Solo existen dos modelos educativos… y ninguno tiene que ver con la pedagogía

El discurso mata al mensaje. El mensajero hace tiempo que dejo de ser único para convertirse en alguien interesado. Las fabulas educativas tienen poco que ver con la pedagogía. Quizás la pedagogía al final sea tan solo un lastre detrás de una dualidad cada vez más transparente. Quizás tanta parafernalia alrededor de la educación sea algo interesado para encubrir la realidad de la misma.

Fuente: ShutterStock

Solo existen dos modelos educativos. Ninguno de ellos tiene que ver con la pedagogía en su concepto más amplio. Ni en su concepto más reducido. Va todo de dinero. De cómo distribuir ese dinero. De considerar un modelo mercantilista o un modelo social. No hay término medio. No hay terceras vías. No hay intereses más allá del interés de algunos. Hay una simple decisión: servicio social o cliente que adquiere el servicio. Es muy fácil: mercantilismo o socialismo educativo. Y no me estoy refiriendo al socialismo político. Voy mucho más allá de siglas o discursos interesados.

Toca elegir. Elegir si ir con los que compran o con los que creen que comprar y vender debería mantenerse al margen de la educación. Ya no hay término medio. Nunca lo ha habido. Siempre ha sido todo igual aunque ahora todo el modelo mercantilista sea mucho más burdo.

Uno decide si juega a las multinacionales o al construir desde la base otra manera de entender la escuela. No es un debate entre innovadores y profesaurios. No es un debate entre docentes TIC o no tan TIC. Ni siquiera es un debate acerca de evidencias científicas de nada. Es ponerse de cara o de cruz. Tomar una elección y asumir las consecuencias. Ser parte del mercado o de la sociedad como solución. Y no es fácil. Nada fácil porque, al final, está todo tan mercantilizado que el propio respirar tiene sus incoherencias.

Uno no puede defender algo y su contrario. No hay opción. El camino del medio y los grises son para otras cosas. No para la educación. No para decidir si te apuntas al negocio o a la ausencia de él. Es posible educar al margen del negocio. Es posible aislar el aula del mercantilismo. También es posible convertirla en billetes de la moneda de turno. Tú decides. No puedo decidir por ti. Ni tan siquiera puedo decirte que sea fácil tomar una u otra decisión. Está en tus manos. Es tomar la pastilla roja o la azul. No hay de otro color. O juegas a favor del mercado/mercadeo educativo o intentas jugar a otra cosa. Decide. Yo ya he decidido.

Si te apetece colaborar en mantener el blog, en los proyectos que tengo en mente o, simplemente, te apetece invitarme a horchata…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

6
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
3 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
IjukayJordi MartíIjukayManolo Gil Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
Manolo Gil
Guest

Yo también he decidido, Jordi. Excelente, pertinente y oportunísimo artículo. Un abrazo.

Ijukay
Guest
Ijukay

Es más sencillo. Enseñar es mostrar y aprender ( de ad-prehendere), asir o coger y el qué se muestra o enseña saberes o conocimientos -que en la enseñanza reglada vienen dados, o, en otros casos, propones al alumno interesado en su adquisición. La mayor dificultad está en que muchos docentes, hoy en día, al no conocer bien aquello que pretenden enseñar, lo ocultan al discente sustituyéndolo por algún tipo de adoctrinamiento. Son predicadores y no profesores. O bien, sobre todo en la reglada, que la ausencia de contenidos intencional por el sometimiento del legislador a hueras ideologías, lleve a sustituir… Leer más »

Ijukay
Guest
Ijukay

También con cariño, o no me habría molestado en comentar, entiendo y he pretendido mostrar que el contenido del artículo no tiene nada que ver con la enseñanza. Te diré que, en mi opinión, refleja una cierta y confusa mística pedagógica al uso como pretexto de una banal -por auténtica que se pretenda-, angustia existencial. Ese mix evidente entre el existencialismo y la enseñanza es lo que he pretendido disolver salvando la segunda. No olvides que el pedagogo no era sino el vil esclavo que arrastraba detrás de si al niño (paidion agogein).
Lamento haber interferido. Y gracias.

You May Also Like