Como a veces me gusta leer y pensar sobre lo que han escrito otros muchos sobre temas relacionados con la Educación y las nuevas tecnologías, me he esperado un tiempo razonable para escribir algo sobre la situación de la Escuela 2.0 en nuestro país. Una Escuela 2.0 viva, pero un proyecto 1 a 1 muerto después de que mucha gente se haya lucrado con el mismo.

Pero vamos al inicio del problema. Remontémonos al diseño e implementación del plan. Un plan basado fundamentalmente en la distribución de diferente cacharrería (netbooks, PDIs, etc.) en los centros educativos, acompañados por ingentes cursos de formación montados para enseñar el uso de la herramienta. Es decir, introducir primero las herramientas para, posteriormente, poder ser usadas las mismas para llevar a cabo un cambio educativo en el propio sistema.

Dinero gastado. Mucho. Se habla de 3oo millones de euros, pero si sumamos las diferentes partidas que se han destinado a ese maravilloso proyecto (con subvenciones a diferentes portales educativos, distribuciones autonómicas, liberados docentes para hacer tareas relacionadas con el mismo cuyo salario ha de ser pagado igual que si estuvieran en el aula, pago a los responsables del proyecto, a los intermediarios, subvenciones a las editoriales montándoles plataformas de venta, campañas de márqueting gratis que han realizado a las empresas tecnológicas y de telecomunicaciones, propaganda institucional, etc.) podríamos llegar a cantidades que, posiblemente, doblarían la cantidad anteriormente mencionada. Pero, sin una ley de transparencia (aunque parece ser que el gobierno actual está por la labor -aunque ya veremos como acaban estas promesas cuando se acaben las campañas electorales en ciernes-) es muy difícil el indagar hasta descubrir el último euro gastado en este proyecto.

Pero vayamos a lo importante. ¿Qué significan esos rumores que hablan del fin de la Escuela 2.0? ¿Por qué la gente se empeña en confundir la Escuela 2.0 con el plan instaurado por el gobierno anterior?

La Escuela 2.0 no tiene nada que ver con la distribución de netbooks, ni con PDIs en todas las aulas, ni con compañías tecnológicas que venden determinados productos de hardware o software, ni con maravillosos congresos donde se expone cara a la galería las virtudes de un plan que no ha funcionado demasiado bien. Eso ha sido un proyecto 1 a 1. Un proyecto que, en los países con mejores resultados educativos en los diferentes informes (ya se que a algunos no les gusta oír hablar de PISA, McKinsey, etc. ya que consideran que los datos no son válidos porque no dicen lo que gustaría que dijeran) no han aplicado o, en caso de haberlo hecho los han abandonado.

Ayer mismo en el periódico argentino La Nación aparecía un artículo de título “la netbook casi no se usa en el aula“. Curiosamente son los países con resultados educativos mediocres quienes apuestan por este tipo de distribución de cacharros. Tampoco nos olvidemos del plan Ceibal de Uruguay que, cara al exterior se puede vender muy bien, pero la realidad del día a día en las escuelas donde se ha distribuido esos netbooks está siendo un auténtico fiasco. Eso sí, es fácil justificar lo injustificable. Siempre lo ha sido. Y, si en este caso del plan Ceibal aparecen netbooks (llamados “ceibalitas”) que se venden en Ebay o con un parque de los mismos de más del 40% que no funcionan o se han extraviado se obvia por los puristas del 1 a 1.

Suenan toques de corneta por la muerte del proyecto 1 a 1. Me alegro. Más me alegraría si los responsables de este despilfarro en cacharros devolvieran el dinero que ha costado o acabaran con sus huesos en la cárcel más lóbrega. No son los únicos, pero ya estaría bien escarmentar a algunos que juegan con el dinero de todos en proyectos estúpidos y de resultados más que cuestionables.

Eso sí, no sirva lo anterior para no reconocer un gran beneficio del proyecto. Ha permitido que muchos hablemos de él y que, queramos o no, ha habido un cierto poso de su filosofía en los centros educativos de nuestro país. Una filosofía más allá del reparto de juguetitos que nunca acaban de ir del todo bien y que se estropean con demasiada facilidad, pero estableciendo los cimientos de una Educación 2.0.

Una Educación más abierta, flexible, participativa y colaborativa. Con grandes docentes involucrados (aún los menos) pero con ganas de ir estableciendo las bases de una Educación 2.0 que, tiene poco o nada que ver con esas maravillosas nuevas tecnologías enlatadas que tanto daño han hecho a una filosofía de trabajo nueva y necesaria. Demasiado dinero para algo que era mucho más barato. Pero ya sabemos que en nuestro país el despilfarro ha estado (y está) a la orden del día.

Espero que ahora “los nuevos” no se inventen otro proyecto como éste. Aunque con las cajas vacías para proyectos educativos (no para aeropuertos de vuelos fantasma para los que siempre hay fondos disponibles) parece que poco van a poder hacer.

0 0 vote
Article Rating

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

Subscribe
Notifica
guest
13 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Emilio Quintana

La Escuela 2.0 no tuvo otro objetivo que el económico. Más de uno se ha hecho rico vendiendo inútiles PDI a precio de oro.

Emilio Quintana

Algunos hasta se han comprado un título nobiliario con la estafa.

Antonio C.

Yo no puedo alegrarme tanto. Aparte de que coincido en parte con las calificaciones sobre el gasto, no creo que pueda hablarse de una Escuela 2.0, si no se tiene detrás una tecnología 2.0. Con más, menos u con cacharritos diferentes. Será otra escuela. Creo que el fracaso viene dado por otros condicionantes, como puede ser el ancho de banda, pero creo que en primer lugar se encuentra la metodología y la resistencia al cambio. Ya se sabe. No se puede obtener resultados diferentes si se hace lo mismo que hasta ahora. No pensemos que todos los responsables del posible… Leer más »

claudia

Creo que somos víctimas de las políticas educativas de los paises. SI somos culpables!!! no gastamos de nuestra plata para capacitarnos!!!para comprarnos telefonos o máquinas que nos permitan ser usuarios de las tecnologías. Por favor! Lo único que falta que además de todo lo que nos pasa a los docentes tengamos que lacerarnos con que NO HACEMOS NADA. En mi país los que no hacen nada ganan por mes más de 60.000 pesos (14.000 dólares) senadores, diputados, que además tienen la potestad de votar sus propios aumentos! Los docentes de mi país este año nuevamente comenzaron el año lectivo con… Leer más »

Emilio Quintana

Más bien al contrario. Los que fuimos pioneros (mejorando lo presente) en el uso de la llamada entonces Web 2.0 con fines educativos, somos los que nos dimos inmediatamente cuenta de la estafa y del enorme coste que iba a tener en todos los niveles.

claudia

En Argentina se introdujo el modelo 1 a 1 sólo por ganar votos para el triunfo de estas elecciones de la SRA. K. Lo demás que gira alrededor del proyecto es todo una farsa para medianamente sostenerlo……. La llegada iruptiva de las netbook a los establecimientos fue nada MAS QUE POR PROSELITISMO….o les queda alguna duda??? Es una verguenza!!! Estamos en un momento de cambio en los sistemas educativos que llevará mucho tiempo ya que hay que educar para el siglo XXI lleno de tecnología, esto recién empieza, así que hay que seguir haciendo lo que podamos, como siempre los… Leer más »

trackback

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Como a veces me gusta leer y pensar sobre lo que han escrito otros muchos sobre temas relacionados con la Educación y las nuevas tecnologías, me he esperado un tiempo razonable para escribir algo sobre la situación de la E……

Ileana

¿Qué queremos decir cuando decimos que gestionamos la enseñanza? Si ( más o menos conscientes) la ideología de la que somos portadores (siempre tenemos una) está en función de una educacion bancaria, y “todo cambia para que nada cambie”. Si por encima de comprender esta sociedad y estas culturas, desde el pasado y el presente, ejerciendo el rol de ciudadanos participativos, todavía sobrevaloramos la memoria, el academicismo y la repetición. Si cuando nos planteamos un trabajo colaborativo hacemos “como si” estuviésemos colaborando y en realidad no es más que “una solución de compromiso” (sacarse de encima la tarea). Si todavía… Leer más »

Ileana

Tambien a mi me importa como se administra nuestro dinero en cualquier cartera: salud, educación, etc.y como se gestionan las politicas publicas. De la misma manera que me importa que los que estamos haciendo la educación tengamos la lucidez necesaria como para que nadie nos venda espejitos de colores, y a eso iba. Cuando digo gestionar la enseñanza no digo gestionar la educación. Si bien es una relación dialéctica ( EA), separo operativamente para acenturar la parte de responsabilidad que cabe.’No puedo ser profesor si no percibo cada vez mejor que mi practica, al no poder ser neutra, exige de… Leer más »

13
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x