¿Soy el único al que se la repampinfla la efeméride?

Debo reconocer que me la trae al pairo que el día 5 de octubre a algún iluminado -u organización iluminada- se le haya ocurrido declararlo como “día del docente”. A mí, es que los días para celebrar ciertas cosas me la repatean bastante. Bueno, al menos en el caso de los docentes no va asociado al invento de algún milagro por parte de algún religioso plagado de cazalla que, después de su cogorza, puso en negro sobre blanco alguna actividad paranormal que le había iluminado. Y así, hasta llegar a nuestros días esa historia de ciencia ficción. Es que, al final lo de los “días de” tiene cada vez más de absurdo.

Fuente: Twitter

Me parece totalmente surrealista que salgan los políticos a recordar la efeméride, cuando son los mismos que, año tras año, restan derechos laborales a los docentes. No me cabe en la cabeza que, después de ser recortados en versión más o menos diferida, con condiciones laborales cada vez más paupérrimas (hay países en los que aún es más extrema la situación de los docentes), se tenga que hacer buena cara en un día como hoy. Además, es sábado sabadete y, algunos tenemos ya demasiado trabajo en intentar hacernos con la plancha para dejar la única camisa de nuestro ropero algo menos arrugada. De lo otro… los milagros a Lourdes.

Estos días han sido muchos los medios de comunicación que han fustigado a los docentes. Hoy, los mismos medios, recuerdan que hoy es el día mundial de los pérfidos profesionales de la tiza o el iPad. Es decir, te dan de hostias mediáticas un día sí y al otro también y hoy, por motivos ignotos o para limpiar su conciencia embetunada, aplauden la gran labor profesional de los que están en el aula. Hay que ser muy hijo de madre desconocida, con todo mi respeto por la madre de determinados profesionales ya que soy de los que creen que uno es mala persona por sus propios actos y no por ser hijo de. Aunque, como siempre digo, es más fácil ser mala persona si tus ascendientes lo son. Eso es algo que, a diario se comprueba en la relación con tus congéneres cuando te pones a revisar un poco la genealogía de algunos.

La efeméride, al final, solo me ha servido para escribir unas líneas incoherentes y suplir mi falta de imaginación. Además, es tan miserable la efeméride que, ni tan solo dan el día de fiesta. Es que no se puede tener una fiesta más mierdosa que esta. Ni santos con milagros inventados, ni día de fiesta, ni comida popular, ni… Hasta para eso estamos los docentes discriminados.

No me hagáis mucho caso que, seguro que hoy hay júbilo en las redes sociales de algunos docentes que van a felicitar a sus compañeros, políticos que van a decir que buenos son los padres escolapios o, simplemente, veremos a los de algún programa del corazón hilvanando una oda -el soneto se les queda grande-, para aquellos que conocieron por poco tiempo, en un día como hoy. A mí, sinceramente, me parecería mucho mejor que dejaran de machacarnos los 364 días restantes pero, como siempre digo, nadie me hace caso jamás.

Nada, me voy a tomar el segundo café del día. Eso sí que es importante y no lo de celebrar un día de boquilla para que todo siga igual. Por cierto, cada uno es libre de celebrar la chuminada campestre que le apetezca. Seguimos…

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba