Tag

Amazon

Browsing

Después de volver a realizar el intento de ir enviando el libro en papel, ensobrando y llevándolo a Correos, para que pudiera llegar a todos los que estaban donando una determinada cantidad, sumado a los correos en los que muchos del otro lado del “charquito” me pedían la posibilidad de obtener mi último libro en papel, he tenido que ceder. No me siento orgulloso de que haya ganado Amazon pero, al final, no te toca otra que querer pasar por el espacio donde puedes encontrar desde lavadoras hasta productos de higiene íntima. Es lo que tiene el modelo “de todo en uno” donde la comodidad es lo que acaba pesando más que otras cosas.

Fuente: Elaboración propia

Pues bien, ya tenéis mi nuevo libro en Amazon. He aprovechado, de paso, para mejorar el formato Kindle que tenía colgado en Gumroad (la plataforma de donaciones). Así que, al final para todos aquellos que me lo habéis pedido ya lo tenéis disponible ahí. No me siento ni mejor ni peor por tenerlo ahí. Simplemente, tal y como he dicho en más de una ocasión, es imposible ser uno totalmente coherente con sus ideas en ciertos momentos porque, por desgracia, las situaciones personales (en este caso el esfuerzo que suponía, para alguien que tiene un trabajo a jornada completa, hacer todo el papel de distribuidor de libros), al final son las que marcan la toma de ciertas decisiones.

Lo podéis adquirir desde los siguientes enlaces (sí, para todos los que os compréis el libro de tapa blanda -o sea, en papel-, podréis descargaros de forma gratuita el de formato electrónico).

Comprar Eduentertainment (versión papel)

Comprar Eduentertainment (versión Kindle)

Por cierto, para aquellos que queráis la versión digital y no queráis, por determinados motivos, pagarla, me la podéis pedir por correo electrónico o por la pestaña de “contactar” del blog. Eso sí, como siempre os digo, tanto para los que os lo habéis descargado hasta ahora donando o sin donar, lo que más me interesa de haber publicado este libro es vuestro feedback.

Finalmente, un detalle… ya sé que algunos me criticarán por haber puesto el libro en Amazon pero, como dije hace unos días, no hay nada que me importe menos que la opinión de algunos porque, al final, lo virtual es una extensión de lo analógico y, sinceramente, lo que me digan algunos personajes me la trae al pairo. Es lo que tiene haber entendido muchas cosas en los últimos tiempos 😉

Claro que es por Amazon. Intento ser coherente en ciertas cosas (cada vez menos) y, a veces, hay cosas que me cuesta mucho hacer. Ya me costó en su momento publicar mi primer libro en Amazon (me ahorro el enlace al arrepentirme de haberlo publicado ahí y, creo que lo voy a retirar) porque, sinceramente, me apetece entre poco y nada que un libro se pueda comprar en el mismo libro donde podemos adquirir bragas, calzoncillos o una nevera. Soy de librerías o, al menos de lugares donde la despersonalización de ciertas cosas no esté a la orden del día.

Fuente: ShutterStock

Hace poco más de diez días he publicado mi segundo libro y, por ahora, está solo en formato digital (lo podéis adquirir aquí). No lo he publicado en Amazon por dos motivos fundamentales: el primero es que no vivo de vender libros y, el segundo, es el que he mencionado anteriormente acerca de qué me parece una multinacional donde puedes comprar de todo, de forma totalmente neutra y sin ningún tipo de distinción respecto a otro tipo de productos. Quizás sea un iluso pero, al final, ¿cuál es el objetivo de haber publicado el libro? ¿Ganar dinero? Pues más allá de tener el dinero para poder enviar a imprimir ejemplares en papel para “amiguetes” o sortear algunos, va a ser que no. ¿No me gusta el dinero? Claro que sí. Ojalá vendiera un millón de ejemplares y pudiera retirarme pero, por desgracia, es bastante más que probable que, salvo impedimentos médicos, siga currando en mi profesión (u otra) hasta la edad de jubilación. Me gustaría vivir de mis aficiones pero reconozco mis múltiples limitaciones.

Pero os iba a hablar de Amazon. De tener todas las facilidades de publicarlo (incluso en versión papel), llegar a un montón de gente e, incluso poder vender más… Pereza absoluta y, sinceramente, pocas ganas de ponerme con ello. Lo siento por los que me estáis pidiendo un modelo fácil para poder adquirirlo en eso que tanto gusta subrayar pero os informé que, al menos con mi lector de ebooks, también puedo subrayarlo. Y eso que yo soy de los que sigo comprando en papel aunque, al final, también estoy optando por comodidad (y falta de espacio en casa) por la versión digital de algunos libros.

No soy escritor profesional. No tengo necesidad de llegar a tropocientos lectores que, mientras están pendientes de comprar un móvil de última generación, deciden echar un vistazo a los libros que también tienen en Amazon. Me interesa mucho más el debate acerca de lo que escribo. Un debate que, al menos en este caso, vale 4 euros. El escarmiento que os he comentado en más de una ocasión con el primer modelo de “ofrecer gratis” mi primer libro. Ya si eso os lo repito pero, al final, es que ya cansa repetirme.

Por cierto, para todos aquellos que penséis que debería haber publicado el libro gratuitamente, me gustaría pediros que os ahorréis los mails. No voy a contestar a algo que, sinceramente, lo único que demuestra es que leéis muy poco lo que llevo diciendo en los últimos tiempos. Bueno, y un morramen considerable porque, al final, ha sido un esfuerzo lo que ha supuesto el escribirlo. Y, al menos con los que lo estáis adquiriendo, me llevo una sensación agradable porque sé que, aunque sea después de haber pagado esa pequeña cantidad, seguramente lo vais a leer.

¿Es malo publicar los libros de uno en Amazon? Pues va a ser que no pero, al menos a mí no me apetece seguir haciéndolo, por muchos “beneficios” que tenga el asunto. El mío espero, como mínimo, poderlo presentar en la librería de mi pueblo 😉

No he hablado de las condiciones laborales de los trabajadores, pero creo que algunos ya intuís que va en el pack de mis reticencias.

Más de medio año después, miles de descargas realizadas (en todas sus versiones) y, un centenar largo de ejemplares en papel enviados he decidido subir el libro Educative Innovéision a Amazon. ¿Por qué ahora? ¿Había necesidad realmente de poner el libro en una plataforma como Amazon? Pues va a ser que, aún dudándolo mucho hasta el último momento, he decidido hacerlo así porque son muchísimos los correos que llevo recibidos en los que me preguntan cómo hacerse con un ejemplar en papel. Lo había intentado en otras plataformas pero, los costes de envío hacían que el libro saliera por unos veinte euros. Y, sinceramente, el libro no merece ni medio euro. Bueno, uno tirando largo. Y lo digo con toda sinceridad porque, al final, este libro no es nada más que un conjunto de reflexiones acerca de ciertas cosas que suceden en la educación, ampliando cosas que llevo mucho tiempo diciendo en el blog. Otro libro prescindible más que, al final, por lo visto ha generado reacciones dispares. Bueno, incluso yo ahora que me he puesto a releerlo veo que hay cosas que cambiaría o matizaría. Soy así de voluble.

Ahora lo he subido a Amazon en versión papel y Kindle. No tengo ni idea de cómo quedará la versión en papel para aquellos que decidáis comprarlo. Se previsualiza bien pero ni  tan solo he adquirido esa copia de prueba que puedo agenciarme directamente a precio de coste. Un precio de coste, por cierto, inferior al precio que os he colgado. Un precio que tiene mucho que ver con cuál va a ser, en caso de que alguien caiga en las redes de Amazon (¡qué maravillosa publicidad estoy haciendo!) con el uso que voy a dar al dinero obtenido. Sí, va a servir para financiar los costes de impresión de la segunda parte porque, me da pereza ponerme a hacer un crowdfunding. Una segunda parte que voy a empezar a iros colgando a partir de septiembre y que podéis seguir desde aquí.

Insisto, el libro sigue estando publicado en todos los formatos digitales, para descargarse por la patilla, en el blog. Así que, lo de pillaros la versión Kindle, salvo que queráis contribuir a que el nuevo libro vea la luz en papel y pueda hacer algunas cosas de esas que me apetece (como enviar a determinados amiguetes ejemplares, añadir un nuevo libro a una estantería cada vez más atestada o adquirir algunos barriles de horchata), podéis ahorrároslo. Además, si adquirís la versión en papel, la Kindle os sale gratis. Creo que lo de poner menos de un euro -por no poder menos, debido a la plataforma- a esa versión dice la cantidad de aportaciones que debéis hacer para media chufa.

Por cierto, aún me quedan algunos ejemplares de una reimpresión que, quizás, acabe regalando o sorteando. Es algo sobre lo que debo pensar un poco.

¿Era necesario escribir este post para justificar la decisión? Quizás no pero, por desgracia, tengo la manía de intentar explicar qué hago y los porqués de hacer ciertas cosas. Al menos en mi faceta profesional o más relacionada con mi profesión. Lo sé, debería intentar no justificarme tanto pero creo que este artículo no es ningún tipo de justificación. La versión corta… lo pongo en Amazon porque me da la gana. La versión que algunos van a entender… lo haces para sacarte una pasta. Bueno, quizás sea para optar al Global Teacher Prize para el cual tengo cada vez más números 😉

Con la incoherencia habitual me dejaba lo más importante. Podéis encontrar Educative Innovéision en los siguientes enlaces:

Y como siempre repito, lo más importante para mí siempre ha sido vuestro feedback (en cualquier sentido). Lo demás, valor añadido a lo realmente interesante.

Un detalle final… recordad que está en marcha la propuesta (y abierto el plazo de colaboraciones) del libro colaborativo acerca de la innovación educativa. Quizás el que más interés tenga, por la cantidad de visiones diferentes de un concepto cada vez más sobado y desnaturalizado.