¿Por qué os creéis que sé de horchatas?

La inmensa mayoría, por no decir casi la totalidad de los que os pasáis por aquí, no me conocéis más allá de lo que pueda contaros por aquí o por la red del pajarito. Ni sabéis cómo soy, ni cómo trabajo, ni tan siquiera si sé de horchatas, más allá de lo que os he ido contando. ¿Y si os he estado engañando todo este tiempo? ¿Y si la única horchata que me he tomado en mi vida es la de Hacendado? ¿Y si os pongo fotos de la paella dominical que me han reenviado terceros? ¿Y si…?

Fuente: ShutterStock

Esto de creer algo porque alguien os lo diga o cuente es muy peligroso. Uno puede contaros batallitas, por determinados medios, de lo bien que funcionan ciertas cosas en el aula y ser incapaz de gestionar a sus alumnos en ellas. Iré más lejos: estoy convencido de que la inmensa mayoría de los vídeos que algunos cuelgan de sus alumnos están manipulados y sesgados convenientemente. El aula no es maravillosa, ni divina, ni hay metodologías fantásticas, ni los alumnos aprenden por interés propio. Bueno, alguna excepción habrá, pero no es lo habitual.

Uno puede falsificar su vida y su profesión. Uno puede mostrar lo que uno quiera. La felicidad, la tristeza, el enfado,… todo puede ser convenientemente manipulado para mostrar lo que a uno le apetezca. Claro que a más interacción virtual puede haber un mayor conocimiento de las personas pero, ¿sinceramente alguien sabe qué está sucediendo realmente en el aula del colegio situado a 500 km si ni tan solo sabe qué está pasando en el aula de al lado? No me jodáis. La idea es creerse o no la película que se nos cuenta. Y aquí somos mucho de películas y de ciencia ficción.

Ayer leí un artículo de uno que dice que prácticamente todos sus alumnos vienen sin comer a su clase. Pues va a ser que la experiencia me dice que hay casos pero, ni son todos ni son la mayoría. Ni tampoco en centros complejos o situados en barrios deprimidos. Al igual que tampoco hay bullying masivo en las aulas. Es que somos mucho de exagerar, porque exagerar vende mucho más.

Me hace gracia, conforme va pasando el tiempo y voy conociendo diferentes versiones de aula de algunos docentes muy mediáticos, la gran discrepancia que hay entre las que nos venden y las que suceden realmente. La realidad, por desgracia, se empecina siempre en cargarse una buena ficción. Y la ficción solo cuela por la distancia entre el relator y el oyente de dicho relato. Más allá de eso, no deja de ser una buena ficción.

A día de hoy hay mucho bulo interesado en internet. Bulos educativos que también están a la orden del día. Realidades que algunos se encargan de manipular para que se amolde a su ideología. Es algo innato. Creo que nadie nos libramos de ello porque, al final, toda percepción es tan subjetiva como el propio observador. Eso sí, hay casos en los que algunos se pasan de subjetividad.

Muy pocos saben realmente si sé algo de horchatas. Quizás todo lo que os llevo vendiendo en estos últimos tiempos tiene mucho de invento y poco de realidad contrastables. Quizás, al final, todo es una simple ficción de un docente que no existe. Quién sabe 😉

No hay realidades objetivas. Hay visiones y versiones, siempre subjetivas y a veces interesadas, de determinadas cuestiones.

No me apetece volver a dejar en manos de Google y sus anuncios el mantenimiento del blog. Así que si os apetece colaborar en mantener el blog, ya sabéis…Buy Me a Coffee at ko-fi.com

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notifica
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Ir arriba