Taller práctico de competencia digital básica: crear un blog

Es un buen momento para, dentro del kit de recursos digitales que tienen -o deberían tener- todos los docentes, incorporar un recurso fantástico que uno puede llevarse a todas partes y que, al menos en mi caso, siempre me ha permitido disponer de mis materiales y configurarlos a mi manera. No son, en su inmensa mayoría materiales propios pero, ¿por qué no dar una oportunidad a una libreta digital que permite incorporar, de forma muy sencilla, recursos para ser usados en los diferentes cursos que vamos impartiendo? Y, además, con la ventaja importantísima de que, a diferencia de los libros de texto (en formato papel o digital), nos ayuda a configurar nuestro propio modelo de enseñanza. Eso sí, lo anterior no excluye, para poder paliar la brecha digital de parte del alumnado, disponer de otro tipo de herramientas. Herramientas que, visto lo visto, también deben incorporar materiales en papel (y en esta crisis se ha visto que ese papel es imprescindible).

Fuente: Desconocida

Hay muchas maneras por las que podéis estructurar el blog (por temas, por competencias -si alguno ha aprendido ya definir en qué consisten-, por ámbitos, por relación entre conceptos, etc.). Si lo vais a usar para el aula debéis pensar no en vosotros y sí en el alumnado. Y para el alumnado es mucho más cómodo disponer de un menú en el que puedan filtrar, según el curso en el que estén, los materiales que tenéis colgados. Usad las páginas como repositorio de contenidos, vídeos, elementos auxiliares y destinad la página principal a publicar noticias de interés para el alumnado (fechas de exámenes, de entrega de ejercicios, de recordatorio de cosas, de proyectos que se van haciendo, etc.).

Pero voy a entrar en la parte más “técnica”. No se me da nada mal configurar blogs/webs. Algo que he aprendido de forma autodidacta, con muchas horas de trabajo, muchos vídeos de YouTube (sí, a veces sirven), tutoriales y muchas equivocaciones.

En primer lugar voy a hablar de terminología. ¿Hosting, dominio, registrador? Seguro que alguno os habéis perdido ya con estas palabrejas. Pues bien, el dominio es aquello que introducimos en la barra de direcciones (.com, .es o .loquesea), el hosting es el espacio en el cual se almacena nuestro blog (sus bases de datos) y, el registrador es aquella empresa que se encarga de realizar los trámites con la administración de dominios para adquirir el mismo. Es importante saber los conceptos para poder hablar con propiedad y saber que, cuando os hablan de ciertas cosas, de qué os están hablando.

Olvidaos de leer todo esto si lo que queréis es tener un blog gratuito en WordPress, Blogger, Wix o crearos algo que no sé aún cómo denominarlo en Sites. Lo gratuito es lo mejor para empezar pero, por desgracia, a veces se queda muy corto para lo que tenemos en mente. Más aún para aquellos que puedan tener ganas de mantener un proyecto por un largo tiempo o, simplemente, poder gestionar su «casa digital» de forma mucho más autónoma. Depender de espacios que nos ceden gratuitamente, aparte de vernos en algunos casos inundados por publicidad, también tiene los riesgos de que, de un día para otro, cambien las condiciones y desaparezca nuestro maravilloso espacio que tenemos en la red. Además, seamos sinceros, ¿cuántos proyectos se empiezan y abandonan al poco por la sensación de la gratuidad que ofrecen ciertas cosas? Y no, no me estoy refiriendo a la necesidad de gastar mucho dinero. Hay maneras de mantener proyectos a medio/largo plazo de forma bastante económica.

Lo primero que os recomiendo es que busquéis un nombre de dominio interesante para bautizar el proyecto. Lo de «xarxatic» surgió porque, en un primer momento, la idea de esto era crear una red TIC (red es xarxa en catalán) para que todo el mundo pudiera poner materiales para compartir ahí. Incluso, en los primeros meses, la idea fue compartir materiales de mi asignatura y plantearme la posibilidad de crear una red parecida a la extinta Internet en el Aula. Ya, uno va modificando las cosas conforme va pasando el tiempo y ya veis en qué se ha convertido esto. Bueno, más bien en qué no se ha convertido. Un inciso, yo os recomiendo el dominio .com para proyectos varios, u .org por si lo que pretendéis es montar algo similar a una fundación. No os recomiendo .es, .cat, .info por ser dominios más caros (tanto en precio de compra como de renovación) y más lentos de carga. No sé el porqué pero cargan más lento. El .com es el que es más versátil.

Ahora viene una cuestión importante: ¿compramos el dominio (el nombre por el cual nos conocerán) y el hosting (donde estarán nuestros archivos) en el mismo sitio, o tenemos el dominio en una empresa y el hosting en otra? Yo tengo ahora el dominio y el hosting en el mismo sitio, pero tengo proyectos que están el dominio por un lado y el hosting en otro. Para dominios aislados estoy recomendando últimamente Namecheap o GoDaddy (no os pongo los enlaces porque son fáciles de encontrar googleando). Eso sí, para proyectos de compra conjunta, estoy tirando mucho para Banahosting o Siteground. El primero mucho más económico, con una menor asistencia al usuario y con más número de visitas sin que se caiga y, el segundo fantástico a nivel de ayuda online pero, por desgracia para proyectos que acaban con muchas visitas, te obligan a pagar mucho. Además, un detalle importante es que os fijéis si el precio del primer año con oferta no se multiplica el segundo. Ahí meten unos sablazos importantes. Si me pedís algo para empezar BBB (bueno, bonito y barato) os recomiento Banahosting (es donde estoy montando los proyectos de “amiguetes”), en su versión de unos 70 euros al año (con dominio y SSL -certificado de seguridad https en la página incluido-). Además, la versión inferior tiene solo posibilidad de tener el alojamiento en USA y, con la nueva directiva o si, en algún momento os planteáis “vender algo” en el blog, esta versión de hosting que os recomiendo (sé que no es correcta la palabra versión pero seguro que lo entendéis) permite que lo alojéis en la UE.

Además, en el caso anterior, el hosting es multidominio. ¿Qué significa? Pues que si tenéis muchos proyectos en la cabeza diferentes, tan solo debéis comprar el dominio (por unos 10 euros en Namecheap o GoDaddy) y dirigirlo al hosting. Puede aguantar con facilidad sobre unas diez mil páginas vistas al día. Y esto es una barbaridad. Más aún para aquellos que empecéis con vuestro blog.

Así pues ya tenemos dominio, hosting, nos toca ponernos con la plataforma de publicación. Mi recomendación siempre va a ser WordPress, por la gran cantidad de personalización que permite (con sus temas y plugins) y porque no hay proyecto que no pueda montarse en la misma. Además, la curva de aprendizaje es bastante sencilla y los hostings que os he mencionado anteriormente, permiten montarlo con un solo clic. Os recuerdo que podéis cambiar de hosting cuando consideréis. Si veis que no os va bien y satisface vuestras necesidades, hay cientos de opciones. No aguantéis por aguantar. Al igual que no deberíais hacerlo con las compañías de telefonía móvil.

Ahora toca hacerlo “bonito”. Sí, algo bonito y ágil es imprescindible para un espacio que pretende ser una apuesta a largo plazo. Primero probando con temas gratuitos (miles disponibles en WordPress), después comprando un paquete de temas. Ahora estoy con el último paquete que compré, Overflow (que tampoco os enlazo). Tiene la ventaja, por si empezáis un proyecto de cero, de tener demos precargadas a las que solo tenemos que cambiar el contenido de ejemplo que nos instala. Revisad en internet qué temas son los más populares para el proyecto que tengáis en la cabeza. Hay mucha información. Eso sí, si lo que vais a hacer es usarlo para vuestra aula sin más pretensiones, lo ideal es usar alguno de los temas Twenty que vienen por defecto.

Ya tenemos lo que se ve. Vamos ahora a lo que no se ve. Si dejamos el blog con lo anterior y nos ponemos a escribir tendremos un problema: un consumo muy grande de recursos del hosting (sí, servir páginas cuando ya empiezan a ser un número apreciable hace que la carga se ralentice) y, como no, la imposibilidad de disponer de determinadas herramientas que permitan facilitar el compartir los artículos del blog en las redes sociales. Sí, las redes sociales deben integrarse con el blog. No es una opción, es una necesidad. Una necesidad siempre y cuando queráis compartir vuestro contenido con terceros porque, sinceramente, si vosotros habéis usado y enlazado materiales de terceros (siempre que estén bajo licencias libres y estén correctamente mencionados los autores de los mismos), lo lógico es dejarlo también libre. No solo es lo lógico, es lo ético y legal.

¿Cómo agilizamos y perfilamos el blog a nivel interno? Mediante plugins. Un plugin es como un añadido que se instala de forma muy fácil en WordPress. Ni muchos, ni pocos. Cada plugin consume un poco más de recursos y, es por ello que debemos ir con cuidado a la hora de seleccionarlos.

Conviene instalar plugins para acelerar la carga del blog. Yo usaba WP Supercache y WP-Optimize para optimizar la base de datos. Desde hace un par de años tengo comprado WP Rocket, que incorpora la reducción de las imágenes sin pérdida de calidad al mostrarlas. Algo para lo que usaba antaño el plugin WP Smush-it). También he integrado un CDN para que la carga pase por un gestor de páginas que va a aumentar la velocidad de carga de una forma brutal. El CDN viene gratis con el hosting. Con cualquiera de los que os he puesto y con más del 90% de los que existen en el mercado. Instalar el CDN no es complicado. Ya, podría enlazaros manuales aquí pero, por desgracia, los manuales se desactualizan con demasiada facilidad en esto de la informática.

También uso plugins para comentarios, botón de suscribir y otras lindezas. Para ello el plugin todo en uno Jetpack que, combinado con Akismet nos hace que no lleguen comentarios spam. No os podéis imaginar la cantidad de tiempo que se pierde con el spam y, por eso, un filtro como Akismet se hace más que necesario.

Después algunos plugins para notificar a Google los artículos que se publican (All in one SEO pack y Google XML Sitemap). Sí, es importante salir en Google.

Finalmente esos plugins para redes sociales que no deben faltar. Jetpack ya incluye los suyos pero hay cientos de gratuitos por la red.

Por cierto, para que podáis ver cómo creo que debería ser la estructura de un blog para que os pudierais llevar de paseo, os recomiendo el siguiente post donde analizo la distribución del blog de Rosa Liarte, uno de los que, para mí, tienen la mejor estructura para “dar clase”.

Finalmente no me gustaría cerrar el post sin enlazaros el material que publica Antonio Cambronero para crear y configurar un blog con un montón de enlaces y explicaciones muy sencillas.

Para cualquier duda sobre la creación y gestión de blogs… ¡silbad! Hay un montón de maneras de ponerse en contacto conmigo. Y, como digo siempre desde que ha empezado la pesadilla… de ésta salimos. Un abrazo.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
4 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Iñaki Murua

¿Crear blogs en 2020? Pero si decían que es una especie casi extinguida hace años 😉

José Manuel

No tengo blog y hace tiempo que quería montar uno. Estaba perdido con tantas opciones, ya lo tengo un poco mas claro.
Muchas gracias por la excelente información que aportas.
Un saludo

4
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba
18 Compartir
Compartir18
Twittear
WhatsApp
Email