¡Qué tropa, joder, qué tropa!

Dicen que cuando el Conde de Romanones fue propuesto para la Real Academia, le sugirió alguien que hiciese una visita de cortesía a todos los miembros de la Institución encareciéndoles su apoyo, porque esa era la costumbre. Así es que venciendo el natural pudor cumplimentó ese requisito y todo el mundo le aseguró que su voto sería para él. El día de la votación se acercó su secretario y en un aparte le dijo: Excelencia, traigo malas noticias: no hemos salido. ¿Cómo es posible? -preguntó perplejo- Pero si tenía garantizada la elección… El funcionario se encogió de hombros. Pero entonces ¿cuántos votos he tenido?- quiso saber. Ninguno, Excelencia- musitó el secretario con un hilo de voz. El político se quedó unos instantes pensativo y luego cabeceando ligeramente se volvió hacia su ayudante: ¡Joder, qué tropa!,- concluyó (fuente: Dario Vidal).

Y lo anterior me lleva a reflexionar acerca de la tropa de docentes que tenemos en nuestro país. Una tropa que, disfrutando de sus trece meses de vacaciones, se permiten el lujo, en gran parte, de seguir cobrando muchos del erario público para someterse a tocamientos en sus partes, una proporción muy apreciable de su casi inexistente tiempo laboral. Es que hay vagos y vagos de pedigrí. Dignos representantes de los segundos, por cierto, los docentes.

Pero para justificar la afirmación anterior deberíamos esconder algunos “detalles”. Detalles inocentes como el informe que se ha publicado en el último boletín de la coordinación TIC de la Comunidad Valenciana (fuente) en el que, por desgracia para los que creemos rotundamente en la vagancia del colectivo al que pertenecemos (modo irónico), nos hemos encontrado con la analítica de uso de la plataforma virtual de que disponen desde este curso los docentes valencianos.

Fuente: https://portal.edu.gva.es/cvtic

Hay que joderse. A la tropa no se le ocurre nada más que estar trabajando más allá de su horario laboral y de los límites razonables. Pero es que, a lo mejor, tal y como dicen desde el SICE (Servicio de Informática para Centros Educativos) es que…

En estos tres primeros meses de Aules, se han identificado (han hecho “login”) en la plataforma un total de 127.768 usuarios, 13.130 docentes y 114.638 alumnas y alumnos. Analizando los datos por fechas y por horas, una de las primeras conclusiones es que la comunidad educativa nunca descansa. Seguro que más de uno ha tenido que oír comentarios acerca de lo extensas que son las vacaciones docentes mientras pensaba en las largas de tardes de domingo corrigiendo o preparando apuntes. Pues bien, ahora se puede afirmar con datos objetivos que los docentes sí trabajan fuera del horario asignado en el centro: en fechas tan señaladas como el 9 de octubre 2.214 docentes estaban trabajando en Aules; 1.341 el 1 de noviembre; o 2.739 el domingo 24 de noviembre. En los últimos domingos de la serie analizada, no ha bajado de 2.500 el número de docentes que han accedido, lo que supone casi un 19% del total del profesorado usuario de Aules.

Y no, no estamos hablando de cursos de formación ofrecidos por el Servicio de Formación del Profesorado, ni de accesos para poner notas (estamos hablando de la aplicación de gestión de aula -el Google Classroom en formato libre y con total respeto por los datos de los alumnos-). Por tanto, se desmonta el mantra de que los docentes trabajan poco o son una tropa de vagos. Eso sin tener en cuenta otras aplicaciones que pueden estar usando algunos docentes con sus alumnos, ya que solo incluye la plataforma Aules, con lo que el dato de docentes que están trabajando fuera de su horario sería mucho más elevado.

Los anteriores son datos que, por lo que sé de buenas fuentes, se pueden replicar en otras administraciones educativas que también han hecho analítica de los servicios que están ofreciendo y las estadísticas de uso.

Por cierto, no estoy defendiendo que se trabaje fuera del horario ni considero que trabajar en festivos sea sano. Simplemente, por si a alguno le interesa y quiere quedarse con los datos objetivos, estoy diciendo que esa tropa quizás trabaje mucho más de lo que muchos, interesadamente, están mediatizando.

Un detalle… no me gustaría acabar este post sin recordar que hay gente muy valiosa haciendo cosas muy interesantes en determinados servicios de la Conselleria de Educación valenciana (y en otras). No solo hay escapistas del asunto. Hay la misma proporción que en los centros educativos. Algo que no hubiera dicho jamás antes de pertencer a esa banda de “desertores”. Una felicitación al SICE por este nuevo proyecto.

Falta publicidad de lo que está haciendo la administración porque, por desgracia, al final solo se acaba difundiendo lo malo o los fallos que se cometen. Claro que hay fallos pero, a nivel técnico y humano, en los últimos años no se están haciendo las cosas tan mal. Algo que no implica que cuando algo no funcione no deba decirse porque, al final, todo es mejorable. Y las cosas solo mejoran con el feedback y la comunicación.

No, no me untan por decir cosas buenas de mi Conselleria. Ni un mísero café voy a sacar de este post. O quizás sí, pero de los de máquina “cagalera” 😉

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener esto, ya sabéis…

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Responder

avatar
  
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
  Subscribe  
Notifica
You May Also Like