Sin tecnología en las aulas pre-ESO

Voy a ser tremendamente transgresor ante lo que se nos está vendiendo mediáticamente. Estoy por prohibir el uso de cualquier dispositivo electrónico en las aulas de Infantil y Primaria. Sí, como tecnófilo convencido, voy a lanzar un torpedo que va a ir a la línea de flotación de muchos: afirmo que prohibir la tecnología en los centros educativos, en etapas previas a la ESO, mejoraría el aprendizaje de nuestros alumnos.

Fuente: https://www.totemguard.com

Estoy harto de ver como algunos (entre los que me incluyo en ocasiones) defienden que la culpa no es de la tecnología, culpabilizando a un mal uso de la misma. Claro que sí. Lo compro pero, ¿sabéis cuál es el problema? Que ni se sabe usar ni hay pedagogía tras su uso. Lo vemos a diario y seguimos justificándolo. Claro que salen, en ocasiones, proyectos molones y socialmente favorecedores pero, ¿ayuda al aprendizaje disponer de impresoras 3D, iPads o, simplemente, sustituir la creación de un cómic con plastidecor por uno realizado en la app de turno? Pues va a ser que no. Y en Infantil y Primaria aún menos. Me la suda que sepan justificar un texto. Voy a ir más lejos, me la suda completamente (sí, ya veis que estoy bronco por cansancio) que entreguen trabajos en ordenador. Creo que es un error.

No se trata de imitar modelos sectarios como las escuelas Waldorf. Tampoco cuestiono que, gracias a la tecnología, puedan llevarse a cabo ciertas cosas que sin ella no podrían hacerse pero, ¿son necesarias? ¿Es necesario disponer de alforjas para un viaje de pocos metros? Pues va a ser que, a menos que seas un adicto a la tecnología y juegues con deseos personales, no. La tecnología no es ni buena ni mala. Es algo, en muchos momentos, prescindible. Y en ciertas etapas del aprendizaje lo es.

Ya… me podéis justificar lo que os dé la gana. Me podéis decir que un iPad es mil veces mejor que un ábaco. Podéis, incluso, hablarme de ese proyecto que os permite comunicaros con unos tipos situados al otro lado del globo que, sin el uso de tecnología, sería inviable pero… vuelvo a realizar la pregunta, ¿a cambio de qué? ¿para qué? ¿tan malo es dar tiempo al tiempo?

Papás que quieren ver qué hacen sus hijos en el aula. Mola muchísimo tener un puñetero gatito en la pantalla para copiar las órdenes de un papel. No, la tecnología no incentiva esa creatividad que plantean algunos. No hay tiempo ni capacidad para educar en su uso. Por tanto, juguemos a la mayor: restrinjamos al mínimo su uso en ciertas edades. No es malo restringir. No es malo planificar una enseñanza basada en observaciones directas. No es malo salir a pintar al aire libre. No tiene nada de perverso aprender a sumar con almendras. Ni tampoco leer cómics. Más tiempo de patio. Menos tiempo de pantallas. Menos dependencia a la larga de las mismas. Más personillas a las que no les damos armas que pueden usar de forma muy perversa.

No se trata de proteger a nadie. Ni tan solo de limitar nada. Se trata de priorizar el sentido común. Ese que tantos han perdido por el camino. Hay cuestiones que no han permitido avanzar en el aprendizaje de los alumnos. Una de ellas, según todos los estudios, es la implantación de la tecnología.

Estoy convencido de que el uso de la tecnología en el aula es necesaria. Discrepo totalmente en el cuándo y en el para qué. Eso sí, no me hagáis mucho caso porque soy un simple docente en barbecho. Y, como digo siempre, qué voy a saber yo cuando hay tecnológicas, docentes certificados por Google/Apple/Netflix, libros de texto en pdf o, simplemente, vídeos muy guays en YouTube, además de la gran cantidad de información en la Wikipedia, para defender el uso por defecto de las TIC desde el primer día. Nada, no sé nada. Olvidaos de lo que os he dicho porque, al final, algunos seguirán disparando con balas de cañón a las moscas. Y lo defenderán a muerte.

La visión tecnocentrista no mola nada. Menos aún la interesada o de gafas mal graduadas.

Una reflexión en voz alta de algo que lleva cada vez más tiempo preocupándome: los tiempos y la manera de gestionar el aprendizaje mediado por la tecnología.

2 Responses

Deja un comentario