|

Todos mis libros sobre educación… ¡gratis!

Ayer se acabó la obligación de no poder distribuir mi último libro en una plataforma diferente de Amazon. Un error de novato. Lo sé, cuando uno hace las cosas por su cuenta, pasando de las editoriales y sin tener ni idea de muchas cosas, acaba cometiendo ciertos errores. Y, en mi caso fue el ceder durante noventa días mi alma (o sea mi libro) al diablo (léase Amazon). Eso sí, para alguien que no quiere pasar por el rodillo de las editoriales, con todas las consecuencias que ello implica, Amazon te ofrece de manera muy sencilla la posibilidad de distribuir el libro “en papel” sin que tengas que poner ni un euro si te gusta hacerlo todo sin pasar por intermediarios.

Pero bueno, hoy ya voy a complementar, con mi último libro sobre educación, Educación 6.9, la posibilidad de que os descarguéis gratis todo lo que he publicado sobre educación, añadiendo este libro a mis dos anteriores (enlace). No he venido a hacer negocio y, aunque la distribución ahora permita que pongáis el precio que os dé la gana para descargaros los libros en versión digital (pdf, epub, mobi o kindle), también podéis poner “0” y os llega gratuitamente a vuestro correo.

La verdad es que este libro, tal y como dice en la introducción que escribí (que no me atreví a pedir a nadie), y que os pongo a continuación, es un libro de lenguaje muy soez que, quizás, debería haber pasado por un tamiz de lo políticamente correcto. Pero bueno, como dije en su momento… de perdidos al río. Y si vamos a escribir algo a lo barriobajero, hagámoslo. Hay cosas en educación que no merecen contestarse de otra forma.

¿Por qué un libro sobre educación para mayores de dieciocho años? ¿Por qué hablar de los gurús? ¿Por qué escribir un montón de capítulos, muchos de los cuales repiten discursos, plagados de críticas a ciertos relatos sobre temas educativos?

Las anteriores son preguntas que soy incapaz de responder. Tampoco soy capaz de responder a qué me preguntéis acerca del lenguaje soez y, en más ocasiones de las que debiera serlo, políticamente incorrecto, que me sirve para expresar mis ideas. Creo que ha sido más una cuestión de escribir centrándome en las formas que en el fondo. O quizás sea una excusa para permitir a aquellos que, vais a leer esto bajo una determinada óptica, que podáis centraros solo en el envoltorio del mensaje.

Este que tenéis en vuestras manos ha sido un libro muy complicado de escribir. Complicado porque, por desgracia, no tenía ningún modelo de literatura al que referenciarse. Hay literatura para mayores de dieciocho, pero, por motivos variopintos, creo que este es el primero en el que se mezcla la educación más formal con temas sexuales.

Ya son muchos años escribiendo, en ocasiones con lenguaje vulgar, acerca de temas que afectan a mi profesión. Ser docente es una profesión de riesgo a nivel mediático. Especialmente cuando los que la gestionan, y las voces a las que se hace caso, tienen muy poco de relación directa con lo que sucede en el aula.

Podría poneros el ejemplo de los curas que asesoran acerca de la mejor manera de meterla y de sacarla. Podría hablaros de los terraplanistas que, incapaces de bajarse de sus creencias, siguen creyendo en que si uno avanzara en línea recta se acabaría cayendo. Podría hablaros de recetas milagrosas para curar las hemorroides mediante la lubricación del ojete con hojas de ortiga cogidas en período de luna llena. Hay tantos ejemplos para usarlos como símil de lo que sucede con la educación.

No sé si debería haber escrito este libro bajo pseudónimo. No sé si no debería haberlo redactado nunca. No sé si, al final, esto no deja de ser otro ejercicio de mala literatura, al igual que la mayoría de los libros que se publican sobre educación. La verdad es que cuesta dar la cara en algo como esto, pero, sabéis qué dicen, que al final la vergüenza a partir de una cierta edad ya desaparece. Y uno ya se hace mayor. Mayor para poder decir lo que piensa. Mayor para poder enviar a escaparrar a los que piensen que este libro es una mierda. Mayor para poder decidir qué y cómo escribir.

Recordad que si los queréis en papel, se encuentran en Amazon (enlace). Los dos primeros libros intenté distribuirlos personalmente en papel pero, sinceramente, era un trabajazo lo de ponerse a enviarlos por correo.

Os recuerdo que tenéis un canal de WhatsApp (aquí), en el cual no compartís ningún dato personal (no, no se comparte vuestro número teléfono, ni tampoco vais a ver el mío), en el que podéis recibir todos los artículos que estoy publicando y que, además, tenéis la posibilidad descargaros mis libros en formato digital, a partir de cero euros, desde aquí.

Publicaciones Similares

Deja un comentario