Tag

gradudado

Browsing

Hay respuestas que dependen en demasía de la óptica (o la visión de lo que debe ser la Educación) de cada uno. En el caso de la pregunta planteada, la respuesta para mí es muy clara. Una respuesta que, seguramente, muchos de mis compañeros no compartirán e, incluso, gran parte de la sociedad no entendería. Sí, yo tengo muy claro que ningún alumno debería suspender la ESO. Sí, considero que todos los alumnos deberían poder llegar a titularse, si se planteara bien el concepto de enseñanza obligatoria, a la edad pertinente. Bueno, incluso abriría el abanico para que algunos pudieran titularse antes (porque, los aprendizajes, no deberían ir ligados con la edad).

Fuente: http://www.juntadeandalucia.es/index.html
Fuente: http://www.juntadeandalucia.es/index.html

¿Qué sentido tiene suspender enseñanzas obligatorias? ¿Qué falla en el sistema cuando nos encontramos con alumnos en cuarto de ESO que ni tan sólo saben entender un texto de un par de líneas en condiciones? ¿Qué estamos haciendo para mejorar lo anterior? ¿Suspendemos y nos quedamos tan anchos? O, ¿planteamos alguna posibilidad -que no consiste en grupos de refuerzo a adaptaciones curriculares- para permitir que todos los alumnos puedan asumir unas competencias necesarias para ir por la vida? Porque, ¿qué es la ESO? ¿Alguien se lo plantea realmente? ¿Alguien ve imprescindible tanto contenido memorístico para que, después de vomitarse en exámenes, se olvide tan fácilmente como se ha adquirido? ¿Premiamos a los que son capaces de memorizar? ¿Premiamos a los que se portan bien y callan en la clase? ¿No tendríamos que establecer desde infantil una atención individual a cada alumno para no llegar a los dieciséis años con alumnos frustrados a los que les importa tres pepinos todo y que, lo único que piden, es salir del sistema reglado? Sí, el abandono escolar es culpa de las repeticiones. Bueno, de lo poco que se hace para solucionar el problema de esas repeticiones.

Ahora llegan las Juntas de Evaluación en muchos centros. Curiosamente, son bien pocos -por no decir ninguno- los alumnos que repiten algún curso que han mejorado éste. No es ficción, es pura realidad. Repetir curso y no dar el  título de la ESO para lo único que sirve es para que muchos abandonen el sistema. ¿Qué hay de malo en darles un empujón para que puedan seguir estudiando algo más adecuado para su futuro profesional? ¿Por qué nos empeñamos en complicar, hasta el infinito, las posibilidades de tener una sociedad más preparada sesgando la vida a muchos alumnos en las etapas obligatorias?

Si uno llega a dieciséis años harto del sistema es que el sistema falla. Un alumno de seis años, cuando entra en el sistema, está por hacer. Si con diez años más ha acabado aburriéndolo (y no son excepción los que lo hacen) es que algo brilla por su ausencia. Lo de suspender la ESO podemos justificarlo como queramos pero, lo único que tengo claro, es que la culpa es de todos los que intervienen en el sistema. Y, en este caso, la culpa la echaría en sus proporciones adecuadas a los padres que no se preocupan, a los docentes que no ven más allá de los números y, como no, a la administración a la que, más allá de justificarse delante de unos u otros, les importa bien poco que haya un alumno con dieciséis años que abandona el sistema. Porque, que un alumno suspenda la ESO, es mucho más que el no obtener el título de graduado.