas, lo demuestra), búsquedas por internet, detección de fake news, etc. Claro que podía haberse estructurado mejor esa competencia digital en el aula pero no se ha hecho. Y ahora, ¿por qué no aprovechar el momento para hacerlo? Hay tiempo y, salvo el alumnado de segundo de Bachillerato, se podría establecer un par de días para darles material sencillo que permitiera que fueran avanzando en ciertas cosas. El temario ahora ha saltado por los aires. Y el que no quiera verlo es que tiene un problema. Ahora debemos intentar usar este tiempo de aislamiento para conseguir aprendizajes útiles.

¿Tan malo sería que se montaran aulas virtuales para el alumnado donde, agrupando a varios centros de una misma localidad, se enseñara competencia y estrategias digitales? En caso de localidades más grandes o capitales de provincia, con más de cinco centros educativos por etapa, se podría establecer una distribución de varias plataformas por distritos. No me vale que algunos me digáis que en vuestros centros los alumnos ya son digitalmente competentes. Se trata de no dejar a nadie atrás y la competencia digital es clave. Lamentablemente, el tema de la brecha digital no se puede solucionar de un plumazo pero, como mínimo, habrá una masa crítica de alumnado que saldrá bien formada. Si esas aulas se dinamizan bien, tanto van a aprender los dinamizadores del alumnado como el propio alumnado. Ellos no son nativos digitales y, por ello, necesitan toda la ayuda del mundo. Al igual que también la necesitan muchos docentes. Y no es el momento de decir que ya todos han tenido tiempo de asumir esas competencias y no han querido. No toca. Ahora toca hacer cosas.

Finalmente, para las familias haría lo mismo. Aprovechando la experiencia de las escuelas de adultos, se podría establecer, para las familias del alumnado, un procedimiento básico para ir capacitándolos digitalmente. Muchas familias no saben nada de internet, ni de gestionar lo básico. ¿Por qué no aprovechar? Las familias también pertenecen a la comunidad educativa y ya empieza a ser hora de que algunos se lo crean.

No es tan difícil de diseñar lo anterior ni llevarlo a cabo. Además, ¿creéis realmente que es tan imprescindible que el alumnado siga el horario lectivo a rajatabla en el modelo virtual? ¿Tan complicado sería gestionar dos días para mejorar la competencia digital del alumnado? ¿Tan mala idea os parece tener aulas virtuales para capacitar de una vez al profesorado? ¿Es tan ilógico pensar en las familias y en lo necesario que ellas también sean parte de esta campaña para mejorar la competencia digital?

Yo lanzo la idea. Si alguien quiere recoger el guante…

Simplemente deciros, como hago al finalizar cada post, que de ésta se sale. Un fuerte abrazo a toda la comunidad educativa. Una comunidad que ahora toca que esté más unida que nunca.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

La mayoría de docentes no tienen buena competencia digital. Por cierto, cuando hablo de competencia digital no me estoy refiriendo a “competencias de informático”, me estoy refiriendo a competencias digitales muy básicas. Tan básicas como son saber configurar la pantalla de un ordenador, encender un proyector o, simplemente, saber buscar en Google cómo solucionar determinadas cosas. Es que, sinceramente, después de ver como ayer uno decía que Moodle le había hecho enviar la tarea tres veces porque se le pasaba el tiempo de edición y que, no le dejaba pegar el contenido de un documento que hiciera aparte, uno ya no puede menos que ver que falta mucho camino por andar. Sí, hay muchos docentes que no saben usar las combinaciones ctrl+C o ctrl+V. Tampoco saben instalarse un certificado digital. Y ya no digamos saber gestionar las herramientas básicas para poner notas, incidencias o, simplemente, enviar correos electrónicos con copia oculta. Eso es algo que no debería permitirse. No se trata de usar las TIC porque sí. Se trata de tener un mínimo de capacidad para su uso. Es que ya tardamos en hacer un plan de capacitación digital del profesorado en condiciones.

Fuente: https://www.ibecmagazine.com

Un detalle, en el párrafo anterior ya habéis visto que no incluyo la manida frase de que “los alumnos saben más de tecnología que los docentes”. No es cierto. Los alumnos, más allá de su Instagram, edición de vídeo rápida con el programa “para tontos” del móvil o de imágenes, poniendo caritas de perro muy molonas a las caras de sus amigos y/o familia, tienen una competencia digital bajo mínimos. Así que, por favor, hagamos algo para solucionar el problema porque, al final, no es un problema de unos u otros. Es un problema y un déficit que tiene la comunidad educativa (va, tirándome al río, también incluyo a las familias).

No sé de quién es culpa de la falta de competencia digital de alumnos y docentes. Bueno, tengo claro que sin competencia digital de los segundos es imposible enseñar a que los primeros sean competentes pero, ¿es necesario que un docente use las TIC con sus alumnos? Usar las TIC nada tiene que ver con ser competente digitalmente. Subir un vídeo a Youtube tampoco es ser competente digitalmente porque, al final, la competencia digital va por otro lado. Un lado más destinado a conocer ciertas cosas (qué significan las licencias libres, que un programa sea libre o privativo, de qué nos están hablando cuando mencionan ciertas cosas, etc.). Y ello me lleva a la segunda reflexión rápida de esta mañana. A cuándo no debemos usar las TIC en el aula. Ya sé que he hablado muchas veces de ello pero, me apetece relacionándolo con esta reflexión, recordar el decálogo que siempre tengo en la cabeza.

No deberíamos usar las TIC cuando…

  • Su uso va en detrimento de habilidades básicas que deben asumir los alumnos (cuestiones básicas de lectoescritura, expresión escrita y operaciones matemáticas básicas de cálculo mental).
  • Su uso comporta el mantenimiento de prácticas idénticas a las que se realizarían sin esos dispositivos digitales (usar las TIC para hacer lo mismo de siempre es un error).
  • Su uso está excesivamente condicionado por la infraestructura técnica del centro. Conexiones lentas en los centros educativos hacen que usar las TIC se convierta más en una cuestión de fe que en una posibilidad real de uso.
  • Su uso supone una pérdida de tiempo respecto al uso de otras alternativas viables.
  • No estamos suficientemente preparados para ello (y no me estoy refiriendo solo a formación en la herramienta a usar).
  • Las usamos por obligación.
  • Lo único que hacemos es sustituir los libros en papel por libros digitales.
  • No tenemos claro el objetivo real de su uso.
  • Pensamos en las TIC como un enemigo a domesticar, etc.

Y, para cerrar el decálogo, jamás deberíamos usar determinadas herramientas y/o servicios en la nube sin conocer dónde van a ir los datos de nuestros alumnos porque, a mí me interesa mucho tener la llave del lugar en el que estén esos datos o, como mínimo, saber quién las tiene.

Después de casi veinte años de irrupción de la tecnología en el ámbito educativo seguimos teniendo muchos déficits. Y, por desgracia, todas las medidas que se han tomado, formación que se ha realizado o, multiplicación de herramientas y servicios para educación de los últimos tiempos, seguimos teniendo esos dos problemas básicos con la tecnología: la falta de adecuación de la competencia digital del sistema (que incluye a la comunidad educativa) o su capacitación, y la dinámica de algunos por usar las TIC a cualquier precio.

Sé que el concepto TIC es obsoleto porque ahora ya hay la moda del TEP (tecnología del empoderamiento), después de haber pasado por la del TAC (tecnologías del aprendizaje y del conocimiento). Algo que me lleva a cerrar el asunto pensando en si es necesario centrarnos tanto en las definiciones. Y no solo en el caso de la tecnología educativa.

No se trata de una crítica a nadie. Se trata de una reflexión a bote pronto acerca de un tema que me preocupa porque, de lo que sí que estoy convencido, es que la sociedad debe ser competente digitalmente. Es una competencia imprescindible para cualquiera que pretenda sobrevivir en esta sociedad, cada día que pasa, más tecnológica. Y que sepa reflexionar sobre la ética y las implicaciones de usar esa tecnología.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com