Reflexiones en voz alta sobre la concertada

Soy docente de la pública. Actualmente me hallo refugiado, por culpa de determinados personajes, en la administración. Intento, desde allí, como hice antaño desde el aula, hacerlo lo mejor posible. Siempre con mis equivocaciones y limitaciones. Aún así estoy globalmente contento de mi paso por el aula y creyendo, desde fuera de ella, en lo que estoy haciendo. Rodeado siempre, por grandísimos profesionales de ideología diversa. Una de las claves de lo público: que jamás te van a pedir que lleves un determinado carnet político en la boca, profeses una determinada religión o tengas un determinado sexo.

Fuente: ShutterStock

Llevo mucho tiempo reflexionando sobre la escuela concertada en varios posts. Y siempre he intentado hacerlo desde la mayor honestidad posible y dejando, en la mayoría de ocasiones, mis prejuicios ideológicos en casa. Eso sí, reconozco que hay parte de ideología en mis argumentaciones porque, creer en unos servicios públicos de calidad y en el procomún, hace que no pueda defender un modelo de centros educativos que acaban, por desgracia, segregando. Un modelo que se ha ido extendiendo porque, a lo largo de mi generación, se ha ido fraguando el concepto de escuelas gueto y potenciado ese modelo educativo que, en la mayoría de ocasiones, gestiona la iglesia católica. Además, con el agravante, de partidos políticos que dicen que “la concertada es su escuela” (la pública, por lo visto no) o con el interés de muchos de confundir estar en contra de la concertada con estar en contra de sus docentes. Y ya no digamos aquellos que siempre que cuestionas la concertada te atacan con independencia de los datos o, simplemente, ignoran mis artículos defendiendo cambios en la escuela pública para mejorar su calidad. Porque, no lo olvidemos, estar en contra de la concertada no significa ignorar que hay cosas en la escuela pública que no funcionan.

En este artículo, si me permitís, voy a recordar todo aquello que llevo escrito acerca de la concertada. No pretendo decir que no haya evolucionado desde los primeros artículos pero, mi idea de unos servicios públicos de calidad, gestionados por funcionarios (con control y evaluación de los mismos) y con dotaciones adecuadas (a nivel ratios, infraestructuras, etc.), en los que no se discrimine a nadie y permita romper techos de cristal, me parece imprescindible.

Los “mitos y medias verdades sobre la concertada” es algo que me permitió, en 2011, poner sobre la mesa, en formato post, ciertos mitos e incongruencias de la concertada. A veces, como ya sabemos, una media verdad dista menos de la mentira que de la verdad.

En mayo de 2012 escribí acerca del “gravísimo error de los conciertos educativos“, donde reflexionaba acerca de la especulación que subyacía tras el modelo y mencionaba algunos estudios en los que, por lo visto, el aumento de privatización del modelo, acababa arrojando, año tras año, resultados peores en los alumnos (estudio de la John Hopkins referida al modelo charter, con características parecidas a los conciertos de nuestro país). Y acababa el post con la siguiente frase “En Educación la privatización y la austeridad se presentan como soluciones a los problemas causados en gran parte por -¡agárrense!-: la privatización y la austeridad. Pero estas no son las soluciones, son tan sólo una receta para más de lo mismo” (fuente: Al Jazeera).

En junio de ese mismo año redacté “Incongruencia de los conciertos educativos“, en el que intento desmontar los argumentos que siempre usan los defensores de la concertada (libertad de elección, coste por alumno menor, mejores resultados, más eficiencia, no segregan, etc.). Argumentos que se desmontan a poco que alguien tenga a bien revisar los datos que ofrecen las administraciones educativas o ir más allá de la comparación entre un centro público en una zona rural y uno concertado en el centro de una ciudad. Es que coger al más alto y al más bajo para comparar es solo de manipuladores tipo pro.

Año 2013: boom en Cataluña de unidades y centros educativos que se concertaron. Cataluña siempre ha sido una de las grandes defensoras, con sus gobiernos de derechas o izquierdas “de boquilla” (que aprobaron la ley más privatizadora de la educación pública denominada LEC), del modelo de conciertos. No olvidemos que, dentro de Escola Nova 21, hay referentes de varios centros concertados muy importantes y que, además surge la iniciativa en un momento en que la pública repuntaba en Barcelona.

¿Y quién no se acuerda de las mordidas de casi un millón de euros de Granados en Madrid por facilitar la construcción de centros concertados? Es que lo de la corrupción en la concertada está, por desgracia, a la orden del día en los últimos centros concertados que se han construido en los últimos veinte años. Sí, hay corrupción en la concertada. Si no fuera así no habría tantos que apostaran por la creación de centros educativos en los últimos tiempos. Centros que, curiosamente, acaban siendo concertados antes de finalizar las obras.

Hablando de obras, ¿de dónde sale el dinero para construir un centro concertado? Si son centros que, según sus propietarios y trabajadores solo pierden dinero, ¿de dónde salen los millones para su construcción? ¿Son hermanitas de la caridad que dan un servicio perdiendo dinero? Es que, al final, ese discurso no hay por dónde cogerlo.

Me han desaparecido los enlaces en alguna actualización del blog pero escribí acerca de ofertas de empleo de la concertada donde, por lo visto, uno de las cosas que da puntos es haber sido ex alumno del centro y la obligación de creer en Jesús. Esto lo han tenido muchos años los jesuitas colgado en sus páginas web. Incluso creo que algunos centros lo siguen manteniendo. Y ya el tema de las cooperativas de profesores que compran y venden plazas que se pagan con dinero público ya roza la hipocresía más absoluta. Sí, hay docentes que pagan por trabajar en una cooperativa, pagando entrada y parte de su sueldo sabiendo que hasta que se jubilen van a ser subvencionados con dinero público. ¿Os imagináis que uno pague por ser juez y diera parte de su sueldo al amigo que le ha colocado ahí? Pues eso mismo sucede en las cooperativas de forma más o menos encubierta. Y no discuto que haya centros que funcionen bajo el régimen de cooperativa que se puedan crear para ofrecer un servicio “determinado” al alumnado de su zona.

Por cierto, vuelvo al 2013, después de haber pegado bandazos temporales, para recordar lo que gana un centro concertado. Ningún centro concertado dice lo que gana pero, cogiendo una calculadora, es muy fácil hacer números en función de sus cuotas “ilegales” y datos que publican en sus webs. Además, algunos tenemos conocidos que trabajan en la concertada que también te facilitan las cosas. Así pues, nos encontramos con una media para los concertados, de unos 400 alumnos, de unos 400000 euros de beneficios anuales. Es querer coger la calculadora. Otro tema es que no quiera hacerse. Ya veis que son empresas muy, pero que muy rentables.

¿Os acordáis del tema de las cooperativas que os he comentado antes? Pues hay una figura muy curiosa: la del falso autónomo en los centros concertados. Y algunos lo reconocen abiertamente en Twitter. Además, después de comprobarlo, he visto que no son casos aislados. Eso sí, la administración educativa -la madrileña en este caso- no ha hecho a día de hoy nada para investigarlo.

Os recomiendo, más allá de mis revisiones de los indicadores educativos donde aparecen los conciertos, que os deis una vuelta por los datos del MEC. Los conciertos segregan. Y no lo digo yo, lo dice la distribución de alumnos. Además, cada vez están recibiendo más dinero público por alumno mientras, curiosamente, se paga menos por alumno en la pública.

A propósito, el modelo de conciertos es nocivo porque lleva asociados muchos daños colaterales. Entre ellos, la conversión de la escuela pública en escuelas gueto o asistenciales. Tener una sociedad con mucha brecha social hará que aumente la delincuencia, se generen zonas conflictivas y, por desgracia, hará que cada vez algunos barrios deban poner unas vallas más altas para no mezclarse con “la otra sociedad” que habrá generado el modelo. No creo que la creación de guetos sociales sea positiva. Por eso deberíamos eliminar todo lo que incentive esa situación. Claro que para algunos es lógico que ellos puedan permitirse cosas que otros no pero, ¿sabéis a qué llevan los guetos? A que, incluso que no os lo creáis, a veces a alguien le dé por reclamar lo que se merece. No hay policía suficiente para alojar en campos de concentración (léase barrios) a los que habéis segregado socialmente con la decisión de apoyar la escuela concertada. Después no lloréis. Los guetos siempre acaban explotando.

Os iba a poner también un artículo donde hablo de la ilegalidad de los conciertos educativos en etapas postobligatorias pero prefiero finalizar con mis dos últimos posts sobre el tema, publicados hace poco. El de ayer donde hablo de la inconstitucionalidad de los centros concertados católicos y, el de hace unos días donde publico algunos ejemplos de infraestructuras e instalaciones de los centros concertados.

No me gustaría acabar el post sin recordaros el “coste real de un alumno en un IES público“. A ver si algunos dejan de manipular. Ya sé que es misión imposible pero, por pedirlo…

La concertada es un melón que debería abrirse y cerrarse de una vez. Si decidimos que ese modelo, que defienden algunos partidos mucho más que a la pública (a los hechos me remito de cuando están gobernando o han gobernado), es mejor para el alumnado, decidámoslo de una vez. Si lo que queremos es una escuela pública de calidad, donde todo el mundo tenga las mismas oportunidades y tenga los mejores recursos posibles, deberíamos plantearnos su eliminación. La concertada detrae dinero a la pública (hay aulas de la pública que se cierran y saldría mucho más barato que concertar nuevas unidades) y, en ese mundo de economía liberal que defienden algunos, también va en contra de la escuela privada que debe autofinanciarse con sus propios recursos.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
  Subscribe  
Notifica
You May Also Like