XarxaTIC 2023: el ebook con las entradas del blog

Hoy he publicado XarxaTIC 2023, un ebook en pdf con las entradas del blog de este último año. Ha sido un trabajo brutal el maquetarlo porque, aunque parezca que no, a lo largo de este curso he publicado más de 300 entradas, de las que 298 están incluidas en el pdf. Aunque a mí me parece imposible haber escrito tanto, este pdf tiene un total de 850 páginas. Sí, ya podéis decirlo. Es una auténtica barbaridad. Lo ha sido incluso para mí que, en principio, soy el que las he escrito.

Pero hoy no voy a hablar solo de ese libro y de cómo podéis haceros con él. También me apetecería hablar, aunque ya sabéis que nunca me ha gustado, de métricas. De esos números que, conforme pasa el tiempo, cada vez me asustan más.

Vayamos por partes. Primero os digo cómo podéis haceros con el libro. Pues, a diferencia de los libros que he escrito, que podéis descargaros gratuitamente (podéis poner desde cero euros hasta la cantidad que queráis) con el enlace que os estoy poniendo al finalizar cada artículo, en este caso he optado que esta recopilación de artículos sirva para que podáis colaborar económicamente con el blog. Los artículos los podéis seguir leyendo gratis por aquí. Siempre va a ser así salvo, claro está, que algún día decida cerrar esta bitácora pero, si los queréis bien organizados y consultarlos en un solo documento, los vais a tener haciéndoos con lo que acabo de publicar hace poco.

El libro lo podéis adquirir aquí (o haciendo clic en la imagen). En el mismo aparecen los artículos publicados este 2023, más todos los enlaces que aparecen en el blog. Además, podéis acceder a todos los artículos desde su índice. Por tanto ya os digo yo que ha habido mucho trabajo y que no es una cosa que se hace en un pispás.

La portada está hecha con inteligencia artificial. A diferencia de lo que escribo en el blog, por desgracia el tema artístico se me da bastante mal. Y, repito, en este libro encontraréis todo lo que he escrito este último año: reflexiones personales, normativa, tutoriales de herramientas, etc.

Así pues, primera parte del artículo liquidada. Ya os he dicho qué hay de nuevo y una nueva manera, más allá de los comentarios y las interacciones, de colaborar con esto que estáis leyendo. Eso que, según métricas, cada vez estáis leyendo más. Lo sé, los números siempre he dicho que no me importan pero haber alcanzado este último año más de cinco millones de visitas y tres veces más ese número en páginas vistas, marea. Y marea mucho. Muchísimo.

He dejado, por salud mental, de interactuar en abierto por X (antaño Twitter). He optado por aislarme del ruido que hacen algunos por ahí solo buscando gresca e imponer sus planteamientos educativos. He preferido pasarme a Facebook. La verdad es que, a pesar de ser una red que dicen para viejunos, la gente que comenta ahí y con la que se establecen debates, es mucho más razonable. No estoy diciendo que en X la mayoría no sean personas con las que apetece hablar, pero se han creado varios grupúsculos tóxicos que, al menos a mí, no me hacen sentir a gusto. Sigo ahí publicando mis posts y contestando algunos mensajes directos. Y, claro está, leyendo lo que dicen. Eso sí, sin intervenir. Si quiero hacerlo, alguna vez traslados esas conversaciones que se dan en X al blog y lo comento por aquí.

¿Números en las redes sociales? Pues he tenido que mirarlo ahora. Unos veintidós mil y pico en X, unos ocho mil en Facebook y unos mil y pico que siguen mis publicaciones en el canal que me abrí hace poco de WhatsApp. Eso sí, no he podido ponerme a reflotar el canal de YouTube, ni hacer un Instagram molón o ponerme a hacer vídeos, como si no hubiera un mañana, en TikTok. Me sigue gustando más el escribir. Además, escribir me permite reflexionar a la vez que escribo, obligándome a leer mucho e informarme bien antes de publicar ciertas cosas. Cosas en las que siempre me puedo equivocar porque mi trabajo no es el de periodista, ni investigador, ni… es ser docente de aula. Bueno, después de haber tenido la última recaída de mi enfermedad, en barbecho y volveré en enero a la parte más gris de la administración donde, como he hecho siempre en el aula e hice cuando estuve ahí la otra vez, voy a intentar hacerlo lo mejor posible.

Muchas gracias por pasaros por aquí. Muchas gracias por dejar vuestros comentarios aquí o interactuar conmigo por las redes sociales. Muchas gracias por enviarme correos proponiéndome temas para hablar. Muchas gracias, en definitiva, a la inmensa mayoría que hacéis de este espacio, compartido con todos vosotros, un lugar en el que me apetezca cada día escribir algunas líneas.

Felices Fiestas. Espero que estos días disfrutéis con quienes os quieren o encontréis a quien os quiera y que, el año que empieza en nada, os traiga lo mejor en todos los sentidos. Yo no creo que haga un cierre temporal del blog hasta pasado Reyes, porque ya sabéis los que me conocéis o me seguís hace tiempo, que esto de escribir es, más que un hobby, algo que se ha convertido en una especie de adicción. Sin efectos secundarios salvo, claro está, alguna colleja digital que me llevo por escribir acerca de ciertas cosas y pisar ciertos charcos.

Un abrazo muy fuerte. De esos que duelen por el cariño con el que se dan.

Os recuerdo que tenéis un canal de WhatsApp (aquí), en el cual no compartís ningún dato personal (no, no se comparte vuestro número teléfono, ni tampoco vais a ver el mío), en el que podéis recibir todos los artículos que estoy publicando y que, además, tenéis la posibilidad descargaros mis libros en formato digital, a partir de cero euros, desde aquí.

Publicaciones Similares

Un comentario

  1. Gracias por tu blog, que me ayuda a reflexionar y está muy bien escrito. Y, además, me permite darme cuenta de que no estoy loco en mis opiniones sobre muchos aspectos educativos que venden como nuevas metodologías y a mí me parecen pura fachada. Y, lo que es peor, cada vez más imposibles en el aula, por cómo es el alumnado a día de hoy.
    Feliz Navidad!

Deja un comentario