Yo fui a EGB

Los alumnos no son de mi generación. Ni conocen a Loquillo ni están en la EGB o el BUP. Mis alumnos conocen a ElRubius y escuchan música de artistas como Avicii. Es por ello que no podemos pretender trasladar a una nueva generación lo de generaciones anteriores. No estamos hablando de tecnología, estamos hablando de modelos educativos. De maneras de funcionar. De intentar establecer parámetros parecidos a los que existían cuando nosotros teníamos su edad porque, seamos claros, no tenemos nada que ver con ellos. Por eso hay algo que se hace imprescindible: recibir educación en actualidad adolescente. Sí, nosotros también tenemos que intentar adaptarnos a sus necesidades. Y sus necesidades vienen muy dirigidas por sus hábitos de consumo.

Fuente: http://pizulo.blogspot.com.es

Fuente: http://pizulo.blogspot.com.es

Si pretendemos entrar en un aula desconociendo el fenómeno youtuber, las herramientas que usan para comunicarse y, cuando hablan nuestros alumnos necesitamos un diccionario que no existe, es que algo estamos haciendo muy mal. Sí, la adaptación al aula (más que al aula, al contexto en el que viven nuestros alumnos) es algo imprescindible para establecer nuestras estrategias de trabajo. Es difícil porque es algo a lo que no estamos acostumbrados. Es difícil porque no tiene nada que ver con nuestra generación. ¿Os acordáis cuando hablábamos en el aula siendo alumnos de grupos que nuestros docentes no conocían? ¿Os acordáis de lo alejados que veíamos a alguien que hablaba un lenguaje que no tenía nada que ver con el nuestro? Han pasado los años pero, ¿realmente no os acordáis? Yo sí. Ello me lleva a plantear muchas cuestiones. Especialmente en mi necesidad de actualizarme. No es mala dicha actualización. Al igual que pasa con la metodología y las herramientas, necesitamos adaptar el discurso para que no sea algo tan alejado del de nuestros alumnos. No se trata de ir de guays, se trata de conocer la realidad que rodea nuestros alumnos y poder establecer estrategias eficaces. No es el hecho de conocer a ElRubius, AuronPlay o demás troupe de youtubers conocidos. Es ver qué posibilidades tenemos de usar este fenómeno para darle la vuelta y convertirlo en algo para poder ser usado en nuestras aulas. Bueno, como mínimo ha de servir para no usar un lenguaje tan diferente con nuestros alumnos porque, la brecha generacional se agranda con este tipo de detalles. No conocer su contexto hace que, en muchas ocasiones, se pierda parte de lo esencial y dificulte esa gestión (o transmisión para algunos) de aprendizajes varios.

Yo fui a EGB y siempre seré el docente en mi aula que llevará escrito a fuego lo anterior con todas las connotaciones que ello implica pero, lo que no me gustaría es, cuando necesito sacar situaciones para exponer determinados modelos o explicaciones, seguir usando aquello que, en su momento fue “moderno” y que ahora sólo sirve o entendemos aquellos que ya tenemos una cierta edad. Por cierto, ser “moderno” no ha de ser sinónimo de “cutre” con intentos de ser joven que, por suerte, ya somos mayorcitos 🙂

5 Responses

Deja un comentario