Tag

#blimagen

Browsing

Hace un par de años Steve Wheeler y Amy Burvall crearon un reto que consistía en publicar una imagen en las redes sociales o en los blogs e incentivar a nuestro PLE (sí, esos colegas o personas a las que les interesan los temas educativos que forman parte de nuestro entorno de aprendizaje) a que escribieran sobre la misma. Una iniciativa que, por el valor que tiene de “obligarse a escribir” y, “hacerlo como si fuera una especie de juego”, dio mucho jugo y permitió que se escribieran grandes disertaciones educativas (ver lista).

En su momento escribí un post para intentar que dicho reto (o llámese juego) se trasladara a las redes latinas (englobando en la misma a España con todas sus lenguas cooficiales y, de paso a todos los países de habla hispana). La verdad es que resulta interesante encontrar una imagen que motive a escribir y, más aún que tenga la habilidad de poder ser relacionada con temas educativos. Ya, el juego -no sólo destinado a docentes- puede dar mucho jugo porque la imagen es muy potente. Una imagen que, además, permite poder relacionarse con muchas cuestiones profesionales en estas fechas. Eso sí, como novedad para esta edición, también se van a permitir vídeos, posts en Facebook e, incluso, hilos de Twitter.

Fuente: https://twitter.com/barneyfarmer

Espero que os resulte interesante y que obligue a algunos a abrirse un blog (aunque esta vez los formatos se amplíen) y a otros a retomarlo. Sí, siempre hay dobles intenciones porque, los que os pasáis habitualmente por aquí, ya me conocéis un poco.

Para comunicarme la participación os agradecería que lo hicierais, como comentario a este artículo, usando el siguiente hashtag en Twitter (#blimagen2017) o enviándome un correo electrónico a la dirección que aparece en la pestaña “contactar” del blog me informarais de ello para así, poder ir publicando un listado de los participantes y vuestras aportaciones al “juego”. Va, animaros, que yo en estos días publico mi entrada sobre la imagen.

Y esta vez, lamentablemente, voy a tener que marcar unos tiempos porque, entre la chufing class que estoy diseñando y, las ganas de remozarme en arena mientras intento no perder mi moreno recién adquirido, voy a daros sólo una semana. Ya, es poco tiempo pero… es que empieza el veranito y no es cuestión de mandar deberes que impidan disfrutar del mismo porque supongo que todos nos merecemos descansar.

¿Por qué retomar la idea? Pues porque, a diferencia de algunos que creen que siempre se ha de ir acelerando, otros nos planteamos que, a veces, es interesante echar la vista atrás y recordar con cariño ciertas cosas.

Participantes

Fran Casal (@francasalf). Blimagen: Despedida

Mikel Ortiz de Etxebarria (@eztabai). Nuevo reto #blimagen2017, de la mano de Xarxatic

Jordi Martí (@xarxatic). La mitad del camino

Raul Martínez (@raulalicante). El eterno julio

Salva Barrientos (@salvaoret). La escuela en el andén (reto blimagen2017)

Óscar Boluda (@efepeando). Escuela de Paddingtons

David PH (@MDaviip). Deshacer los caminos

No he podido resistirme derivar la propuesta que lancé en el último post hacia el uso de las TIC. Quizás sea por deformación profesional o, por considerar que el tema de la tecnología educativa es el que más podría ajustarse a una imagen que, por desgracia, muestra una evolución que no podemos negarnos a ver. Tecnología cada vez más sedentaria, de consumo rápido y, cómo no, generadora de insatisfacciones cada vez más rápidas que obligan, por desgracia, a solucionarse con otra tecnología. Sí, lamentablemente el homo TIC existe y, por desgracia, esa irrupción de marcas, modelos y formas hacen que, en muchas ocasiones todo el sentido de ese uso de la tecnología se difumine para convertirse en la propia vida.

juegoimblog
Fuente: Twitter

Analicemos fríamente la irrupción de la tecnología en los centros educativos y, cómo no, en los contextos de nuestros alumnos. Consideremos la necesidad imperiosa de establecer conexiones, del sentimiento de desprotección que supone haberse dejado el móvil en casa o disponer de poca batería y, la necesidad de observar la realidad a través de un triste objetivo. Quizás la situación no sea tan dramática pero, lo que es innegable es que, la evolución social ha llevado a unos nuevos parámetros de evolución. Una evolución, gestionada por diferentes compañías cuyo único objetivo es sanear su cuenta de resultados que, avalados por los diferentes gobiernos, están desembarcando con fuerza en nuestras aulas. Porque, sabéis qué, el aula es buen lugar para adoctrinar y, de paso, conseguir futuros consumidores fieles a las últimas novedades incluso que, las mismas, sólo se diferencien de productos que ya existen en tamaños de pantalla o colores de carcasa. Negocio redondo. Multinacionales felices. Homo TIC a la orden del día.

La evolución es impepinable. Desde los primeros homínidos se han dado pasos para conformar al homo sapiens. Homo que, ahora, quizás convendría denominar homo TIC u homo 2.0. Una evolución imparable, realizada de forma muy rápida que ha permitido, en poco más de una década, instaurar la habitualidad de elementos tecnológicos y convertirlos, en parte esencial, de la configuración humana. Un ser humano se caracteriza por su habilidad para la adaptación y lo estamos viendo. Adaptación al consumo y, por desgracia, a asumir como válidos los requisitos de modernidad marcados por empresas. Consumidores activos de productos cuya máxima es la rápida obsolescencia. Productos que, por mucho que no queramos, han venido para quedarse y ser utilizados porque, por suerte, la tecnología no es perversa pero sí que obliga al ser humano a evolucionar rápidamente en el uso que da a la misma.

Os dejo que, mi dedo gordo, incrementado artificialmente por la gestión de los Whatsapps, ha detectado que hay unos cuantos mensajes que responder 🙂