Hay dos cuestiones que, no por mediatizadas, dejan de ser el timo de la estampita. Me estoy refiriendo al concepto de “nativos digitales” y a la necesidad de infinitas horas de Informática para que los chavales tengan competencia digital. Lo primero, queda claro que es un timo a poco que alguien dé -o haya dado- clase a esos alumnos que solo saben usar como mucho Instagram y ponerse algunos efectos digitales. Ni aprenden más rápido, ni son más competentes digitalmente que un cuarentón o cincuentón, ni por el hecho de haber nacido en el boom tecnológico, más hábiles en el uso de herramientas y/o dispositivos tecnológicos. Tan solo hace falta querer mirar y quitarse la venda de lo que nos llevan vendiendo desde la irrupción del concepto.

Y ya entrando a lo segundo, ¿realmente alguien cree que dar más horas de Informática, con más docentes especializados, implica una mejor competencia digital del alumnado? A ver, sincerémonos… la inmensa mayoría de alumnado cuando acaba la ESO no sabe realizar filtrado de información, curación de contenidos, envíos de correo con copia oculta, justificación de textos o, simplemente, pasar un documento a pdf. Ya no digamos usar una herramienta para retoque de imágenes. Sí, reconocedlo, las actividades que mandáis habitualmente con GIMP se las copian de un año para otro. Y nos importa una mierda porque, al final sabemos muchos que la informática basada en herramientas o tal y como está planteada en educación obligatoria, es un auténtico despropósito. Algo que solo pueden defender los que viven de ello. Me incluyo aunque yo no lo defienda. Cultura y competencia digital poco tienen que ver con el currículum o las actividades repetitivas que se manda al alumnado. Incluyo el tema de Scratch y el boom de la programación. Los errores de la tortuguita del Logo y del BASIC repetidos hasta la saciedad. No aprendemos.

Entiendo que algunos defiendan más horas “de lo suyo”. Vale para Informática y para cualquier otra asignatura, incluyendo la del recorte de maderitas que hacen más de la mitad de mis compañeros de Tecnología. Eso sí, para perder el tiempo, mejor reformular qué debería ser la Informática porque, viendo el currículum no hay algo más infumable que lo anterior. Currículums nefastos, diseñados con el ojete y que, por motivos ignotos, se siguen perpetuando Ley tras Ley. Tenemos más leyes educativas que reformulación de currículums, aproximaciones científicas a la educación o, simplemente, sentido común a la hora de hacer ciertas cosas.

Yo estoy en contra de una asignatura de Informática. Al igual que, si por mí fuera, también me cargaría Tecnología, reharía el currículum de Primaria y la ESO, además de cargarme de un plumazo los Bachilleratos de Letras y de Ciencias. Eso sí, siempre habrá algunos que dirán que lo suyo es imprescindible. Joder, ¡mirad para qué sirve la Informática en etapas obligatorias! No hagáis un acto de fe. La realidad es que la competencia digital del alumnado, aparte de tener un mal punto de partida, tampoco mejora por más horas que se le metan de una asignatura específica. Eso sí, para eso nos deberíamos cargar el modelo de chiringuitos. Y los chiringuitos, por desgracia, están demasiado extendidos en el ámbito educativo.

Ahora ya dejo que los de Informática (amén de otras asignaturas) habléis de lo imprescindible que es segmentar y hacer estanco el aprendizaje de competencias, poniéndome a parir. Por cierto, yo sí que quiero profesionales de Informática en los centros educativos, pero no para arreglar cacharros como coordinadores TIC o jugar a cuatro programas que marca el currículum, en aulas masificadas y equipos obsoletos.

(Visited 598 times, 1 visits today)

Acerca del Autor

Jordi Martí

Simplemente soy alguien al que le gusta escribir. Y que disfruta haciéndolo.

Ver Artículos