Me voy a inventar una asignatura sin currículo. No hay huevos. ¡Sujétame el cubata!

En la Comunidad Valenciana vamos sobrados, tanto de horchata como de carajillos en la administración educativa. Un día se imponen los ámbitos. Otro se publica el currículo más extenso de la historia en algunas asignaturas. Y ya, rizando el rizo, son capaces de inventarse una asignatura sin ningún tipo de currículo. Así, a lo grande. Copazo va, copazo viene. Creo que algún día deberían hacer un control de alcoholemia exhaustivo a la salida de la Conselleria de Educación. No solo de alcoholemia. Creo que la mezcla de alcohol, canciones de Rosalía y merchandising innovador está haciendo mucho daño.

Este curso me toca dar la asignatura de “Proyectos de Investigación”. Una asignatura que elegí en julio porque me apetecía, habiendo trabajado en investigación (sí, lo he hecho aunque algunos no se lo crean) explicar, siguiendo y adaptando los puntos que suponía que iba a tener el currículo, cómo realizar una investigación. En ese momento aún no estaba publicado el currículo y, como es lógico, pensaba que darían indicaciones acerca de cómo impartir una asignatura -bueno, materia, ya que tanto cambio de nomenclatura para hablar de lo mismo me descoloca- que aparecía nueva en el currículo de Bachillerato.

Pues bueno, el 12 de agosto se publicó en mi Comunidad el currículo de Bachillerato (enlace) y, ávido de lectura (sí, soy así de raro) me puse a buscar qué era lo que debería hacer en esta asignatura. Y voilà, con nervios y temblándome la mano en el teclado, me puse a abrir el currículo.

Lo primero una presentación de la nueva asignatura…

Además, en los dos cursos de bachillerato se ofrecerá la materia
optativa Proyecto de Investigación, con las características definidas
en el artículo 17 de este decreto. Esta materia podrá ser cursada por el
alumnado en uno o en los dos cursos de bachillerato. A tal efecto, el
alumnado podrá cursar esta materia en segundo curso de bachillerato sin
necesidad de haberla cursado previamente en primero de bachillerato.

Bien, ya parece que tiene una entidad importante. Además, esto de los proyectos mola a las Comunidades innovadoras. Busquemos el currículo desglosado. Bueno, busquemos. Bueno, sigamos buscando. Espera, que no aparece en los anexos como el resto de asignaturas. Así que buscaré en el artículo 17, porque parece que es el único sitio en el que aparece el currículo.

Fuente: https://dogv.gva.es/datos/2022/08/12/pdf/2022_7578.pdf

¿Me lo están diciendo en serio? Esto es lo único que explican. Ni palabra de análisis DAFO, formulación de hipótesis, revisión científica y ya no digamos, nada para referirse a la realización de toda la parte bibliográfica. ¿Me invento una asignatura de cuatro horas semanales sin contenido? Repito: estoy hablando de cuatro horas semanales para un alumno de Bachillerato.

Pero seguro que aparece algo en el artículo 9.2 del decreto. Seguro que sí.

Fuente: https://dogv.gva.es/datos/2022/08/12/pdf/2022_7578.pdf

Nada. Una asignatura sin currículo de cuatro horas semanales. Sí, sí ha habido huevos. Sí, han sido capaces los encargados de la redacción del currículo de hacer un “sujétame el cubata” de manual.

Ahora vamos a tener tantos docentes y modelos de Proyectos de Investigación como centros educativos haya. Pero bueno, ¿no es de lo que se trata? Se trata de inventarse cosas para ser muy innovadores, incluso que pedagógicamente sea nefasto para el aprendizaje del alumnado. Pero bueno, como comentaba hoy a la salida del Claustro en el que votábamos los ámbitos, a mí ya empieza a preocuparme solo lo que le pase a mí y a mi familia. Así que empieza a ser hora de que las familias muevan el culo para enfrentarse y denunciar estas cosas porque, al fin y al cabo, están jugando con el futuro de sus hijos.

Yo sigo preparando la asignatura a mi manera. A ver qué inspector tiene bemoles de decirme que no he hecho lo que (no) dice el currículo porque, sinceramente, al menos en este caso nadie sabe cómo enfocarla. Ni yo, ni ninguno de los otros pringados que hemos interpretado, al leer esta falta de concreción, lo que nos ha dado la gana. Y, como siempre, haremos lo mejor para nuestro alumnado. Sí, al margen de la cantidad de carajillos que parece que se tomen algunos.

Finalmente deciros que estoy rumiando que el alumnado que la escoja pueda elegir entre los siguientes títulos: “Análisis de la incompetencia de la administración educativa”, “Cantidad de carajillos previos antes de firmar una ley educativa” o, rizando un poco el rizo aunque no sea recomendable al ser alumnado menor de dieciocho, “Análisis cualitativo del déficit de polvos de los que, con todas las medidas educativas, tienen como único interés joder al alumnado”. Creo que de temas iré sobrado. Pero esto solo lo estoy rumiando en mi mente calenturienta porque, al final tocará, al igual que todos mis compañeros, enmendar en el aula a los inútiles que legislan y a los que les asesoran en ciertas cosas.

Como estoy haciendo en los últimos artículos, os recomiendo mi nuevo libro sobre educación para mayores de dieciocho, “Educación 6.9: fábrica de gurús”. Lo podéis adquirir aquí (en versión digital o papel) o en ese pop-up tan molesto que os sale. Y sí, me haría mucha ilusión que fuera uno de los diez libros más vendidos sobre educación este curso. 😉

Publicaciones Similares

Deja un comentario