Señor Sostres, ¿me va a permitir que, como maestro de la pública, recoja sus vómitos?

Señor Sostres, ¿me va a permitir que, como maestro de la pública, recoja sus vómitos?

No hay nada peor que escribir sin saber de lo que uno escribe. Bueno, salvo que uno se llame Salvador Sostres. En el caso que nos ocupa, que sirve de leitmotiv de este post, acusando al colectivo de docentes catalanes de estar formado por “gente barriobajera, poco inteligente y egoísta”. Añadiendo, claro está, algunos calificativos…