Tuitea con el hashtag #melasuda

No lo entiendo. La verdad es que no entiendo el modelo de formación a docentes, en cualquiera de sus vertientes, que se está perpetrando actualmente en muchos lugares por parte de muchas administraciones y entidades. Creo que cuando uno quiere formarse en algo, lo lógico es que el curso de formación verse en las habilidades o necesidades que tiene el docente. Y, en ocasiones, hay cosas que no hay por dónde cogerlas por mucho que uno le ponga imaginación.

Estoy haciendo un curso de acreditación para la función directiva en el que, curiosamente, la primera actividad consiste en realizar una presentación de ti mismo, con una herramienta multimedia “guay” (a elegir por los participantes) enumerando tres aspectos que me apetece que sepan de mí, dos actividades que no podría dejar de hacer por nada del mundo y un trabajo ideal que haría si no fuera docente. Y si a lo anterior le añadimos la ya previsible práctica de créate una cuenta en Twitter y tuitea con el hashtag #melasuda, ya tenemos errores de concepto en lo que debería consistir una formación para docentes porque, seamos sinceros, ¿qué coño aporta que el resto de participantes sepan de mí? Pues, sinceramente, yo estoy para aprender legislación, herramientas de gestión para la función directiva, estrategias de “liderazgo” y un largo etcétera de habilidades que me permitan, en caso de quererlo en otra vida, acceder a ser director de un centro educativo.

Sí, como ya sabéis lo que os pasáis habitualmente por aquí -aunque os prometo que soy mucho mejor en persona y frente a una horchata-, no puedo resistirme a sacar mi lado “malote” y enviar la siguiente presentación. Una presentación que ha contado con el beneplácito de mi mujer.

Fuente: Elaboración propia

La verdad es que yo no voy a un curso de formación para bailar, buscar pareja o que me hagan terapia. Para eso me voy a otros lugares que, por cierto, son mucho más agradables (aunque he de reconocer que hay compañeros muy agradables en este curso de formación). Lo de montar actividades que no tienen nada que ver con la formación es algo que, al menos a personas como yo, nos da la sensación que nos toman por gilipollas. Y, por cierto, mi tiempo es limitado y hay cosas en las que no me apetece perderlo.

Aclaro, eso sí, que dentro del curso hay temas muy interesantes en los que seguro aprendo mucho pero, sinceramente, a veces me da la sensación que meten ciertas cosas con calzador en los mismos, sin ningún tipo de sentido, para justificar que se trata de un curso empático y emocional porque, sinceramente, si no fuera así no se entendería.

Ahora que en Twitter empezamos a estar inundados de hashtags de docentes que asisten a cursos del INTEF u otras administraciones, determinadas Facultades de Magisterio, como exigencia para superar el curso, no puede uno menos que plantearse el sentido de todo eso.

Claro que se puede incentivar el uso de Twitter. Claro que puede enseñarse el uso de la plataforma e, incluso, decir que se trata de una plataforma donde hay una potente red de aprendizaje (cada vez más dispersa y difícil de discernir entre los que venden milagros educativos) pero, de ahí a convertirlo en una actividad obligatoria. La verdad es que creo que estamos montando actividades que, sinceramente, obligan a dedicar mucho tiempo al alumno y tienen muy poca utilidad pedagógica. Bueno, eso aparte de no tener ningún sentido en determinados momentos.

La formación del profesorado es algo mucho más serio que bailecitos, meditaciones y actividades chorras. O, al menos, debería serlo.

Estoy seguro de que los que diseñan determinados cursos y meten determinadas actividades en ellos lo hacen con toda la buena intención. Agradecería eso sí, que antes de hacer determinadas cosas pensaran de qué están creando el curso, cuáles son las necesidades de los alumnos y si, realmente, conviene hacerles perder el tiempo con ciertas cosas.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

One Response

Deja un comentario