Tag

coordinador TIC

Browsing

Me ha llegado un correo electrónico para que exprese mi opinión -más bien mis respuestas, en clave personal y basadas en la experiencia sobre el tema- acerca de determinadas cuestiones que afectan al rol y a las funciones del coordinador TIC en la Comunidad Valenciana. Sí, está en marcha un curso de formación para coordinadores y uno de los tutores del mismo ha querido contar conmigo para que intente responder a cuestiones que, para mí, son claves en la función o en la futura mejora de ese coordinador, tan desbordado en los centros educativos por no tener claros ni unos ni otros de cuál es su función. Sí, este curso no soy coordinador TIC pero lo he sido en ocasiones pero tengo alguna ligera idea de qué podríamos hacer para mejorar su trabajo y su encaje dentro del organigrama de los centros educativos.

Fuente: HikingArtist.com vía photopin CC
Fuente: HikingArtist.com vía photopin CC

Sin más preámbulos vamos a ello aunque, a diferencia de la mayoría de posts que publico, éste va a ceñirse mucho al formato pregunta-respuesta. Creo que debe ser así porque las preguntas son muy concretas y mis respuestas, a pesar que pueda extenderme por mi inconsistencia literaria acorde con la verbal sobre las mismas.

¿Qué tareas estás realizando actualmente como coordinador/a TIC?

Pues la verdad es que me pilla un poco a contrapié la respuesta. No, este curso no soy coordinador TIC. Tenemos un proyecto conjunto en mi centro que emana del equipo directivo, lo dirige el coordinador TIC y, algunos colaboramos dentro de nuestras posibilidades para intentar dotar de conectividad al centro y mejorar la infraestructura tecnológica del mismo. Además, al igual que el curso pasado, me han engañado para dar una de esas formaciones gratuitas en mi centro que se inventaron acerca de competencia digital básica para docentes pero, vamos a ser claros… el coordinador TIC en la mayoría de centros educativos se dedica a resolver problemas técnicos de diferente calado (internet que no funciona, ordenadores que se cuelgan, proyector que no se enciende, cambio de consumibles y un largo etcétera de funciones más propias de un técnico que de alguien que debería ser el dinamizador tecnológico de los centros). No, no es culpa del coordinador. Es culpa de una mala concepción de la función y, por desgracia, de tener un servicio técnico entre lamentable y muy lamentable. Y no, no hablo sólo del SAI de la Comunidad Valenciana. Hablo desde la experiencia de haber sufrido el infumable servicio técnico catalán con uno que venía algunas horas a la semana y que solucionaba entre poco y nada (no por falta de profesionalidad, más bien por falta de tiempo asignado en el centro y salarios bajísimos que hacen que, cualquiera que sea muy bueno, se largue del servicio técnico a otro trabajo). Un servicio externalizado que no funciona. No funciona ni su concepción inicial, ni su diseño e integración en los centros educativos.

¿Qué tareas consideras deberían estar recogidas en una futura legislación que regule esta figura?

Tengo claro que debería existir una ley que regulara su función más allá de esas pinceladas que, pocos se leen y nadie aplica en su trabajo como coordinador (por tener necesidades técnicas a solucionar más perentorias para que los compañeros puedan dar clase). Una ley que debería incorporar la figura dentro del organigrama de la dirección del centro y permitir que, dentro de sus funciones exista la de ser uno de los que gestionen el cambio metodológico mediado por las TIC en el aula y animar a ello. Debería ser alguien que, apoyado por un buen servicio técnico externo, se dedicara a elaborar un proyecto sobre cómo usar las TIC en el centro y acompañara a los docentes que quieren cambiar y usar más las nuevas tecnologías en su aula. Además tengo muy claro -y siempre lo he tenido- que existe la necesidad perentoria de, además de dotar al coordinador TIC de una mayor visibilidad en los centros incorporándolo en el organigrama anterior, que la administración educativa cree un cuerpo de macrocoordinadores -o, por qué no decirlo directamente, inspectores de especialidad- que se dediquen en exclusividad a ir por los centros asesorando y colaborando con los coordinadores TIC. Un cuerpo que debería tener comunicación directa con los centros que gestione y, cómo no, ver reducida su burocracia al mínimo.

¿Cómo consideras que debería realizarse la elección del docente encargado/a de la coordinación?

En la Comunidad Valenciana lo tenía bastante claro en un principio (al menos en Secundaria al existir la asignatura de Informática impartida por un profesional del ramo). Creía, en un principio que, quien mejor haría esa función sería el docente o alguno de los docentes del Departamento de Informática. El problema es que, por desgracia, no todo es tan maravilloso como parece bajo las especialidades y nos encontramos a docentes de la materia que, por determinados motivos, no saben mucho de lo que es la informática del día a día (sí que tienen, en cambio, muchos conocimientos y capacidades sobre programación) y tampoco sirven para animar el cotarro. Es por ello que, quizás basándome en lo que he visto, lo mejor sería contar con los docentes que tengan una formación generalista en el ámbito informático, estén informados de lo que está sucediendo en el ámbito educativo mediado por las nuevas tecnologías, participen activamente en contextos de aprendizaje a distancia y, lo más importante, que sean capaces de transmitir sus conocimientos y tengan una buena empatía con el resto del Claustro. No, para coordinador TIC no me vale uno que sepa mucho del tema si vive encerrado en si mismo y no tiene habilidades sociales.

¿Qué asignación horaria consideras que debería tener asociado el cargo?

Si ya considero en la respuesta anterior que debería formar parte del organigrama del equipo directivo de los centros, ya puede intuirse que su reducción horaria (léase también entre líneas el complemento salarial) la haría equivalente a la del resto de los miembros del equipo directivo. Entre 8 y 10 horas lectivas me parece razonable e, incluso así, sé que va a dedicar -si quiere hacerlo bien- muchas más de las mismas a que funcione bien esa dinamización de las TIC para las que considero que debería estar diseñada su función.

¿Consideras que debería establecerse un mínimo y/o un máximo de cursos en el cargo?

Al formar parte en mi propuesta de los equipos directivos de los centros y, tener muy claro que lo ideal para un equipo directivo es un máximo de dos mandatos consecutivos, tengo muy claro que su duración en el cargo debería ser la misma (8 cursos máximo). Seguro que algunos pensaréis que, a diferencia del equipo directivo, el coordinador TIC no debe verse influenciado por la duración del mismo al tener otro tipo de tareas pero, seamos sinceros, la idea fundamental de la integración de la figura dentro de ese organigrama obedece fundamentalmente a que se pueda establecer una línea de trabajo. Y esa línea de trabajo viene marcada por la idiosincrasia del equipo directivo. Es por ello que no veo demasiado sentido a convertirlo en un cargo a perpetuidad o al margen de un grupo compacto y homogéneo al cual debe de pertenecer. ¿Mínimo? Pues salvo circunstancias personales que le impidan continuar en el cargo, debería ir, como he dicho, en comandita con el resto del equipo directivo.

¿Qué dificultades has encontrado en el desarrollo de tus funciones y qué aspectos consideras que debería abordar esta legislación para corregirlas?

La principal dificultad cuando ejercí de coordinador TIC o desde que estoy trabajando codo con codo con el de mi centro es la concepción del resto del profesorado de ese cargo. Sí, todos los compañeros creen que la solución a sus problemas tecnológicos es lo más importante del mundo. Y ya no digamos cuando empiezas, dentro de un proyecto de dirección, a introducir elementos tecnológicos en el aula (proyectores, ordenadores, equipos multimedia y conexión a internet en condiciones)… todo el mundo se piensa que en el centro no existe nada más que cubrir sus necesidades. Algo lógico porque uno está en el aula y tiene unas necesidades puntuales pero, en ocasiones, esa exigencia mal entendida hacia el coordinador TIC hace que sea contraproducente. Por suerte en mi centro actual la mayoría de compañeros lo entienden pero, he estado en centros ejerciendo de coordinaror TIC o del programa EduCAT 2.0 donde todo eran prisas e, incluso, había compañeros que te exigían de malos modos que solucionaras sus problemas tecnológicos. Y eso no es.

¿Más problemas? La falta de un espacio común bien dinamizado donde los coordinadores TIC puedan comunicarse y, cómo no, el no saber a quién acudir para solucionar sus problemas. Y cuando se intente, si alguna vez quiere hacerse, el rol de técnicos por el rol de dinamizadores tecnológicos, ya veremos si alguien piensa en crear un cuerpo (sí, antes he dicho una inspección educativa TIC -denomínese como se quiera-para que les ayude). Lo de las horas ya lo he comentado anteriormente con su reducción horaria actual de risa y, cómo no, y me repito en lo anterior por creer que es el problema más importante: la necesidad de cambiar su consideración como técnicos.

La verdad es que no tengo claro si dentro de mi incoherencia he hilvanado unas líneas inteligibles pero, si no es así, agradecería me lo dijeráis por las redes o como comentario a este post para intentar aclarar o matizar algunas cuestiones.

¿Era esto lo que querías Samuel? Espero que te sirva :)

Hace un tiempo tenía bastante claro que la función del coordinador TIC debería ser la dinamización de las TIC más allá de la función habitual de ser quien repara cacharros o cambia el tóner de la impresora pero, conforme van pasando los años, creo que su función debería ir mucho más allá. Sí, estoy convencido de que el coordinador TIC debería convertirse en la persona sobre la que gire todo el cambio tecnológico del centro. Quien decida qué implementar y, al mismo tiempo, establecer estrategias para que dicha implementación de elementos tecnológicos tenga utilidad para docentes y alumnos. No, ya no es sólo dinamizar las TIC, es gestionar a nivel tecnológico un centro educativo.

Fuente: HikingArtist.com vía photopin CC
Fuente: HikingArtist.com vía photopin CC

Es por ello que, quizás, antes de asignar alegremente el cargo a cualquiera -por cierto, mal dotado a nivel de reducción horaria y, aún peor a nivel retributivo- debería realizarse un proceso de selección adecuado en los centros educativos para elegir un perfil acorde con lo que se demanda. Y sí, si alguno quiere tirarme de la lengua, creo que debería crearse un cuerpo específico de coordinadores TIC que tuvieran su jornada dividida a partes iguales entre la docencia y su función como coordinadores. Un cuerpo mixto docente-técnico que, dentro de las plantillas de los centros, tuviera su espacio específico, dependiendo directamente del equipo directivo y que, además se integrara en todas las reuniones del mismo que tuvieran a ver con las TIC.

Plantear la existencia de un cuerpo de coordinadores TIC -al igual que existe el cuerpo de directores o de inspectores- no es algo tan ilógico cuando, todos lo que trabajamos en las aulas, sabemos que cada vez es más imprescindible contar con alguien que sepa, no tan sólo dinamizar las TIC, sinó que sea capaz de establecer unas líneas estratégicas de trabajo gestionando todos los recursos tecnológicos que se posee además de plantear la posibilidad de nuevas actuaciones para mejorar esa infraestructura tecnológica desde una vertiente de necesidad de centro.

Es por ello que debería exigirse unas determinadas características a esta figura. Unas características entre las que se deberían incluir las siguientes (adaptadas del siguiente artículo):

  • Que sea capaz de establecer una comunicación fluida con el resto de sus compañeros del Claustro y, muy especialmente, con el equipo directivo. Imprescindible una correcta comunicación con el resto de sus compañeros acerca de las líneas estratégicas que se van a tomar en el centro. Algo que debería ir muy relacionado con su capacidad de escuchar a los demás y, a la vez, poder ser capaz de establecer una relación que le permita conocer, de primera mano, las necesidades de sus compañeros.
  • Que sea capaz de tomar riesgos. Tomar riesgos se hace imprescindible cuando se habla de tecnología. Eso sí, siempre riesgos mesurados y teniendo muy en cuenta lo que implica dicha decisión. No se trata de realizar inversiones en cacharros, se trata de analizar las necesidades y ver qué se puede hacer para cubrirlas. Y si dentro de dicha decisión se encierra la necesidad de tomar algún riesgo (sí, plantearse el uso de tecnología educativa, obliga a tomar determinadas decisiones), conviene que sea capaz de asumirlo.
  • Que sea capaz de motivar al resto del Claustro. Un coordinador TIC sin empatía es un mal coordinador TIC. El coordinador TIC ha de ser capaz de vender su idea de centro y, una vez adaptada a las necesidades/posibilidades específicas del centro, ha de ser capaz de venderla al resto del Claustro de tal forma que se sientan motivados para conseguir el objetivo que se plantee en cada momento. Sí, muy relacionado con esto, está la necesidad de tener unos objetivos claros.
  • Que sea capaz de solucionar problemas. Ya sabemos que es difícil, cuando uno quiere hacer algo diferente en los centros, que no haya ningún tipo de problema -más o menos importante- al llevarlo a cabo. Es por ello que el coordinador TIC debería ser capaz de solucionar los problemas que se le puedan presentar. Y no, no hace falta que sepa solucionarlos personalmente. Ha de ser capaz, en caso de no poder solucionarlos, de contar con los contactos para que le ayuden a solucionarlo. Imprescindible por ello una red de coordinadores TIC de calidad.
  • Que apoye al profesorado. No debe ser una figura encerrada en su proyecto. Debe ser una figura que apoye y asesore en todo momento a sus compañeros. El pivote sobre el cual se va a gestionar toda una red de trabajo que va a permitir -siempre y cuando haya implicación de todo el Claustro- que cada vez haya menos necesidad de acudir a solucionar problemas cotidianos (qué hartura ir a conectar el proyector o solucionar aquel problema básico que debería ser capaz de resolver cualquier docente) y se pueda trabajar sobre una mejor gestión de las TIC en el centro.

Y, finalmente, que nadie se olvide que, una de las características fundamentales de un buen coordinador TIC, es la de estar al día en cuanto a tecnología educativa y tener curiosidad por saber qué están haciendo en otros centros con esa tecnología.