SchoolMars, levanten el cartelito

Los concursos de belleza es lo que tienen. Siempre, por diferentes motivos, se elige a alguna o a alguno que, lamentablemente, no cuadra con mis expectativas iniciales. No sé cómo lo hago pero siempre me equivoco y mi favorita o favorito para llevarse el premio nunca sube al pódium. Lo mismo pasa en Eurovisión. Quizás mi sentido artístico no comulgue con el de la mayoría. O quizás el haber llevado a Chiquilicuatre como representante a ese bufo artístico haya demostrado para qué sirven las decisiones obtenidas por una mayoría determinada.

Hace un tiempo ya trasladamos el sistema de votaciones (y opiniones) al contexto del ocio (páginas que nos permiten valorar determinados servicios y expresar nuestras opiniones). Ahora lo anterior salta a los centros educativos. Centros educativos que van a ser valorados y comentados en función de la sociedad. Centros educativos que, en la mayoría de casos, van a recibir votaciones tan subjetivas (la opinión de un determinado servicio depende mucho de la relación que se haya tenido con el mismo o de como se ha vendido mediáticamente el mismo) que van a establecer un ranking basado en ideología, intuiciones o presunciones.

Ha aparecido SchoolMars, un sistema para “poner nota al cole”. Para levantar el cartelito y opinar acerca de los colegios e institutos. Si fuera alumno ya me estaría frotando las manos… ¿te gusta tu cole? Vamos a crear cuentas a tutiplén para intentar cargarnos la valoración del mismo. Algo, por cierto, muy peligroso.

schoolmars1Como juego es interesante… poner nota a los centros. Como servicio que va a tener sus ingresos de los centros educativos que van a ser los que introduzcan información relevante de los mismos va a ser, seguro, un buen negocio. Más allá de lo anterior no le encuentro demasiada utilidad. Los rankings basados en la subjetividad son muy peligrosos. Más aún en un tema tan delicado como el educativo.

Me imagino, si la iniciativa coge un buen nicho de mercado, a determinados centros creando cuentas para aumentar sus valoraciones. Ya veo el futuro… empleos destinados a que se hable bien de los centros educativos. Empleos basados en vender lo que sucede en determinados centros. Empleos destinados a conseguir valoraciones de clientes en un servicio que cada vez se parece más a una multinacional encubierta gestionada por diferentes actores.

A mayor cantidad de datos públicos, más informados van a estar los padres. Pero los datos deben ser lo más objetivos posibles (y ya sabemos que en el ámbito educativo lo anterior es difícil) y suministrados por entidades de prestigio. ¿Se puede considerar una entidad de prestigio una startup montada a imagen y semejanza del conocido Tripadvisor (sí, tiene muchos parecidos con lo anterior) para informar sobre la calidad educativa de los centros? Muchas dudas.

Un proyecto interesante pero que, más allá de lo interesante que pueda ser para algunos poner estrellitas y jugar a quién tiene un mayor club de fans, debería estar complementado con datos objetivos: notas de selectividad, ratios, titulaciones de sus docentes, herramientas que se utilizan, coste por alumno, nivel socioeconómico de los padres que llevan a sus hijos a ese centro, instalaciones, número de titulados superiores entre los exalumnos del centro, etc. Sí que hay datos objetivos que, incluso que lo sean, sus lecturas pueden ser fácilmente manipulables. Imaginemos lo que sucederá en un servicio donde lo importante es poner “estrellitas”.

Me pido un autocar de jubilados con cartelito a la entrada de los centros… ¿alguien se imagina lo útil que sería que esos expertos en obra civil se dedicaran a juzgar la calidad educativa de esos recintos educativos?

8 Responses

Deja un comentario