Propuesta para una nueva jornada escolar

Harto de que las únicas posibilidades consistan, para unos u otros, en decidirse por una jornada escolar continua o partida, voy a intentar proponer un tipo de jornada que, a mi entender, beneficiaría a los alumnos. Tengo muy claro que, al final, las discusiones sobre el tipo de jornada escolar dependen demasiado de cuestiones ideológicas y, por desgracia, se basan siempre en informes contradictorios (es tan fácil encontrar informes que defiendan jornada continua como partida).

Fuente: Shutterstock
Fuente: Shutterstock

En primer lugar conviene desterrar un error que se está cometiendo en muchos centros educativos: la necesidad de que los alumnos empiecen a horarios excesivamente tempranos ya que, en muchos centros educativos de nuestro país, es normal que las clases empiecen entre las ocho y ocho y media de la mañana. Algo que, tal como exponen determinados estudios científicos es totalmente contraproducente para el aprendizaje. Por tanto, ya tenemos la primera premisa de la propuesta… la jornada escolar de los alumnos debe empezar a partir de las nueve de la mañana.

Lo anterior obligaría a reformular completamente el esquema de la jornada escolar. Una jornada que quizás convendría estructurar en dos grandes bloques: un bloque, realizado en horario de mañana, donde los alumnos adquirieran las competencias que exigen una mayor carga intelectual (lo que sería el equivalente a las asignaturas de mayor carga conceptual) y, un segundo bloque, realizado por la tarde, basado en el aprendizaje de disciplinas más manipulativas o artísticas. Sí, la tarde, cuando el alumnado ya está más cansado de asimilar conceptos -sí, podemos hablar en otra ocasión sobre cómo se asimilan dichos conceptos-, es un buen momento para dedicarlo al deporte, a la música o a la tecnología (en todas sus vertientes). Unas actividades más placenteras para la mayoría de alumnos que, por desgracia, siempre vienen lastradas por tiempos cuando, lo que deberían hacer es, estructurarse de forma más abierta. Y eso, por desgracia, con la jornada escolar actual no es factible.

Si nos ceñimos al currículum actual, observaríamos que, con el modelo propuesto, los alumnos tendrían tan sólo una jornada de mañana, como máximo, cuatro horas seguidas. Sí, el horario ideal sería de 9 a 13 horas (pudiendo tener un pequeño descanso en medio de las dos primeras sesiones). Un horario al que seguirían dos horas de comida y, curiosamente, tres horas por la tarde. Sí, habéis oído bien… he aumentado en la propuesta una hora más para nuestros alumnos. ¿Pero no íbamos a reducir el horario? No, vamos a racionalizarlo. La primera hora, a las tres de la tarde, se habría de dedicar a realizar esas tareas que, por desgracia, lastran el horario de nuestros alumnos una vez acabada la jornada escolar (sí, gracias a esa hora nos cargamos los deberes -porque se hacen en los centros bajo supervisión de los docentes- y, además, podemos incorporar que adquieran gusto por la lectura -implementando bibliotecas de calidad en los centros educativos- o sesiones más individualizadas para que los docentes puedan ayudarles en las dudas que tengan). A partir de las cuatro ya empieza el segundo bloque de asignaturas… formación artística (musical y plástica -en todas sus vertientes), deportiva y manipulativa (a ver si convertimos de una vez la Tecnología en algo más que dar teoría y enseñamos cuestiones más útiles dotándola del equipamiento adecuado). Las asignaturas de tarde deberían exigir una mayor dotación de recursos porque, lo que no es de recibo es seguir dando Música o Educación Física -entre las otras que se pueden ofertar en dicha franja- con treinta alumnos. Por cierto, dichas asignaturas deberían personalizarse aún más que las de mañana y ofrecer, a cada alumno, lo que necesite de ellas.

Por cierto, me queda hablar de la religión y la tutoría. La primera, tal como exige su optatividad, podría realizarse los sábados por la mañana y que, el alumno que quisiera, la cursara. Así se respeta la libertad religiosa de nuestros alumnos y el concordato vigente. En cuanto a la tutoría, ¿no se podría desterrar para convertirla en una mentorización de pequeños grupos de alumnos -no más de diez- donde todos los docentes intervinieran como mentores? Porque, sinceramente, las tutorías masivas, no tienen demasiado sentido y, al final, se convierten en algo que pierde su utilidad.

Un esbozo muy rápido de algo que, antes de tomar decisiones acerca de decidir optar por jornada continua o partida, debería hablarse. Hay una tercera opción, y es la que planteo en este breve post.

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
11 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
José Luis Miralles

Soy docente de conservatorios y uno de nuestros problemas principales es la nula conciliación horaria entre las enseñanzas de régimen general, las enseñanzas de régimen especial, los deberes que mandamos unos y otros y las necesidades sociales de los alumnos. Me gusta tu idea del bloque de la tarde, y sobretodo que esté personalizado. Los alumnos de conservatorios podrían estar exentos de estos bloques (opción fácil) o que se coordinaran/integraran los centros para que se planearan de forma conjunta horarios y deberes (opción más interesante). Bueno, eso siempre y cuando sigamos con el paradigma Profesor-Asignatura y no busquemos otro de… Leer más »

Comparto este enfoque que haces, es una mejora del enfoque horario que comúnmente se practica en las escuelas. Es curioso, e interesado de parte, como el profesorado que eventualmente pasó de las escuelas (segunda etapa EGB) a los institutos (ciclo 1 ESO) propende hacia la jornada continua, aunque no le salga plenamente, basándose en el peregrino argumento de que “ya son mayores”. Lo mismo respecto al horario semanal de permanencia en el centro 30×20, más o menos, que tanto “pone” al personal. Tu propuesta de horario es una buena forma de distribuir la carga académica de las materias con mayor… Leer más »

Guido

Me gusta la propuesta de la religión. Comparte el mismo problema que tendría el resto (al concentrarlas en bloques de mañana y tarde seria necesario ampliar plantillas y reducir horarios de profesorado) pero a lo bestia. Un ejercito de profesores de religion trabajando una jornada de cuatro horas a la semana. Podria introducirse la clase magistral por plasma, al estilo de los telepredicadores americanos.

Anonymous

Por supuesto. El problema es que si hay especialidades que solo cuentan con las tardes ( o las mañanas) para impartir clase, obligatoriamente se habrá de ampliar el número de profesores y reducir su horario. Por ejemplo, donde una especialidad puede impartirse con 20 h a la semana, ahora necesitará dos profesores a 10 horas cada uno. Nada que objetar si es mejor para el alumnado, pero hay que tenerlo en cuenta ya que implicaría una importante modificación de plantillas. Estas cosas no son ociosas, como ya se vió en la reforma LOGSE al desplazar los antiguos séptimo y octavo… Leer más »

Teachereando

Comparto muchas cosas de las que comentas pero, en mi humilde opinión, hay otras en las que discrepo. Cuando digo que no me terminan de convencer quiero que entendáis que quizá esto viene por no haber probado otras opciones horarias. En primer lugar a bote pronto esta propuesta me recuerda mucho a los horarios que llevan a cabo en Reino Unido o EEUU. Yo he visitado colegios británicos por varios proyectos y la verdad que me ha encantado esa manera de funcionar pero aquí dudo que funcione. Tenemos demasiadas materias que impiden racionar el horario de una manrea fácil y… Leer más »

scdguindo

Me encanta tu propuesta. Siempre he pensado que un cambio así mejoraría nuestro sistema educativo. El docente que no vea que es una aberración que el alumno esté en clase de 8:15 a 14:45 es porque no le otorga a la educación y a su trabajo la importancia que merece. Yo añadiría que en las materias vespertinas se diferenciara entre: 1. Materias obligatorias para todos los años (E. Física) Primaria y Secundaria. 2. Materias obligatorias en los primeros años con la intención de dar una base de conocimiento (dibujo, música, informática, tecnología…) Primaria. 3. Y ya después elegir una rama… Leer más »

Manuela Rubio

Básicamente, Jordi, estaría bastante de acuerdo con tu propuesta, aunque si de mi dependiera, acortaría el tiempo de mediodia. Con 1 hora (si se puede comer en el centro) o 1 1/2 si los alumnos van a casa, creo que hay suficiente. Horario de 9 a 13h y de 14 a 16h o 16.30h., si entran a las 14.30h. Respecto a las tardes y la temporada de más calor, estaría bien poder disponer de espacios acondicionados (biblioteca, salas de tecnología, sala de usos múltiples…). Siempre he pensado que en la escuela concertada, debe hacer el mismo calor que en la… Leer más »

11
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba
0 Compartir
Compartir
Twittear
WhatsApp
Email