Reformulando los centros educativos

Hace bastante tiempo, aunque la recuperación de la anotación donde había escrito sobre ello estaba guardada en un cajón que hasta hace un par de días no me puse a revisar, me preguntaron algunos docentes sobre cómo creía que se habrían de reformular los centros educativos y, ello me llevó a pensar en que la necesaria reformulación tenía que darse a diferentes niveles y en diferentes ámbitos:

  • En el currículum (para aumentar su flexibilidad y potenciar las individualidades)
  • En la formación docente (modificando y adaptando planes de estudio en las Escuelas Universitarias de Magisterio y, creando una buena formación inicial para el profesorado de secundaria)
  • En los centros educativos (modificando los mismos para adaptarse a las necesidades reales de los alumnos)
  • En la Administración Educativa (que habría de empezar a trabajar desde las trincheras y alejarse durante un período de hacer “políticas educativas de despacho”)

Pero, en este artículo, quiero incidir en la reflexión que hice sobre la necesidad de modificación de los centros educativos. Esa modificación, es totalmente necesaria, porque se ha visto que coexistir alumnos de un rango tan amplio de edades en los centros de secundaria (de 12 a más de 20 años si el centro cuenta con ciclos formativos de grado superior) provoca algunos desajustes que, en opinión de la mayoría de docentes e inspectores (sí, es verdad.. hay algunos que se interesan realmente por lo que sucede en las aulas -y no son los menos-) con los que he tenido oportunidad de hablar y comentar el tema creen que es necesario reformular esa idiosincrasia. En referencia a los intentos a ello, que se están realizando en algunas CC.AA., existe el caso de los Institutos-Escuela catalanes que, a semejanza de los centros concertados, imparten docencia a alumnos desde los 3 hasta los 16 años (es decir de P-3 hasta cuarto de ESO). Siempre he cuestionado este tipo de centros, ya que para hacer una buena distribución, tenemos que contar siempre con las tipologías de centros educativos que tenemos actualmente: Escuelas, IES (o Institutos según denominaciones de la propia Comunidad) y Universidades.

No se por qué jamás se contempla a las Universidades cuando se habla de Educación en este país, ya que ellas ni tan sólo dependen del Ministerio de Educación (o Consejerías Educativas autonómicas) y pasan a depender de un Departamento de Universidades, como si fuera un gueto que se mueva por intereses diferentes a los de la propia Educación de este país. Pero, en la sociedad actual, cuando necesitamos encontrar soluciones para la mejora de la Educación en este país, no hay excusa para permitir que uno de los soportes de la misma trabaje de forma autónoma y, al margen de las leyes y tipos de funcionamiento que rigen al resto de ellas.

Sin entrar más en la necesidad de integrar a las Universidades en la reformulación de centros educativos, la idea (a mi parecer y en base a múltiples opiniones de compañeros míos que van en la misma línea), sería la existencia de los siguientes tipos de centros (la denominación de los mismos la dejo abierta porque creo que el nombre es lo de menos):

  • Escuela Obligatoria, donde se escolarizarían los alumnos desde los 3 a los 15 años (desde P3 a tercero de ESO)
  • Centros de Bachillerato, donde escolarizarían alumnos a partir de cuarto de ESO (inclusive) hasta segundo de bachillerato
  • Centros de Formación Profesional, donde se hallarían alumnos a partir de cuarto de ESO (inclusive) hasta la finalización de un ciclo formativo. En este caso, se habría de asignar el primer año a la recepción de una formación incorporativa (tipo PCPI -Programa de cualificación profesional inicial- en condiciones) y dos años más para sacarse un ciclo formativo de grado medio o cuatro para uno de grado superior (el paso de grado medio a superior -de la misma rama profesional- se habría de realizar de forma automática, sin curso puente ni pruebas de acceso)
  • Universidades, donde se habría de impartir un curso de adaptación para los estudiantes procedentes de bachillerato y de formación profesional, para adaptarlos a la carrera que posteriormente van a cursar. En muchos casos, puede ser necesario realizar dos líneas diferentes en primero de la carrera elegida en función de la necesidad de adaptación diferente por parte de cualquiera de las dos vías que dan acceso directo a los estudios universitarios (y con ello, se elimina la Selectividad)

Tan sólo unas ideas a grosso modo, fruto de varias conversaciones, que he decidido plasmar en un pequeño artículo.

 

4
Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
4 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
alejandroJosé CarlosGuidoBitacoras.com Recent comment authors

  Subscribe  
Notifica
trackback

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Hace bastante tiempo, aunque la recuperación de la anotación donde había escrito sobre ello estaba guardada en un cajón que hasta hace un par de días no me puse a revisar, me preguntaron algunos docentes sobre cómo creÅ..

Guido
Guest
Guido

Bueno, eso es mas o menos lo que había antes de la Logse, no?
– Centros de EGB (hasta 14-15 años) no se podia estar más allá de los 16
– Institutos de Enseñanza Media (donde se impartia el Bachillerato)
– Centros de FP (lo mismo pero de FP)
Por cierto, que el problema que mencionas del abanico de edades en los centros de secundaria nos inflamos a decirlo en su momento sin que en su momento nadie hiciera el más minimo caso.

José Carlos
Guest

Nooooooo, otra vez noooooo. No queremos que vuelvan los conflictos al patio de primaria. Se han ajustado nuestras plantillas a los cuatro ciclos y nos ha costado 20 años y muchos puestos de maestros/as. ¿Nadie habla de los problemas que genera un abanico de edades en un período mucho más sensible: de 3 a 15 años?

alejandro
Guest
alejandro

Un planteamiento un tanto peculiar situar el fin último de la educación en la universidad para la que además el bachillerato es insuficiente. Plantear que el primer curso de carrera se una ampliación a 3º de bachillerato es cuando menos una visión poco objetiva.
Y es un sistema sesgado que obvia la educación a lo largo de la vida y a centros educativos y estudios como las escuelas de arte, los conservatorios, los centros de adultos, las escuelas oficiales de idiomas, la danza…que quedan relegados al olvido más absoluto.

You May Also Like