¿Qué cambios en Educación podrían darse en una Cataluña independiente?

Debo reconocer que, con las competencias educativas transferidas hace décadas, con la posibilidad de actuar sobre una parte del currículum, sobre la selección del profesorado e, incluso, sobre cuestiones metodológicas o condiciones laborales de los profesionales que trabajan en Educación me cuesta ver qué mejora (o empeoramiento) de las condiciones educativas, por cierto igual de críticas que en la mayoría del territorio que actualmente conforma el Estado español, podrían darse?

Fuente: http://www.atlantico.net

Fuente: http://www.atlantico.net

Quizás una ventaja para los ciudadanos de esa Cataluña independiente fuera más sencillo ganar la plaza de funcionario (en caso que no se extinguiera la figura por eliminación de dicha situación contractual) al no haber competencia de otras partes del territorio. Ahora, por desgracia, son algunos los valencianos y mallorquines -amén de alguno que ha estudiado catalán que vive en otros lugares- que quitan las plazas a los catalanes en “injusta” competencia. Si sólo pueden presentarse los ciudadanos del nuevo país, las facilidades pueden ser mayores. Tampoco no sería del todo cierto en caso de continuar en la Unión Europea porque la misma legislación permite que cualquier ciudadano de la Unión pueda optar a cualquier plaza de funcionario en cualquier país de los que la integran pero, siempre puede ser que haya un margen de tiempo entre que se sale y se vuelve entrar en la Unión Europea, para que no haya competencia de extranjeros.

A nivel de salarios se puede actuar sobre una mejora del salario base. No existiría sólo, como hasta ahora, una posibilidad de hacerlo aumentando el complemento autonómico. La realidad es que, actualmente, ya existe la posibilidad de que, de forma unilateral, cualquier autonomía pueda cambiar el salario que cobran sus docentes pero, ahora, se podrá hacer cambiando todos los conceptos. Se podrá jugar, incluso, con la posibilidad de establecer salarios diferentes en función de tipología de centros en los que se trabaje e, incluso, dotar al sistema de la posibilidad de reducir salarios por necesidad de reducir los gastos del nuevo país (no olvidemos que en Cataluña es donde más recortes salariales, junto con Andalucía y Galicia, han experimentado los docentes al ser recortadas, por parte del gobierno catalán, las percepciones de las pagas extra).

El currículum también podrá ser unilateralmente cambiado por parte del nuevo país. Se podrá actuar eliminando materias que sobren e, incluso, rompiendo unilateralmente el Concordato  que no firmaron al no existir como país. Algo difícil por las numerosas visitas de los gobernantes a Montserrat a rendir pleitesía a La Moreneta pero, no debe perderse la esperanza. Además, al poder considerar la Lengua Castellana como lengua extranjera, podrá ser establecido un plan para disminuir su afección sobre el sistema. No olvidemos que la lengua de aprendizaje es exclusivamente en catalán pero, por desgracia, en la actualidad aún hay una minoría de profesionales que usan el castellano. Eso, con el nuevo país, no va a pasar. Además, los documentos oficiales sólo se van a poder realizar en catalán. Bueno, lo que pasa ahora, pero con un nuevo escudo.

El tema de los conciertos educativos también puede ser interesante. Los conciertos están reconocidos exclusivamente por leyes estatales, así pues si hay una apuesta decidida del nuevo país por una enseñanza pública pueden eliminarse todos los conciertos. Ya sabemos que ahora, en Cataluña, precisamente se está dando el efecto contrario con aumentos constantes en el número de unidades concertadas pero eso es, seguro, porque pertenecen a un Estado opresor. Nada que ver con el partido en el gobierno que, curso tras curso aumenta el número de unidades concertadas.

¿Metodología? Pues no tengo muy claro qué se puede hacer a nivel de lo anterior. Lo que sí que debería estar claro es la posibilidad de cesar a los docentes si no quedan bien con la dirección de los centros (sí, lo mismo que ya sucede ahora pero, por desgracia, si ahora algún docente se queja en los juzgados de lo anterior le dan la razón) y se adaptan a la metodología. Comisarios políticos en los centros para la gestión del personal es algo imprescindible en la nueva etapa para que, en ningún momento, se dé la posibilidad de disminuir la masa social de futuros adeptos al nuevo régimen. Ya, seguro que algunos diréis igual que ahora. Pues sí, pero en este caso con mayor profusión -más aún si cabe- de banderas y símbolos patrióticos en los centros educativos. Porque no hay nada mejor para recordar donde pertenece uno y a quien debe servidumbre que recordarlo a diario. Y eso, en los prolegómenos de la aventura, es algo imprescindible porque no puede ser que la mitad de la población no entienda las virtudes de pertenecer a este nuevo país.

Quizás también se pueda eliminar el fracaso escolar de un plumazo y, el cambiar la cohesión social y articular el país frente a la necesidad de defensa del opresor para seguir manteniendo esa estructura de poder, sea el mejor mecanismo para un futuro donde, lo más importante sea la homogeneización de una sociedad que, más allá de cuestiones étnicas, religiosas o económicas, sólo tenga una necesidad superior: la de defender su patria a cualquier precio.

Por cierto, ¿alguien duda que la mejora educativa en Cataluña no pase por la separación de un lastre como es España? Que los catalanes han dicho basta de subvencionar a los vagos andaluces, la RTVE del PP y, cómo no, los servicios sociales de esos que lo único que llevan haciendo desde hace años es robarles. Y eso sólo se cambia metiendo en la cárcel al que roba o expulsando al ladrón del país. Un país que, a nivel educativo, lo va a petar porque los catalanes son mejores que el resto de españoles que, lo único que hacen, es torpedear la mejora educativa de los niños catalanes. La política, como ya se sabe, siempre ha de estar al servicio de los territorios, jamás de los jamases, de las personas.

A propósito, no me gustaría finalizar el artículo sin mencionar que ya habemus nueva Consellera de Ensenyament en los prolegómenos de ese camino al futuro. Toda una licenciada en administración y dirección de empresas y miembro técnico del Esbart Dansaire del Orfeón de Reus. La mejor conocedora del mundo educativo que se podría encontrar. Algo que deja la futura Educación catalana bajo muy buena batuta.

Ja estem tardant… Visca Catalunya lliure!!!!

12 Responses

Deja un comentario