Tag

cooperativas

Browsing

Hay varias maneras de acceder a la docencia, con sueldo público, en este país. O bien se prepara uno unas oposiciones y las aprueba, o bien tiene amigos/realiza una entrevista para un centro privado-concertado o, se tiene dinero para montar con unos compañeros una cooperativa que, por decreto, automáticamente va a estar concertada. Este último proceso implica la compra, con dinero privado, de una plaza de docente, sin pasar por oposición ni entrevista personal. Tan solo se necesita el dinero para realizar la inversión inicial. Sí, las cooperativas son el mejor modelo, si uno tiene un poco de dinero o puede conseguir un aval, para tener sueldo público (de los impuestos de todos) garantizado de por vida.

¿Cómo funciona el modelo de cooperativa? Pues es bastante fácil… con una inversión de unos 50000 euros (a los precios actuales) más un aval para la construcción del centro educativo, uno automáticamente ya accede a un salario público de por vida. Sí, sin necesidad de pasar por ninguna oposición ni conocer a nadie para que te coloquen. Simplemente por tener dinero -o poder conseguirlo- uno se va a ver ungido con un sueldo público que, en pocos años, va a permitir amortizar la inversión inicial. Con garantías prácticamente cercanas al 100% y siempre con la posibilidad de revender esas acciones de la cooperativa a otra persona que se las quede. Por cierto, son el único modelo que, con pago delegado (que se realiza a los centros concertados) puede dar parte de su sueldo a la cooperativa para amortizar los costes de los primeros años. O sea que es un win win en toda regla porque, al final, la inversión inicial del asunto y el aval lo acaban pagando todos los ciudadanos vía impuestos. Hay varios ejemplos en la hemeroteca (ejemplo1, ejemplo2)  que, al final, muestran la realidad de la compra y venta de sueldos públicos comprándolos con dinero.

Solo hace falta también buscar por internet el mercado de estas plazas y el dinero que acaban moviendo…

Fuente: milanuncios.com
Fuente: milanuncios.com

Podéis encontrar muchas más ofertas de compra de esas plazas que garantizan el salario de por vida. Salario público, no lo olvidemos. E, incluso, una subasta para hacerse con esas plazas. Un mercadeo vergonzoso que no debería permitirse.

Fuente: http://docentesconeducacion.es
Fuente: http://docentesconeducacion.es

Lo de las cooperativas de profesores es un entramado muy cuestionable. Son puestos de trabajo que se compran y se venden al mejor postor. Que te garanticen un salario de por vida pagado con los impuestos de todos sin que tengas que pasar por ningún proceso de selección más allá de poner un capital inicial es muy goloso. Más aún cuando sabes que, una vez hagas la petición de esa cooperativa, a menos que choques con los intereses de algunas de las mafias que hay tras algunas de ellas, vas a conseguir crear tu centro educativo concertado en muy poco tiempo.

Fuente: docentesconeducacion.es

No hay nadie que pueda defender que alguien, teniendo dinero o posibles, pueda hacerse con una plaza de docente pagado con el dinero de todos. Ya chirría lo de la concertada a dedo pero, sinceramente, al menos en el tema de acceso, da mucho más asco el procedimiento de compra y venta de plazas que se está dando en las cooperativas de enseñanza. Y sí, también son plazas que heredan los hijos de los primeros cooperativistas cuando se jubilan. A ver si empezamos a cargarnos este tipo de modelos que, al final, acabamos pagando todos con nuestros impuestos y van en contra de todos los criterios que deberían tenerse para hacerse con una plaza sostenida con dinero público.

Si alguien tiene ganas de empezar a decir que las oposiciones no sirven de nada, que es mejor tener docentes vocacionales que gastan su dinero para ser docentes u otras cuestiones similares, que se lo ahorren. Las cooperativas de enseñanza son entes totalmente mafiosos que, por cierto, nada tienen que ver con las cooperativas que existen en otros ámbitos porque, en este caso, estamos pagando todos la creación de esos centros, el salario de esos profesores e impedimos que, para esas plazas, puedan entrar docentes que, por determinados motivos, no pueden hacerse con esa inversión inicial.

¿Os imagináis que teniendo dinero alguien pudiera conseguir una plaza de juez, policía, médico,… cobrando del erario público? ¿A qué os pondríais las manos en la cabeza? Pues eso son las cooperativas de profesores.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Siempre me sorprende la facilidad de comprar determinados modelos educativos si son capaces de vendérnoslos bien. Uno de los modelos que gran parte de la sociedad compra, incluso que a efectos reales sea lo mismo que mantener centros religiosos pagados por todos, es el caso de las cooperativas de profesores (o cooperativas de enseñanza). Modelos educativos que se basan en un grupo de profesores que deciden abrir un centro educativo y, una vez abierto, se convierten en socios y docentes del mismo. Centros educativos que prácticamente se conciertan en su totalidad. O sea, que el salario de esos profesores que se han montado su propio chiringuito educativo los pagamos entre todos.

Estos días ha saltado la noticia a los medios de comunicación acerca de que Madrid deja sin escuelas infantiles a siete cooperativas de profesores. Han sido muchos mis compañeros de la Pública que han criticado dicha decisión. Muchos quienes han defendido a esos docentes cooperativistas que, en su momento, montaron un centro educativo que les ha permitido ir cobrando nóminas pagadas con dinero del erario público. Qué maravilloso montar un negocio en el que, después de poner una cantidad inicial (se calcula que de 10000 a 20000 euros por socio) se sabe que el Estado (o la Comunidad Autónoma mediante pago delegado) te va a pagar el doble de lo que has invertido el primer año. Qué maravilloso saber que también con el dinero de todos nos vamos a hacer cargo de ese proyecto pedagógico que lo único que hace es sanear las cuentas corrientes de los socios con el dinero de todos.

Lo de las cooperativas de profesores es un entramado muy cuestionable. Son puestos de trabajo que se compran y se venden al mejor postor. Que te garanticen un salario de por vida pagado con los impuestos de todos sin que tengas que pasar por ningún proceso de selección más allá de poner un pequeño capital inicial es muy goloso. Más aún cuando sabes que, una vez hagas la petición de esa cooperativa, a menos que choques con los intereses de algunas de las mafias que hay tras algunas de ellas, vas a conseguir crear tu centro educativo concertado en muy poco tiempo.

Por cierto, las plazas de docentes-socios se compran y se venden. Es habitual encontrarte con anuncios parecidos al siguiente:

cooperativa_e1

O alguno que, yendo más lejos ya te dice la pasta que te van a cobrar para conseguir ese trabajo de por vida…

cooperativa_e2

Deberíamos pensar antes de ponernos a defender las cooperativas de enseñanza qué se esconde tras ellas. Un grupo de docentes u otros entramados (que también en la sombra se dedican a unir a docentes para que monten esos chiringuitos) que pretenden comprar su plaza de trabajo pagada con el dinero de todos. Algo que me parece surrealista. Algo que, como mínimo, debería hacernos reflexionar acerca del modelo que demasiados están defendiendo.

Por cierto, si he de poner en la balanza los centros concertados gestionados por organizaciones católicas y las cooperativas, tengo muy claro que las dos fórmulas de gestión educativas son igual de nefastas y cuestionables. No es de recibo que se siga subvencionando con el dinero de todos la economía de algunos.

Que yo haya aprobado unas oposiciones (y sí, podemos decir lo que se quiera de las oposiciones pero son bastante más transparentes que el dedo o la inversión inicial de las cooperativas de profesorado) en justa lid con más de 2000 opositores para unas pocas plazas hace más de una década, y que aún deba estar trabajando a casi dos horas de casa mientras algunos estén en chiringuitos pagados por todos a pocos minutos a pie, es algo que me cabrea. Más aún cuando veo a interinos que no van a poder trabajar este próximo curso por recortes educativos mientras se mantienen esa gestión privada que pagamos todos. Lo siento, no lo veo ni ético ni justo. No es de recibo seguir saneando las cuentas de algunos con el dinero de todos.