Tag

contenido

Browsing

El contenido, mal les pese a algunos, ha dejado de ser el rey en nuestras aulas. Seguir usando metodologías centradas en el mismo y, en la capacidad de retención puntual de nuestros alumnos para, en unos exámenes que cada vez demuestran menos, poder soltar todo eso que, al poco, va a ser rápidamente olvidado y sustituido por nuevos contenidos, no tiene demasiado sentido. Cuando el contenido está al alcance de un clic quizás, lo que conviene, es dejar de adorarlo y pasar a entronizar otro tipo de cuestiones en el aula. ¿Y qué entronizamos? ¿Qué nos garantiza un aprendizaje eficaz que cumpla con las expectativas que nos exige la sociedad? ¿Qué mecanismo, si minimizamos el contenido -eliminarlo del todo como propugnan algunos tampoco es plan-, es el que debemos analizar para garantizar el éxito de nuestros alumnos? Bueno, ¿y qué demonios significa que el rendimiento de un alumno sea exitoso si hemos quitado la posibilidad de esas evaluaciones memorísticas? Yo lo tengo meridianamente claro. Eso no significa que sea lo correcto pero sí lo que, después de unos años, llevo observando. La necesidad de entronizar el contexto. La necesidad de gestionar los lugares de aprendizaje. La necesidad de considerar más importante el saber encontrar soluciones para llegar a “X” que aprender de memoria cómo llegar a “X”.

Fuente: http://www.laps4.com/
Fuente: http://www.laps4.com/

Quizás es que plantear blancos o negros, reconvertidos en evaluaciones cada vez más numéricas, no tiene demasiado sentido en un contexto educativo en el que debemos primar el propio contexto. El trabajo en el aula y, como no, la habilidad para llegar a resultados (incluso que los mismos sean erróneos) debería ser mucho más importante que mecanizar los resultados en una hoja de papel o exponer contenidos que, como he dicho antes, están fácilmente disponibles desde cualquier equipo conectado a la red. Plantear estrategias relacionales es mucho más importante que estrategias absolutas. Relacionar conceptos es infinitamente mejor que conocer a rajatabla el concepto. Sí, mezclo conceptos y contenidos pero es que, en nuestra profesión es habitual usar uno u otro término para referirnos a la parte más teórica de cualquier asignatura.

Creo que dotar de las habilidades de búsqueda y de la capacidad de diferenciar qué es importante y qué no es mucho más importante que un trozo sesgado de letras. Creo que, más allá de satisfacer cuotas memorísticas o, incluso, necesidad de resolver problemas prediseñados, lo importante es analizar el contexto en el que se producen los hechos o el que lleva a la existencia de esos problemas. Ya sabemos que si un tren va de Barcelona a Zaragoza y otro de Zaragoza a Barcelona a una velocidad irreal, los resultados van a ser simplemente resultado de un cálculo. El contexto que incluye las vías, la puntualidad de RENFE y, como no, el tipo de tren, va a ser mucho más importante que la velocidad con la que se crucen dos trenes partiendo de puntos diferentes. Porque, sinceramente, quedarnos con el problema matemático sin analizar la realidad contextual del asunto sirve sólo al docente para plantear una pregunta de examen y al alumno para resolverla.